Nadie quiere custodiar el Capitolio de EEUU

Nadie quiere custodiar el Capitolio de EEUU
Por: 
Fecha de publicación: 
1 Marzo 2021
0
Imagen principal: 

Después de los hechos violentos en los que se vieron envueltos durante el motín del 6 de enero pasado, gran parte de la policía que custodia el Capitolio, edificio madre de la democracia de Estados Unidos, está considerando retirarse a otras dependencias de seguridad, donde reciben mejores condiciones laborales.

El sindicato que representa a los oficiales de policía del Capitolio afirmó que "muchos" miembros de la fuerza están buscando retirarse o dejar la agencia federal después de la insurrección en la que murieron cinco personas y más de 140 resultaron heridas.

"Muchos oficiales que son elegibles para la jubilación están considerando seriamente entregar sus papeles de jubilación", afirmó Gus Papathanasiou, presidente del Comité Laboral de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos, en un comunicado.

Agregó que "desde el 6 de enero, varios oficiales se han retirado como resultado" de la violencia desatada en el Capitolio, cuando miles de personas ocuparon por la fuerza el edificio en un intento por detener la confirmación de los votos del Colegio Electoral que le dio el triunfo a Joe Biden.

"Además, no puedo decirles la cantidad de oficiales más jóvenes que han confiado en mí desde la insurrección y que están buscando activamente otras agencias policiales o incluso nuevas carreras", continuó Papathanasiou.

Dijo que los dos principales impulsores son "la falta de confianza en nuestro liderazgo que claramente nos falló el 6 de enero" y el hecho de que muchas otras agencias "ofrecen mejores condiciones de trabajo y mejores beneficios de jubilación" que la Policía del Capitolio de Estados Unidos.

"Si el Congreso quiere reclutar y retener oficiales para hacer frente a la mayor amenaza a la seguridad", agregó, "tendrán que abordar los problemas de liderazgo y calidad de vida que llevan a los oficiales a abandonar este departamento".

Los hechos violentos del 6 de enero, inéditos en la historia de Estados Unidos, ocurrieron luego de que el entonces presidente Donald Trump y sus aliados realizaran un mitin en Washington, DC, instando al Congreso a no certificar los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre, en las que el republicano perdió ante el demócrata Biden.

Trump prometió "nunca ceder", reiteró que perdió porque hubo fraude, e instó a sus seguidores a "luchar".

Luego de eso, multitudes de personas se dirigieron a los escalones del Capitolio, abriéndose paso a través de barricadas, oficiales con equipo antidisturbios y otras medidas de seguridad puestas en marcha antes de la protesta.

Una turba enojada irrumpió en el edificio del Capitolio, forzando un cierre con miembros del Congreso y su personal escondidos adentro.

La policía tardó horas en despejar el edificio y establecer un perímetro alrededor del área. Cinco personas, incluido el oficial de policía del Capitolio Brian Sicknick, murieron durante el alboroto y decenas más resultaron heridas.

Hasta ahora, más de 300 personas han sido acusadas en relación con el asedio del 6 de enero, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció en medio de críticas sobre el manejo del ataque por parte del departamento.

Mientras tanto, seis agentes de la Policía del Capitolio de Estados Unidos han sido suspendidos y otros 29 han sido investigados por sus acciones durante la insurrección.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video