Que la Isla de la Juventud se convierta en ejemplo de desarrollo local

Que la Isla de la Juventud se convierta en ejemplo de desarrollo local
Fecha de publicación: 
27 Noviembre 2020
0
Imagen principal: 

Este viernes llegó a la Isla de la Juventud el equipo de Gobierno, encabezado por el Presidente de la República, para realizar una visita del Consejo de Ministros a este territorio: la primera que se logra concretar, después de varias planificadas y suspendidas por eventos climatológicos.

Tomás Betancourt respondió todas las preguntas que el Presidente de la República le lanzó. ¿Qué tipo de semillas usan? ¿Cuántas plantas siembran por hectárea? ¿Cuál es la plaga que más daño le hace al cítrico en la Isla de la Juventud? ¿Qué métodos usan para eliminarla?

El muchacho, de 25 años, ingeniero agrónomo formado en la Universidad pinera, habló con la serenidad de quien se dedica a lo que de verdad le gusta, sobre las plantaciones en fomento que en cinco años entrarán en producción, de las 555 plantas por hectáreas y del “minador de los cítricos”, la plaga que le está dando trabajo en Cerro Azul, el polo productivo a donde en la mañana de este viernes llegó Díaz-Canel, como parte de la visita del Consejo de Ministros al municipio especial: la primera que se logra concretar, después de varias planificadas y luego suspendidas por eventos climatológicos.

En diálogo con el muchacho, el Jefe de Estado lo conminó a seguir con su preparación, a aprender todos los días y a innovar tanto como pudiera. Estás muy preparado, le dijo, y puedes ayudar mucho. Solo hay que darte las posibilidades para que te desarrolles, indicó el mandatario mirando a los directivos del lugar, responsables del futuro profesional de Tomás, el guantanamero que a los tres años llegó a la isla pequeña.

Allí, a pie de surco, Díaz-Canel conoció detalles del programa de desarrollo del cítrico en la Isla de la Juventud -un pasado que se anhela y bien podría convertirse en futuro-, el cual comprende la siembra de 2 000 hectáreas de toronja, 472 de naranja y 90 de lima.

Las inversiones previstas, aún talón de Aquiles, no han podido contar con todo el financiamiento necesario. Según se supo, se avanzó en la creación de un vivero tecnificado, con capacidad para producir las posturas necesarias de 210 hectáreas anuales de siembra, y en la ejecución de sistemas para conductoras de agua y máquinas de riego.

En este, y todos los puntos del recorrido, el mandatario cubano se interesó por el salario de los trabajadores -en Cerro Azul sobrepasa los 1000 pesos, que todavía es bajo, y dependerá de las producciones que logren en sus 26 hectáreas en desarrollo-; por la preparación para asumir la Tarea Ordenamiento, que no es una varita mágica, pero irá resolviendo viejos problemas; y por los encadenamientos productivos con el sector del turismo y la Zona Especial de Desarrollo Mariel, que permiten a las empresas retener buena parte de la divisa.

De estos asuntos había hablado antes en la Granja para la ceba de pollos y pavos, del Consejo Popular La Fe, por donde había iniciado lavisita. A la par, el Vicepresidente, Salvador Valdés Mesa; el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz; los seis viceprimeros ministros; y titulares de varias carteras, desandaban también la Isla de la Juventud, de una punta a otra.

QUE EL DESARROLLO SEA LOCAL Y SOSTENIBLE

Un concepto definió prácticamente todo el recorrido del Presidente de la República por la Isla de la Juventud: en el municipio están las principales potencialidades para el desarrollo de la nación y en ese espacio vital hay que buscar cada idea y recurso que se pueda aprovechar.Si hay un territorio que puede convertirse en espejo para la nación en este sentido es justamente la Isla de la Juventud, reconoció el Jefe de Estado.

En su agenda, prevista para conocer algunos de esos emprendimientos locales, el mandatario visitó la Granja de ceba de pollos y pavos. Allí volvió sobre la necesidad de los encadenamientos productivos con la industria y de utilizarlo todo, incluso los residuales. Se interesó por el salario de los trabajadores, que ronda los 700 pesos en moneda nacional, y no es mayor por las trabas que aún persisten en los sistemas de organización empresarial; y sobre otros asuntos que llevan a un mismo y estratégico punto: cómo hacer más con nuestros propios recursos.

Queremos un desarrollo local, insistió a los trabajadores y directivos que lo acompañaban, y eso implica “alcanzar un desarrollo sostenible, buscar potencialidades en las fuentes renovables de energía y que todo lo que se haga pueda tener un encadenamiento productivo”.

Porque el desarrollo local, aseveró, es uno de los caminos para mejorar la calidad de vida del pueblo: genera empleo, da alimento a la población y permite relaciones con varios sectores, entre ellos el turismo.

