Los Cinco, 14 años de injusto encierro

Los Cinco, 14 años de injusto encierro
Fecha de publicación: 
12 Septiembre 2012
1

Los cinco antiterroristas cubanos condenados en Estados Unidos cumplen hoy 14 años de sanciones en ese país en medio de un creciente reclamo internacional por su regreso a la isla para poner fin a las ilegalidades en el caso.

El 12 de septiembre de 1998, Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González fueron arrestados por el FBI en Miami, donde daban seguimiento a grupos violentos que desde esa sureña ciudad organizan, financian y ejecutan actividades contra Cuba.

La isla atribuye a las acciones terroristas de las que ha sido víctima por más de medio siglo casi tres mil 500 muertos y dos mil discapacitados, además de afectaciones por la introducción de plagas y daños materiales como los reportados en instalaciones hoteleras blanco de atentados con bomba en 1997.

Para Giustino di Celmo, padre de un joven italiano asesinado en uno de los ataques contra instalaciones turísticas habaneras, resulta difícil de entender el encierro de los Cinco, cuando su objetivo era precisamente prevenir actos como los que costaron la vida de su hijo Fabio hace tres lustros.

Ellos expusieron su vida, su familia y su felicidad por tratar de evitar esas acciones, dijo en esta capital durante un homenaje a su hijo, a propósito de los 15 años del ataque al hotel Copacabana, uno de los crímenes del terrorista Luis Posada Carriles.

Di Celmo calificó de doble moral la conducta de Estados Unidos, a partir de su ensañamiento con los antiterroristas y su amparo a Posada Carriles, responsable también de la voladura en octubre de 1976 de un avión civil cubano con 73 seres humanos a bordo.

El argumento de la importancia del papel de los Cinco para salvar vidas inocentes, junto a las múltiples violaciones cometidas por Washington contra ellos, genera una cifra creciente de personas en el planeta dispuestas a respaldar su causa.

Según el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, más de 300 comités de solidaridad reclaman desde unos 110 países el regreso a la isla de Gerardo, René, Antonio, Ramón y Fernando.

En declaraciones a Prensa Latina, la coordinadora del Comité Nacional por la Libertad de Los Cinco, Gloria la Riva, consideró que la solidaridad es clave para los antiterroristas, cuatro de ellos aún en prisión, mientras René cumple tres años de libertad supervisada.

La activista insistió en la necesidad de sumar voces en el mundo para denunciar las irregularidades en el caso.

Gerardo, Ramón, Fernando, Antonio y René fueron acusados de conspiración para cometer espionaje, aunque el gobierno estadounidense nunca señaló la ocurrencia de espionaje real, ya que a los antiterroristas no les ocuparon documentos clasificados.

Pese a los argumentos de la defensa, el juicio contra los Cinco se desarrolló en Miami, urbe donde radican grupos violentos con una amplia historia de hostilidad hacia la isla, alejando de las audiencias principios como la justeza y la imparcialidad.

Existe abundante evidencia sobre la contratación por Washington de periodistas, quienes tenían la misión de crear con sus artículos, comentarios y otros materiales, un ambiente favorable para la condena de los antiterroristas.

A través de acciones legales como el Discovery y el Affidávit (declaración jurada), el reconocido jurista norteamericano Martin Garbus, abogado de Gerardo, puso recientemente a disposición de la justicia y la opinión pública detalles de la manipulación.

De acuerdo con esos documentos, antes y durante el juicio, la comunidad miamense recibió a través de la prensa escrita, radial y televisiva un arsenal de propaganda pagada por el gobierno para interferir en el proceso y persuadir al jurado, conducta calificada de anticonstitucional.

Tan solo The Miami Herald y El Nuevo Herald publicaron con ese fin mil 111 materiales en un lapso de 194 días, con cierre el 8 de junio de 2001, cuando fueron declarados culpables Los Cinco.

No son estas las únicas irregularidades denunciadas por cada vez mayor cantidad de personas en el mundo, aunque los grandes medios de prensa continúan con su muro de silencio en torno al caso que derivó en penas de hasta dos cadenas perpetuas más 15 años, como la dictada contra Gerardo.

Pruebas ocultas, castigos psicológicos, obstáculos a la defensa y prohibiciones de recibir visitas familiares se suman a la lista.

Una de las cuestiones que mayor rechazo ha generado es la reiterada negativa de autoridades estadounidenses a entregar visas a Adriana Pérez y Olga Salanueva para visitar a sus esposos, Gerardo y René, respectivamente.

Mientras continúan los pasos legales de la defensa de los antiterroristas -acciones rechazadas por Washington- miles de personas en el planeta consideran que la solidaridad es la clave para el fin de la injusticia.

