ZONA CRÍTICA: ¿Para qué sirve un museo?

ZONA CRÍTICA: ¿Para qué sirve un museo?
Fecha de publicación: 
18 Mayo 2021
0
Imagen principal: 

Hoy se celebra el Día Internacional de los Museos. En la foto, el Museo de la Revolución, en La Habana.

Que tengamos en Cuba una amplísima red de museos, que llega a todos los municipios del país, es ciertamente un privilegio, que no siempre aprovechamos del todo.

Cuando este comentarista era niño, estudiante de primaria, una vez a la semana visitábamos el Museo Municipal, no solo para apreciar las colecciones, que ya conocíamos al dedillo, sino para interesarnos por varios temas de la historia local.

No era una actividad esporádica. Estaba programada semanalmente. Y se cumplía.

Algunos museos del país mantienen ese vínculo con las escuelas; pero otros parecen dormir el sueño pesado de la apatía y el desinterés.

Y no hablamos precisamente de los museos de carácter nacional, que de una manera u otra tienen garantizada la afluencia permanente de público, que desarrollan habitualmente peñas, tertulias, conversatorios, presentaciones, jornadas científicas… Hablamos de los museos locales, los que están ubicados en pequeñas localidades.

Por supuesto, las colecciones allí suelen ser más pequeñas, lo que no significa que sean menos interesantes. Pero lo cierto es que los habitantes de esos lugares es probable que ya las tengan más que vistas.

Ahora bien, un museo es, tendría que ser, mucho más que una vitrina con objetos. Tiene que ser un centro cultural de referencia para la comunidad.

De las autoridades de la cultura en cada municipio depende, en buena medida, que el museo cuente con una programación estable y atractiva, que salga incluso de las cuatro paredes de los locales y se extienda a los barrios y centros de trabajo.

Hay potencialidades en todos los lugares. Y hay un público. Y si no existe, se puede formar.

Por si fuera poco, los museos tienen una responsabilidad perfectamente definida: investigar, estudiar, promover la historia de las localidades. Y ese es un campo prácticamente inagotable.

La historia mayor, la de la nación, se nutre de esas historias pequeñas. De hecho, es imposible entender la lógica de muchos grandes acontecimientos sin buscar las raíces en el devenir de las comunidades.

Es un amplísimo campo de estudio. Y para eso están también los museos municipales. La labor de extensión cultural es indispensable, porque el museo no puede encerrarse en sí mismo. No basta con limpiar el polvo de cuando en cuando: hay que renovar y replantearse algunos esquemas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video