Ya en Gerona, el Presidente de la República estuvo en la Empresa Pesquera Industrial Pesca Isla, que comercializa la langosta en diferentes surtidos, también el pepino de mar, la tenca, la claria, entre otros. Al recorrer sus áreas de producción, el Presidente Díaz-Canel conoció sobre los variados surtidos que se venden a la población, en conformados de croquetas, albóndigas, hamburguesas, embutidos y filetes.  

El intercambio con directivos y trabajadores condujo al tema de la exportación, que se hace difícil desde la Isla de la Juventud, porque dependen de una empresa ubicada en la capital; por tanto, no reciben incentivos, ni les es estimulante hacerlo. Un asunto, indicó el mandatario cubano, que se tiene que resolver y hay que crear las facilidades para que el municipio especial pueda hacerlo directamente.

Diversas son las áreas en la Isla de la Juventud donde se ponen a punto viviendas o se edifican otras, pues también aquí constituye una prioridad mejorar el fondo habitacional. Y para ver cómo se ejecuta en la base todo lo que se ha diseñado para respaldar la Política Nacional de la Vivienda, el Presidente incluyó en su recorrido matutino la visita a un polígono de construcción, donde se ha previsto edificar unos 500 inmuebles,en el plazo de cinco años, a partir del plan estatal, la entrega de subsidios, los destinos a la política demográfica y el esfuerzo propio.

“Hay que cumplir con el plan”, fue el reto dejado allí por el Jefe de Estado, tras recorrer algunos de los inmuebles en ejecución mediante el sistema constructivo Sandino y el empleo de bloques.

CON LOS UNIVERSTARIOS HAY QUE CONTAR

A la Universidad “Jesús Montané Oropesa” llegó el Presidente Díaz-Canel, en compañía de varios viceprimeros ministros y ministros para compartir, como es habitual en cada visita Gubernamental, con los universitarios que han sido pilar imprescindible en el enfrentamiento de Cuba a la COVID-19 y que, más allá de esa situación sanitaria, están comprometidos desde las aulas con el futuro de la nación.

En voz de diversos jóvenes, la máxima dirección del país conoció de aquellas jornadas en que se les convocó a trabajar en las llamadas Zonas Rojas y aceptaron sin pensarlo desde los primeros días de marzo. Lo mismo limpiaban, que llevaban los mandados a los vecinos de los edificios en cuarentena, que ayudaban a los ancianos, que cuidaban los accesos en las áreas delimitadas por el contagio. Por esas misiones, de primerísimo orden, algunos de esos muchachos estuvieron más de dos meses sin ver a sus familiares más cercanos

Por ello el Jefe de Estado les habló del crecimiento espiritual, del alto compromiso que habían demostrado y de la confianza en el futuro que generaban actitudes como las de los jóvenes universitarios. Ante ese ejemplo, Díaz-Canel les propuso participar en tres tareas: el enfrentamiento a la COVID-19 en esta nueva etapa, donde la batalla se gana con la responsabilidad de las familias que reciben a viajeros desde el exterior. La experiencia y el prestigio que ustedes se han ganado nos pueden ayudar a ese combate consciente, dijo.

Además, les pidió colaborar en el Estrategia Económica y Social que hemos aprobado para que el país no solo resista, sino que avance; y particularmente, insistió, en la producción de alimentos a nivel local, con propuestas e investigaciones que salgan de las aulas. En ese mismo camino, el mandatario convocó a los jóvenes a ayudar en la implementación de la Tarea Ordenamiento, un tema muy técnico en el que los universitarios también pueden ser facilitadores.

Por último, les solicitó involucrarse más en el desarrollo local, lo cual implica encontrar la adecuada relación entre el sector productivo y el del conocimiento. El principal potencial está, reiteró, en nuestras universidades, que se convierten entonces en un actor fundamental.

Del auditorio, conocieron el mandatario y los demás dirigentes sobre las investigaciones de la Universidad pinera en temas tan diversos como la producción de alimento animal, biofertilizantes, materiales de la construcción y pintura, en el ahorro de energía y en la agricultura. Se supo que la casa de altos estudios retomó también la carrera de Turismo, uno de los sectores que debe halar el desarrollo futuro de la Isla.   

Precisamente aquí Díaz-Canel recordó a Tomás, el joven muy preparado del polo productivo de Cerro Azul, el agrónomo formado en la “Jesús Montané Oropesa”, que bien temprano en el campo respondió cada una de sus inquietudes. En estos pasillos tenemos la reserva científica de la nación, dijo, en las aulas universitarias están hoy quienes en unos años estarán dirigiendo el país, aseveró.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video