Mujer Cubana: Luz, e inspiración en el deporte y en la vida toda

Mujer Cubana: Luz, e inspiración en el deporte y en la vida toda
Fecha de publicación: 
8 Marzo 2021
1
Imagen principal: 

Yipsi Moreno

Decir mujer es dejar que emane ese pensamiento maternal, de sensibilidad, esa belleza que las arropa a todas, pero también es desdibujar esa imagen de entereza, lucha, éxito, y sentimiento maternal que desde lo instintivo se convierte en una de sus mayores virtudes.

Muchas mujeres han marcado mi vida, por eso hoy, desde este acercamiento al deporte, pretendo agasajarlas a todas, multiplicadas en su quehacer diario, y esta pletórica lucha que ha impuesto una pandemia de nombre Coronavirus.

Nada de eso las detiene, como tampoco el hecho de perseguir a diario sus sueños. Si desempolvamos la historia de nuestras féminas en el panorama olímpico tenemos que en Melbourne 1956 la velocista Bertha Díaz se convirtió en la primera fémina antillana en clavar sus pinchos bajo ese entorno excelso y exclusivo de hombres hasta entonces.

Luego, a la vuelta de 12 años llegaría la épica de Miguelina Cobián, Violeta Quesada, Fulgencia Romay y Marlene Elejalde en México 68, unidas por sus musculosas piernas en aquella plata del relevo 4x400.

Hay que hacer una parada obligatoria en la jabalina de María Caridad Colón, referente para la mujer Latinoamericana y primera campeona al Sur del Río Bravo, capaz de ensartar con su dardo, a la distancia de 68.40 metros, los cinco aros del olimpismo.

Recalo en las emociones a flor de piel, palpito con ese estremecedor remate!!! Torre a cuatro manos!!!! Nuevamente lo consiguen las Espectaculares Morenas del Caribe!!! Cada jugada, narración del profe René Navarro me trae al recuerdo a las Espectaculares Morenas del Caribe y su irrepetible tridente de cetros entre Barcelona 1992 y Sydney 2000.

El mítico bronce Mundial de las basquetbolistas en Malasia 1990, esa armonía de conjunto por encima del talento y despliegue individual.

El judo, Driulis, Estela, Sibelis, Legna, Idalys y todas las que de una forma u otra han cabalgado por los tatamis prestigiando a nuestra nación, con la bandera como premisa, los ippones en calidad de arma, y las lágrimas y sonrisas sobre el tatami en calidad de huella imperecedera.

El grito ahogado de Yipsi Moreno, la exhalación de Osleydis Ménendez, las órbitas de Yaimé Pérez y Denia Caballero, el romance con el firmamento de Yarisley Silva, la entrega de Leslie Amat, Yusneylys Guzmán…

La estocada Yamirka Rodríguez, el esfuerzo y la constancia de Laina Pérez y Leidy Laura Moya, las bielas de yoanka González, Marlies Mejías y Arlenis Sierra, los filigranas de Marcia Videaux, y la convicción de Anisley García, Elisbet Gámez y Milena Venegas…

Una oda sencillamente merece la mujer cubana ligada al deporte, como también todas y cada una de nuestras féminas y las del Mundo, mucho antes de ese año 1910 que marcó su Día Internacional de manera oficial.

Baste señalar que exclusivamente 40 naciones han materializado más de una decena de cetros en Juegos Olímpicos, nuestras féminas han acariciado 12 hasta nuestros días.

Entonces, el agasajo, más allá de hoy, una fecha señalada, debe acompañarlas a cada paso, en cada sesión de entrenamiento, con su presencia y criterio en cargos en el COI y diferentes Federaciones Internacionales, con el prestigio bien ganado a fuerza de sudor, ideas y esfuerzo…

Tokio será otro examen de rigor para nuestras féminas. Posiblemente uno bien rocoso en materia de circunstancias, todo lo que han pasado para llegar, y la expresión suprema de un buen rendimiento. Tengo la convicción de que una vez más emergerán airosas.

Lo siento desde antes, en cada hora de entrega, en los pinchos de Omara Durand y Yunidis Castillo, en lo más alto del podio y honrando su gloria con la melodía del Himno de Bayamo…

A ellas, a mi madre, mi esposa, mi abuela Sara, mis colegas, a las mujeres todas, mi más sentido agradecimiento por existir:

Mujer: hermosura esculpida cual gota de rocío

Ternura y dicha contenida en una sonrisa,

Cabalgas dejando huellas de tu amorío

En cada hombre, que tu esencia a lo lejos divisa.

Desenredas el tiempo con tus manos,

Burlas los escollos hecha canción

Brotas libre y te dibujas en cada rincón,

Como una ola, avalancha o crecida

Imprescindible en este largo camino que desentrañamos.

Pinchos, brazadas, mortales, kilogramos,

No importa cuál sea la barrera o escollo,

Con esa fórmula de éxito, fusión de lo terrenal y lo divino,

Brindo yo por tu existencia y dicha,

Porque eres flor, latidos, sonrisa, entrega… y vino.

Las Morenas del Caribe, una de las mayores expresiones de la entrega femenina en el deporte.
Omara Durand (derecha) y Yunidis Castillo. Inclusión y la eternidad en el contexto paralímpico.

Comentarios

!!!No es nacionalismo barato ni chovinismo!!! En mi humildísima opinión Cuba es lo que es y será siempre por sus mujeres. Nuestras abuelas, madres, compañeras, amigas, hijas, son nuestro más grande y sagrado tesoro. En un 8 de marzo no cave todo el reconocimiento que se merece la mujer cubana la maga que hace todo posible. En el deporte solo mencionar al legendario equipo de voleibol y se puede resumir toda la gloria....!!!Felicidades infinitas a cualquier mujer cubana que lea este comentario!!!
carlos@uebse.geysel.une.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video