El MR-26-7: un movimiento para rehacer Cuba

En este artículo: 
El MR-26-7: un movimiento para rehacer Cuba
Fecha de publicación: 
12 Junio 2023
0
Imagen: 

El 12 de junio de 1955 se asume como fecha de la fundación oficial del Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR-26-7). A partir de entonces ganaría en organización el grupo insurgente que, bajo la guía de Fidel Castro, había sorprendido a Cuba desde los días posteriores al golpe militar de 1952.

A grandes rasgos, se puede afirmar que la ideología del MR-26-7 era nacionalista, antiimperialista y democrática. Es lo que se puede concluir tras revisar los discursos, declaraciones, publicaciones, epístolas y otros documentos de sus principales líderes. 

Los integrantes del movimiento antibatistiano tenían un núcleo histórico en protagonistas de las acciones del 26 de julio de 1953. La composición se ampliaría con revolucionarios provenientes del Movimiento Nacional Revolucionario, dirigido por Rafael García Bárcenas, otros miembros de la Juventud Ortodoxa y la fusión de Acción Nacional Revolucionaria, encabezada por Frank País. 

El MR-26-7 tenía como objetivo el derrocamiento de la tiranía batistiana y el establecimiento de un sistema de justicia social. La insurrección armada popular fue la vía escogida para ese fin. De acuerdo con testimonios recogidos por la Historia, en la reunión de constitución del 12 de junio de 1955 se valoraron otros dos nombres para la organización, pero resultaron desestimados: Movimiento del Moncada y Movimiento Chibasista Revolucionario. 

 

Dos mujeres integraron la dirección nacional del MR-26-7: Melba Hernández y Haydée Santamaría. Lo habían merecido por su impetuosa trayectoria. Desde la prisión en Isla de Pinos, antes de la fundación definitiva, el líder del asalto al Moncada les había escrito: “En Santiago de Cuba les dije que ustedes habían ganado un lugar en la dirección del Movimiento; así lo hice constar tan pronto me reuní con el resto de mis compañeros presos y tomamos oficialmente ese acuerdo”.

Tras su constitución oficial, la dirección del MR-26-7 se ejercería de forma colectiva. La jefatura superior, no obstante, recaería en Fidel. Pronto varios de los principales dirigentes, incluido el propio Fidel, saldrían al exilio para evadir el acoso gubernamental y preparar la próxima fase de la lucha. 

El MR-26-7 fue un acontecimiento de grandes consecuencias para el país. Con su fundación, los revolucionarios de la época contarían con un movimiento para combatir el régimen existente. En los años sucesivos el MR-26-7 y su brazo armado, el Ejército Rebelde, protagonizarían acciones decisivas para rehacer Cuba. 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.