Tokio: Pinceladas antes de la ceremonia inaugural

Tokio: Pinceladas antes de la ceremonia inaugural
Fecha de publicación: 
22 Julio 2021
0
Imagen principal: 
El skateboarding será una de las nuevas disciplinas que contemplará el programa de Tokio con el concurso de 40 hombres y otras tantas mujeres. Foto: olympics.com

Aún sin público que vitoree, y con la capital nipona viviendo un alza de contagios por causa de la tozuda pandemia de coronavirus, Tokio ya es el epicentro del deporte Mundial.

La XXXII edición de los Juegos Olímpicos inició su andadura competitiva con el fútbol y el softbol femeninos, y pese a sonar el silbatazo inicial contrario a lo soñado y esperado, la cita de seguro marcará hitos.

El primero de ellos asociado a todos los requerimientos necesarios para competir luego de un año de aplazamiento, la simple clasificación o presencia, y la posibilidad de derrotar el primer y poderoso adversario de nombre Covid-19. Otro relacionado con la enorme voluntad de los organizadores japoneses, y el Comité Olímpico Internacional (COI), para desarrollar una cita segura, pese a los contagios ya existentes en la Villa Olímpica.

Otro eslabón importante y nada despreciable lo hallamos en el compromiso de la sede con un mundo sostenible, en apego a la Agenda 2030 de Naciones Unidas y el proyecto verde del COI, que para 2032 designó a la australiana urbe de Brisbane como sede.

Entonces, sin más dilación, acompáñenos en este corto e intenso recorrido:

La gimnasta estadounidense Simone Biles será una de las más seguidas en Tokio.

Récord de participación

Serán los de Tokio en materia atlética los juegos con mayor número de deportistas de la historia (11.309 en representación de 208 países), superando por 129 la anterior cota de Río de Janeiro 2016.

Estados Unidos (615) exhibirá su contundencia con la delegación más nutrida, aventajando a los anfritriones de Japón (590), Australia (471), China (405), Alemania (401), Gran Bretaña (376), e Italia y Canadá, ambos con 371.

Mientras, por Latinoamérica y el Caribe descuellan Brasil (300), Argentina (175), y México (156), por encima del centenar de efectivos, en tanto nuestra armada asiste con 69, su tercera delegación menos nutrida después de 1959, y en una apuesta gigantesca a la efectividad para culminar nuevamente entre los 20 primeros países.

Un total de 33 deportes, 50 disciplinas y 339 pruebas animarán la justa, con la novedad de inclusión en el programa del kárate, surf, la esclada deportiva, y el skateboarding. Además, signaron su regreso al programa, en buena medida dada la enorme tradición nipona en estos deportes, el béisbol y el softbol. Aquí la nostalgia nos embarga, pues nuestra escuadra de pelota no pudo acceder a un boleto y seguiremos viviendo del recuerdo de aquella plata como despedida en Beijing 2008.

Respecto a las nuevas disciplinas involucradas, responden a una estrategia del COI para atraer a los jóvenes hacia el magno evento, pues todas gozan de adeptos en ese segmento y en su mayoría tienen génesis urbana.

Redondean el calendario, un grupo de eventos mixtos, que siempre revertirán interés, en disciplinas como la natacion y el nado sincronizado, el pentatlón moderno, el tiro deportivo, el trampolín y el tenis de mesa, por solo citar algunos. En este último, la Mayor de las Antillas sueña con el avance de Jorge Moisés Campos-Daniela Fonseca en el organigrama.  

A propósito de tenis de mesa y jóvenes, la tenimesista siria de 12 años Hend Zaza (nacida el 1 de enero de 2009), será la más novel en competir; mientras la australiana Mary Hanna, de 66 abriles, será la más longeva cuando por sexta ocasión pugne en el torneo de ecuestre bajo los cinco aros, tras su debut en Atlanta 1996.

Mientras, la pesista neocelandesa Laurel Hubbard, a sus 43 años será la primera deportista transgénero en pugnar bajo los cinco aros.

El aura de los escenarios

La cultura asiática y en especial la japonesa, se ha caracterizado siempre por la fidelidad a elementos de su historia. Es por eso que los escenarios de competencias en Tokio guardan relación con diversos sucesos de esta índole.

