Si hay que pintar, que sea de la mano de Blanco

Si hay que pintar, que sea de la mano de Blanco
Fecha de publicación: 
25 Febrero 2021
1
Imagen principal: 
Tal ha sido el despliegue ofensivo de Raico Santos, que no lo han movido del tercer madero.

Un cerrojo, de esos lanzadores que cuando usted lo ve sobre el montículo en el subconsciente se le reducen las posibilidades de batear de jit, y luego se materializa cuando Lázaro Blanco comienza a morder las esquinas combinando con acierto sus pitcheos.

Este jueves nuevamente el as del staff granmense y del equipo Cuba caminó de forma impecable siete entradas, para hacerse de su cuarta sonrisa sin asomo del revés en la postemporada, a ritmo de cuatro indiscutibles, tres ponches y un boleto.

Su rendimiento sustentado en buena medida en el descanso necesario, y el buen rendimiento pese al revés, de Joel Mojena la víspera, dándole oxígeno al bullpen de los Alazanes.

Tal es así que Blanco demostró una vez más su principal virtud: bordear la zona de strike y con pensamiento ponerse siempre encima de los bateadores rivales en el conteo.

Ahora además estuvo respaldado por una ofensiva bastante oportuna de sus huestes, comandada nuevamente por el binomio Guillermo García y Raico Santos: el primero con par de imparables y un doble crucial, además de cuatro remolques.

Reico conectó de 4-3. Con tres fletadas y par de anotadas.

 El rally decisivo llegaría en la alta del cuarto capítulo, cuando los comandados por Carlos Martí fabricaron el determinante rally de siete anotaciones, aupados además por un error a la defensa de los vueltabajeros que les allanó el camino a otras dos anotaciones.

Ofensiva despiadada de 14 jits conectaron los granmenses, con el aderezo de nueve transferencias y tres pelotazos concedidos por los seis serpentineros empleados por el mentor Alexander Urquiola, a quien uno de sus baluartes como abridor, Erlis Casanova, no le caminó más de tres y un tercio, soportando ocho cohetes y seis limpias en ese lapso.

Del otro lado tampoco fue muy feliz en esta ocasión el relevo del diestro Kelbis Rodríguez, a quien los pativerdes le facturaron cuatro en un intento de rebelión en la baja del octavo capítulo.

Afortunadamente Carlos Santana hizo sus deberes como cerrador y sofocó la rebeldía de la alineación vueltabajera.

Con todo y su ataque, los granmenses dejaron 14 corredores en las almohadillas, como parte de un choque que, de haber sido más productivos, hubiese terminado con el sello del nocao.

De cualquier manera los Alazanes, que ya han saboreado el título de la pelota cubana dos veces en los últimos cinco años, se ven más sólidos en todos los departamentos de juego hasta ahora en los play off.

Además, su bullpen se perfila más oxigenado para el desafío del sábado, el cual pudiera devenir crucial en sus aspiraciones de convertirse en los primeros finalistas de esta temporada número 60.

Además tendrán a su favor el hecho de ser home club.

En esta recta final no abandone su interés por la postemporada amigo mío, máxime cuando el domingo se reanudará la serie de cuartos entre Santiago-Las tunas, favorable a las avispas un triunfo por cero.

Desde su telerreceptor, no se pierda ningún detalle.

Comentarios

Los pati verdes tuvieron que irse a caballos porque se le perdió el ómnibus, los alazanes se lo prestaron hasta la próxima serie.
silvano.batista@elecpri.une.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video