Semifinal pareja

Semifinal pareja
Fecha de publicación: 
22 Febrero 2021
0
Imagen principal: 

En tiempos normales, dijéramos que Pinar del Río hizo su tarea al lograr un triunfo como visitante ante Granma en las semifinales de la pelota cubana, pero todos sabemos que se está jugando en tierra neutral.

No obstante, es muy importante sacar esta sonrisa, no solo para igualar el cruce, sino porque ahora vienen tres encuentros en los cuales, si bien los Vegueros no tendrán el calor de su fiel afición, serán home club, y eso tiene su valor en este deporte.

Fueron dos partidos bien diferentes, pues el primer día Granma hizo lo que se esperó de ellos desde el primer día: batear con soltura, y Pinar volvió a ver fracasar a su cuerpo de lanzadores, algo común hasta ahora en la postemporada.

Sin embargo, este domingo hubo una buena salida de Vladimir Baños, a pesar de su descontrol, y fue dominada nuevamente la batería de los Alazanes, que no acaba de carburar. En cambio, la de los pativerdes volvió a ser letal, como había ocurrido ante los Gallos en cuartos de final.

No ha habido estabilidad en ninguno de los dos bandos, aunque parece que los orientales se sentirán mucho más el cambio en los días de juego, pues su única garantía en el montículo prácticamente es Lázaro Blanco, aunque esta vez no se le puede reprochar nada a Leandro Martínez.

A diferencia del tope anterior, ahora necesitarán más de un brazo confiable para poder aspirar nuevamente al título de Cuba, y por supuesto, fabricar más carreras.

Crucial para ellos será ese tercer encuentro, en el que César García será su apuesta, porque si no quedarían casi todas sus opciones en el brazo del mejor abridor del país en los últimos años.

Por el contrario, los occidentales tienen un cuerpo de serpentineros más confiable, tanto abridores como relevistas, aspecto este último en el que la diferencia de calidad sí es notoria a favor de ellos.

Por eso me llamó la atención que no exprimieran más a Blanco en su primera apertura, cuando se vio sin su dominio acostumbrado, pero los pinareños le estaban haciendo swing a sus primeros lanzamientos y a pesar de las complicaciones iniciales avanzó cómodo luego de recomponerse, como es habitual en un lanzador de su clase.

Si la debilidad de tu contrario está en el bullpen, se impone tener paciencia ante el abridor para que tenga que abandonar el box lo antes posible, pero esa no ha sido la estrategia de los discípulos de Alexander Urquiola.

Nuevamente la defensa ha dejado sus fisuras en ambos bandos, pero sobre todo ha sido el descontrol (salvo en el caso de Baños) el mayor responsable de los marcadores, no solo por los boletos otorgados, sino porque como resultado, luego se viene a marcar y llegan los batazos.

La paridad ha primado en estos primeros enfrentamientos, pero han sido caras diferentes para ambos planteles, quien logre estabilizar su mejor versión será quien se lleve el gato al agua.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video