Dos zonas fundamentales a las 43 sedes: la ‘Zona de la Herencia’, por el hecho de recuperar algunas de las antiguas instalaciones que albergaron la edición de 1964, como el Estadio Olímpico; y un paraje espectacular para el maratón y el ciclismo de ruta, con parte del circuito por los senderos del Jardín del Palacio Imperial y el monte Fuji.

La otra área tiene porte de modernidad y se ubica en las inmediaciones de la bahía. Desde el cielo semeja el símbolo del infinito expresado por la conexión entre sus módulos, pabellones y puertos, que concentrarán el grueso de las competiciones.

Redondean el espectacular panorama, otras instalaciones en el área metroplitana y seis subsedes en las urbes de Fukushima, Kashima, Saitama, Sapporo, Sendai y Yokohama.

Sostenibilidad en la era de la tecnología

El desarrollo tecnológico de los nipones es trascendental, máxime cuando luego de ser prácticamente devastados por las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en el epílogo de la II Guerra Mundial pudieron reconstruir la nación de forma tan vertiginosa.

Con la sostenibilidad como premisa sobresalen varias cuestiones. La primera de ellas es el empleo de Hidrógeno y su carácter de generador de cero emisiones y obtención con energía renovable. La pira olímpica funcionará con este gas noble; y en la Villa, alimentará a autobuses, y calentará el agua en cafeterías, dormitorios e instalaciones de entrenamiento.

Una pincelada: el consorcio Toyota, productor de los primeros vehículos de hidrógeno en 2014, suministró unos 500 de este tipo para el transporte de personal y funcionarios vinculados a los Juegos; además de 100 autobuses destinados a los atletas. Cada ómnibus tiene 10 tanques y carga un total de 600 litros del gas.

No menos interesante el hecho de que las 5.000 medallas de oro, plata y bronce, se moldearon con metales preciosos extraídos de dispositivos electrónicos aportados por personas de todo el país, (unas 47.000 toneladas). A eso añadimos la donación por parte de la ciudadanía de desechos plásticos para la fabricación de los podios de premiaciones.

El colofón lo hallamos en la Villa donde las 18.000 camas de descanso son de cartón reciclable, fabricadas por la compañía Airweave y capaces de soportar hasta 200 kilogramos de peso.

A su vez, cada detalle de la lid será filmado por primera vez en tecnología 8K de alta definición, un sueño para el deleite visual.
Se pretende además, reutilizar o reciclar el 99 por ciento de los artículos y bienes adquiridos, así como reciclar el 65 por ciento de los desechos. En tal sentido, se han instalado dos dispositivos oceánicos llamados Seabins, que amarrados en el puerto servirán para recolectar todo el plástico posible.

De la mano de Miratowa y la antorcha

Notable significación tiene siempre, tanto en el plano sensorial como en el histórico, el recorrido de la antorcha olímpica. En Tokio no es la execpción. De hecho, la antorcha evoca la flor de cerezo tan característica de Japón, así como los cinco anillos olímpicos. Simboliza además la reconstrucción de las regiones más castigadas por el terremoto y el tsunami que asolaron el noreste de Japón en 2011.

Con un peso de 1.2 kilogramos y una longitud de 71 centímetros, fue fabricada a partir de aluminio reciclado de los alojamientos temporales construidos para las víctimas de dicha catástrofe y alude al lema del relevo de la llama, "La esperanza ilumina nuestro camino".

Miraitowa es representado por un zorro futurista de color azul y blanco, con ojos típicos del anime japonés, que tiene como propósito "traer esperanza a los corazones de la gente en todo el mundo".

Y así amigos míos, entre el calor de la llama eterna, la esperanza transportada en la sonrisa de Miratowa, y los preceptos del intercambio deportivo fraternal promulgados desde tiempos del Barón Pierre de Coubertin, les digo hasta luego. Sí, un impasse bien corto, porque en menos de 24 horas nos volveremos a dar cita. Tokio, definitivamente, ya circula por mi torrente sanguíneo.

La australiana Mary Hanna, incursionará en sus sextos juegos con 66 años.
La flor de cerezo tiene un significado especial en la cultura japonesa.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video