En ese sentido, decenas de países de los cinco continentes acogen hoy actividades en reclamo del regreso a Cuba de los Cinco.

Protestas frente a embajadas y consulados estadounidenses, cartas y mensajes al presidente norteamericano, Barack Obama, conferencias de prensa y conciertos forman parte de las movilizaciones programadas.

Comentarios

La fascismocracia norteamericana contra los cinco” En el día de hoy se cumplen 14 años de la encarcelación de nuestro cinco hermanos prisioneros del imperio. Estos cinco cubanos se encontraban infiltrados en las filas de la mafia gusano americana de Miami, el principal bastión de la contrarevolución y la subversión contra el pueblo cubano. Nuestros hermanos acusados de espionaje han sido tratados cruelmente, violando todas las leyes norteamericanas. Aun, cuando ellos no realizaban espionaje, y menos, dentro de la estructura de seguridad y gobierno norteamericanos, ya si lo hubieran sido, deberían haber salido libres, por cuanto las leyes de ese país, establecen como pena máxima de 8 años de encarcelamiento a quien realice esta actividad, sin embargo, siendo inocentes, pues solo garantizaban información relacionada con las acciones contrarrevolucionaria desde las filas terroristas de quienes desde hace más de 50 años atentan contra nuestra patria y hoy más que nunca pagan millones de dólares para apagar la luz del ejemplo que significa en el mundo la Revolución cubana, no han sido liberados Lo más triste del caso, además de la imposición de hasta dos cadenas perpetuas y años para uno de ellos, es que habiendo liberado a otro, lo han condenado por tres años a permanecer en esa misma mazmorra miamense, sometido a todos los peligros, para que bajo una “libertad supervisada” cumpla otra condena. Ruin ha sido ese gobierno y su sistema legal, que ha violado ya cientos de veces sus propias leyes para someter a través de cinco jóvenes valerosos que no han claudicado a sus ideas recibiendo ofertas si se venden a los designios de esa nación y los han sometido al aislamiento, al hueco y hasta la separación de la familia. Algunas violaciones cometidas contra ellos en el proceso, son haberlos sometidos a un juicio manipulado en la propia ciudad de Miami, completamente hostil y dominada por la mafia de origen cubano, donde era imposible realizar un proceso justo e imparcial, a tenor con las propias leyes de los Estados Unidos y del Derecho Internacional. Los sectores anticubanos desataron una falaz e intensa campaña propagandística para presionar a la opinión pública de Miami y al jurado, lo que fue reiteradamente denunciado por los abogados de la Defensa, quienes presentaron varias mociones de solicitud de un cambio de sede que fueron rechazadas. Lo anterior viola la letra de la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos que expresa : “...a nadie se le privará de la libertad sin el debido proceso legal…” y también se viola la Sexta Enmienda que señala : “...en toda causa criminal, el acusado gozará de ser juzgado rápidamente y en público por un jurado imparcial…” Durante todo el proceso legal las autoridades obstaculizaron el trabajo de la Defensa al demorar y limitar el acceso solo al 20 % de la documentación sospechosamente clasificada como secreta y aún, cinco años después, se les impide acceder a esos miles de documentos para sustentar el proceso de apelación. Finalmente han sido sometidos a injustas y desmesuradas sentencias después de un proceso ilegítimo y amañado por el fraude, la jueza, que no aceptó ninguna de las atenuantes de la Defensa y aplicó todas las agravantes de la Fiscalía, dictó sentencias desmesuradas e injustas, aplicando las máximas condenas en cada caso, aun cuando los cargos principales no pudieron ser probados, vulnerando, entre otros, el Articulo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas que refrenda “... toda persona tendrá derecho a ser oída públicamente y con las debidas garantías por un tribunal competente, independiente e imparcial…”. Todo el proceso judicial, las artimañas, violaciones de la propia constitución y leyes norteamericanas son el más brutal ensañamiento contra cinco hombres que simbolizan un pueblo rebelde y que no se somete al imperio .Esa es la única causa por la cual un proceso judicial, ha sido convertido en un vergonzoso hecho político Esa es la facismocracia norteamericana que “respeta los derechos humanos” y que se erige ante el mundo como campeona de la libertad. Es la verdadera expresión de la democracia del fascismo imperialista junto a sus lacayos de Miami. En este día llegue el reconocimiento de todo el pueblo cubano a esos cinco hombres que encadenados por el yugo imperial, pero libres en sus ideas, como las cinco puntas de la estrella solitaria de la bandera cubana, asombran al mundo por las ideas justas que ante todo el planeta, dignifican.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video