Gotas de agua sobre piedras calientes (+ FOTOS)

Gotas de agua sobre piedras calientes (+ FOTOS)
Fecha de publicación: 
9 Noviembre 2012
0

 

Teatro El Público presenta en la sala Llauradó una obra de juventud del alemán Rainer Werner Fassbinder: Gotas de agua sobre piedras calientes. Cuatro personajes, una historia en apariencia sencilla: un muchacho que planeaba casarse con su novia se enamora de un cincuentón manipulador y encantador, al final aparece un antiguo amante del seductor… los cuatro personajes coinciden en un mismo lugar. Pero las implicaciones son trágicas. Aquí se habla de la fuerza de la pasión irracional, la que no tiene pies ni cabeza, pero que ata, inmoviliza. Muchacho, novia y amante bailan al son de un individuo que es incapaz de ser feliz y hacer feliz a nadie, pero que crea adicción. Como una droga. A lo mejor a usted no se ha cruzado con nadie así, pero la verdad es que abundan.

Lo interesante es la tranquilidad y el sosiego con que Carlos Díaz asume el texto de Fassbinder. La sencillez de la puesta pudiera parecerles a algunos poco compromiso con la trama, pero en realidad se trata de lo contrario: el director deja que la historia se manifieste con toda su fuerza, no hay demasiados arabescos, énfasis gestuales o grandilocuencias en el montaje que desvíen la atención. La naturalidad, el realismo que erige el director se menoscaban solo en momentos perfectamente escogidos: las “coreografías” que interpretan los actores con la música de Rafaella Carrá, que deviene casi un símbolo. No significa que la caracterización sea pobre, cada personaje está perfectamente dibujado. Pero incluso los más enfáticos son interpretados sin extremos alardes de histrionismo.

La escenografía —hasta cierto punto realista en sus detalles, no tanto en el conjunto— es hermosa y al mismo tiempo funcional. La iluminación, la banda sonora y la poca convencionalidad de algunas entradas de los personajes, son los elementos que más remiten a la estética más habitual de Carlos Díaz, ese juego cómplice a hacer teatro, ese regodeo en las peripecias del acto de representar. Está aquí también esa vocación por desdramatizar, incluso en medio de la tragedia. Pero ahora sin altisonancias, más bien aprovechando los vericuetos de la historia. Y el sentido del espectáculo, y el erotismo desprejuiciado…

De los actores solo hay que decir que lucen plenos, seguros en sus roles. La organicidad de Héctor Noa (que se desdobla en disímiles actitudes), la encantadora candidez de Héctor Medina, el desparpajo hilarante de Clara González, la rotunda presencia escénica de Ismercy Salomón redondean este acercamiento lúcido y diáfano al escabroso ámbito que recrea Fassbinder. Gotas de agua sobre piedras caliente se presenta martes, miércoles y jueves a las 6:00 p.m.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video