Tokio 2020: Cuba, la efectividad versus el gris del escepticismo

Tokio 2020: Cuba, la efectividad versus el gris del escepticismo
Fecha de publicación: 
27 Julio 2021
0
Imagen principal: 
La Cruz se mostró sólido en su primera presentación. Foto: tomada de Granma.

He estado aguardando con notoria esperanza que Cuba materialice rendimientos loables en Tokio.

Mi pluma ansía narrar épicas de nuestros deportistas, independientemente de haber seguido hasta ahora las incidencias de la cita olímpica, celebrar al límite el sexto lugar de la pesista ludia montero en los 49 kg, el mejor rendimiento de una chica antillana en ese excelso panorama; y lanzar un puño de gloria al éter, simultáneo con las patadas del taekwondoca Rafael Alba (+80 kg) luego de coronar su esfuerzo con bronce.

También he dado paso a las emociones y la sensibilidad, con las lágrimas de la pistolera Laina Pérez y ese abrazo de vergüenza deportiva ahogado en el hombro de su compañero de arma, Jorge Grau.

O del oro de plataforma sincronizada arrebatado a los experimentados chinos Yuan Cao-Aisen Chen (470.58), por los británicos Thomas Daley-Matty Lee (471.81), primera vez en la historia de esta modalidad, presente desde Sydney 2000, que una dupla del gigante asiático cede el cetro en dicho evento. Cuestionable incluso, porque sin ser juez, solo regido por mis escasos criterios de apreciación, el dueto asiático mereció más en ese sexto salto del adiós.

También ovacioné el podio más joven en la historia del olimpismo, el de la modalidad Street femenino del debutante skateboard, copado por la japonesa Momiji Nishiya (13 años), la brasileña

Rayssa Lea (también 13 abriles), y la también anfitriona Funa Nakayama, de 16 primaveras. Otro mensaje de inclusión, en especial para las nuevas generaciones.

Con toda esa estela de magnificencia e interés supremo que dejan siempre unos Juegos Olímpicos, toca radiografiar los performances de los nuestros, que aún no cuajan bajo el elevadísimo listón de efectividad precompetencia promulgado por los gurúes de nuestro movimiento deportivo; y con algo de gris en materia de expectativas, sin que eso signifique renunciar a la confianza y los deseos de verlos brillar:

El judo aún aguarda

En el Nippon Budokan se han dado cita los mejores judocas del planeta, eso es incuestionable. En dicho concierto Cuba inscribió a seis efectivos, pero hasta ahora no han podido avanzar mucho en el organigrama.

Magdiel Estrada (rankeado número 29 en los 73 kg) no iba con vaticinio de medalla. No podía hacerlo cuando en dos participaciones previas no ha pasado de su primer pleito. Enfrente además tenía al rumano Victor Sterpu (22 del escalafón) y as en el último europeo, aval más que suficiente para salir de favorito frente al discípulo de Julio Alderete. El resultado no se hizo esperar y con 1:42 minutos del tiempo corrido el rumano le aplicó al nuestro un ko-soto-gake y se decretó el ippon. Serpu en definitiva fue noveno en categoría dominada por el anfitrión Shohei ono, y Magdiel nuevamente recaló en la posición 17.

Maylin, por su parte, abrió de manera convincente en los 63 kg ante la siria Muna Dahouk, quien pugnó por el equipo de refugiados. Del Toro se impuso en el newaza con técnica de Kuzure-kami-shiho-gatame, válida para la inmovilización.

Luego, en octavos de final se topó con la venezolana Anriquelis Barrios, quien la ha doblegado en dos de sus últimos tres actos e igualó la balanza a tres triunfos para cada una, al imponerse esta vez por wazari awazete ippon con técnicas de Harai-makikomi y o-soto-Makikomi.

Aquí la francesa Clarisse Agbegneneu tomó desquite de Río 2016 frente a la eslovena Tina Trstenjak, y se agenció el cetro. De Maylin, novena en definitiva, decir que tiene calidad para haber pugnado por un metal, pero en definitiva no pudo ser.

Restan cuatro judocas por subir al tatami, sin ser positivos en demasía, considero hay opciones de preseas, fundamentalmente con Idalys Ortiz (+78kg) e Iván Silva (90).

 

Boxeo inicia con el pie derecho

Dos triunfos, en igual número de salidas, ese fue el estreno del boxeo cubano en Tokio. Sobre el llamado buque insigne están cifradas grandes esperanzas doradas, por lo que cada sonrisa, cada combate, se antojarán cruciales para nuestros siete legionarios.

