Niu Ventura: «La actitud de David está a la orden del día»

Niu Ventura: «La actitud de David está a la orden del día»
Fecha de publicación: 
7 Septiembre 2020
0
Imagen principal: 

“La magnitud del impacto generado por el personaje de David ha sido impresionante; me ha proporcionado el odio y el cariño del público. Es algo indescriptible que refuerza la pasión que siento por lo que hago”, afirma el joven actor cubano Niusvel Ventura.

Tras comenzar el preuniversitario, Niu —como le suelen llamar— tenía claro cuál era su sueño; por lo tanto, decidió apostarlo todo en el examen de aptitud para la Escuela Nacional de Teatro. “Desde entonces, mi vida ha dado un giro de 180 grados”, afirma.

A pesar de vivir buena parte de su niñez en el campo, la actuación llegó a él sin avisar, y desde entonces se tomaron de la mano tan fuerte, que en la actualidad resulta uno de los actores que se ha ganado el cariño de la audiencia debido a su esfuerzo y consagración.

“Trabajé duro la tierra, leía como un bibliotecario, lo que me despertó la imaginación y esa “inquietud” propia de quien busca un poco más allá de su entorno, sin olvidarlo. Fui alentado siempre por mis maestros, en especial la de segundo grado, Miladys Casanova, a participar en cuanta obra dramatizada apareciera. Se percató de que aquello para mí no representaba mucho esfuerzo y me divertía mucho. De alguna manera, pude percibir que gustaba lo que hacía”.

“Cursando el primer año de la ENA me vinculé al proyecto “A propósito”, dirigido por Rolando González (mi segundo papá), en la Casa Central de las FAR. Allí participé en obras infantiles y en shows que tenían como personaje central el universo del payaso, una experiencia totalmente nueva.

A lo largo de tu trayectoria como actor, ¿existe algún personaje que te haya marcado, o quizás que te haya resultado difícil de interpretar?

El personaje más difícil para mí fue en el teatro. Interpreté a Stanley Kowalski, de la archiconocida obra Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams. Fue mi tesis de graduación del ISA y un gran reto, puesto que nada tiene que ver conmigo; exigía sacar de mí un lado oscuro que nunca antes había experimentado y hacer gala de ello.

Bajo la dirección de Sandra Lorenzo, primera actriz del Estudio Teatral Buendía, se logró un trabajo satisfactorio, que me sirvió como carta de presentación para mi entrada a ese colectivo. Fue, sin dudas, una gran experiencia, refiere Niu.

Casi todos han quedado prendados en mí de una forma u otra, pero el Esteban Zárate en el filme Bailando con Margot, de Arturo Santana, marcó, sin dudas, un antes y un después en mi carrera. Un trabajo de época que disfruté muchísimo, a pesar de lo complejo que resultó ser. Fue un privilegio ponerle cuerpo y alma.

¿Qué significó interpretar al personaje David?, pues situaciones como estas se observan muy a menudo en la actualidad.

“David es un personaje bien complejo, con matices negativos. Es ambicioso en sus proyectos, egoísta. Quiere a Mariana, pero el machismo constituye el motor principal de su proceder impulsivo y errado que, como ya se ha visto, trae consecuencias. Traté de llevarlo defendiendo su verdad, pues siempre ha soñado tener un futuro junto a Mariana, aunque la forma de proyectarlo no es la más correcta.

En nuestra sociedad, la actitud de David está a la orden del día. Es una triste realidad el machismo imperante y todo lo que arrastra. Creo que David es una alerta de cómo se debe cuidar lo que se tiene, pues de otro modo solo trae heridas para la familia, que nunca vuelven a cerrar”.

Sin dudas, la química entre Roxana Broche, actriz que da vida a Mariana en la telenovela y Niu Ventura es evidente, de ahí la excelente interpretación de ambos personajes. “Hay quienes piensan que somos pareja por la buena química que tenemos, pero somos muy buenos amigos”.

“La relación con Roxana, fantástica. La conocí en esta novela y estuvimos dispuestos a ayudarnos mutuamente desde el principio. No tuvimos casi tiempo de ensayar porque recibimos nuestros personajes prácticamente un mes antes de grabar. Ella, talentosa y profesional siempre, a pesar de ser mucho más joven que yo. Nos entregamos por completo a nuestros personajes. La energía que fluyó fue maravillosa y nos divertimos muchísimo”.

¿El bueno o el malo de la película?

“Me gustan los personajes, tanto positivos como negativos. Todo depende del guion; si es bueno, garantiza de antemano un gran por ciento de calidad. El otro por ciento depende, en gran medida, del actor y, por supuesto, de los demás factores que completan la realización, como la dirección, entre otros. Ahora bien: muchas veces a los personajes positivos se los dibuja demasiado idealizados, como se desearía que fueran y no como realmente son, con sus defectos, fragilidades, actitudes que les permitan equivocarse y rectificar, o no; en fin, humanizarlos. Ello no significa que tengan un mal desenlace en la historia que se cuenta. De lo contrario, resultan encartonados, sin matices, totalmente predecibles.

En cuanto a los negativos, son bien interesantes para mí como actor; tienen un diapasón más amplio para sacarles provecho, aunque se debe evitar caer en clichés gastados, pero eso es ya una cuestión de estudio previo de cada actor”.

Resulta evidente que la telenovela El rostro de los días se ha ganado la admiración de la audiencia, por lo que en cada hogar, a las nueve de la noche, se espera un nuevo capítulo con ansias y las emociones a flor de piel, no solo por su excelente trama, sino por las disímiles situaciones que refleja.

“En mi opinión, se trabajó con mucho amor, esfuerzo y preocupación por parte del equipo de realización, actores, músicos, etc., para que el resultado saliera en un nivel óptimo. Dista de ser perfecta; aun así, la veo bastante bien lograda. Expone distintas aristas de la maternidad-paternidad en la familia cubana, y eso nos toca a todos. Me atrevería a decir que casi en cada hogar cubano, e incluso de otras latitudes, se ha visto reflejado (en mayor o menor medida) algún que otro conflicto o vivencia de los que se plantean, y es para ellos, al final, a quienes va dirigida la obra”, considera Niu.

 ¿Qué experiencias te llevas de El rostro de los días?

“Me llevo un grato recuerdo. En medio del rodaje, nació mi primer hijo, Alessandro. No hay sensación más completa que eso, solo comparable cuando llegó Adam, el segundo. Además, conocí a un grupo de profesionales con los que compartí las ganas de hacer nuestro trabajo con toda la entrega que conlleva”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video