Roniel Iglesias (69 kg), titular de los 64 en Londres 2012, se vio sumamente exigido ante el local Quincy Okazawa, a quien derrotó por votación dividida 3-2. Incluso, los jueces concedieron idénticos 28-28 en esos tres rounds dominados por Roniel, en tanto favorecieron 29-27 al nipón en sus veredictos favorables. Por cierto, el japonés fue el mejor boxeador designado por la Federación de su país en 2019 y 2020, además de culminar quinto en la última versión mundialista.

Intercambios en la media y corta distancia signaron el desafío, en el cual cabe reconocer que el experimentado pinareño de 32 abriles llevó la voz cantante.

Mucho más convincente estuvo ante un oponente de menor calibre Julio César La Cruz en su nueva división de 91 kg. Inobjetables 5-0 (30-26, triple 30-24, y 30-23) fue la votación de los imparciales para el camagüeyano, que se mostró rápido y quirúrgico en su golpeo.

Marina Rodríguez iguala su octavo escaño de Río

La pesista Marina Rodríguez igualó su octavo puesto de Río de Janeiro 2016, ahora en los 64 kg, al totalizar 221 kg (98-123), en una categoría dominada por la canadiense Maude Charron 236 (105-131).

Marina realizó cuatro de sus seis intentos válidos, con fallos sobre los 98 kg en arranque, donde igualó su mejor alzada; y 123 en el envión, peso que luego fijó. Aquí estuvo dos kilos por debajo de su mejor registro.

La capitalina emuló así su puesto en la Ciudad Maravillosa, donde compiló 215 (94-121), para dar fe de seis kilogramos de progresión entre una cita y otra, tomando en cuenta su biatlón.

Hasta ahora sigue siendo lo más significativo el sexto puesto de Ludia Montero en los 49, cuando aún restan otros dos halteristas de la Mayor de las Antillas por subir a la plataforma.

Adiós a las albercas

Sin poder superar sus mejores registros se despidieron de las piscinas del Centro acuático Elisbet Gámez y Luis Vega. Gámez no pudo rebajar de los dos minutos en los 200 libres y con 2:00.56 entró octava en su heat eliminatorio, a 4.68 segundos de la australiana Ariarne Titmus (1:55.88).

Vega por su parte, estuvo coqueteando con los 1:58 y fracción que exhibe de tope personal, pues marcó 1:59 flatt en los 200 mariposa. De cualquier manera, el citadino que ostenta una beca de la FINA en Kazan, Rusia, estuvo alejado a 2.70 segundos del puntero, el noruego Tomoe Hvas (1:56.30).

Lágrimas y disparos de vergüenza deportiva

Hay en la actitud de los pistoleros Laina Pérez y Jorge Grau, algo que dignifica siempre al deportista cubano: su espíritu de lucha y vergüenza deportiva. Ambos pistoleros se fundieron en un abrazo liberador de lágrimas y tensiones al culminar su evento mixto de pistola de aire a diez metros, en el que culminaron en el puesto 14 gracias a 568-9x, a razón de series de 93-92-95 para Laina, y 96-94-98 para Grau.

No pocos avatares sortearon los nuestros para competir, como el hecho de que poco antes de iniciar la justa, la pistola de Grau estaba aún en el aeropuerto, al ser confundida en su vuelo y entrega.

Todo eso tuvo ese abrazo, y más, pues pocos conocen del sacrificio de ambos para llegar hasta Tokio, con cuatro ciclos a cuestas y múltiples escollos en materia de infraestructura de entrenamiento y escenarios de roce competitivo. ´

Los indios Manu Bhaker-Chaudhary Saurabh (582-26x) se clasificaron punteros a la final en esa primera fase, luego compilaron 380 en la segunda; en tanto en la instancia definitoria los chinos Qian Wang y Zhengyang He se agenciaron el vellocino (16 ptos), por delante de Rusia (14) en ese tenso duelo conclusivo.

El medallero de Tokio presenta a cinco potencias del músculo en las primeras posiciones:

Japón aprovechando al máximo su condición de anfitriona y en franco despegue (10-3-5); Estados Unidos (9-8-8), China (9-5-7), Rusia (7-7-4), y Gran Bretaña (4-5-4), entre un total de 56 naciones con al menos una presea, y 30 con al menos un metal áureo.

Entre disparos y sacrificio llega nuestro hasta luego. En menos de 24 horas nos volveremos a dar cita, para compartir incidencias de la magna justa multideportiva, y de los nuestros en ella, haciéndolo todo por Cuba.

 

Maylin se quedó con las ganas de escalar al podio de premiaciones olímpico. Foto: Getty
El skate femenino modalidad street, el podio más novel en la historia del olimpismo. Foto: AP.
Un abrazo de vergüenza deportiva entre los pistoleros Laina pérezy Jorge Grau. Foto: cortesía del colega Raúl Rodríguez.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video