Mike Pence contradice a Trump sobre el 6 de enero y califica el plan para descertificar las elecciones de 2020 como ‘antiestadounidense’

Mike Pence contradice a Trump sobre el 6 de enero y califica el plan para descertificar las elecciones de 2020 como ‘antiestadounidense’
Por: 
Fecha de publicación: 
25 Junio 2021
0
Imagen principal: 

El exvicepresidente Mike Pence reprendió al expresidente Donald Trump el jueves por la noche por la cuestión de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Pence también dijo que «siempre estará orgulloso» de su papel en la afirmación de los resultados de las elecciones del 6 de enero luego de una revuelta mortal de partidarios de Trump en el Capitolio de Estados Unidos.

Los comentarios del exvicepresidente en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California, se centraron principalmente en diseñar una plataforma pro-Trump para una posible carrera propia de la Casa Blanca.

Pero Pence también ofreció una dura evaluación de las afirmaciones del expresidente, en los días y semanas previos al 6 de enero, sobre cambiar los resultados de las elecciones durante el recuento oficial de votos electorales en el Congreso.

«La Constitución no le otorga al vicepresidente autoridad para rechazar o devolver los votos electorales presentados al Congreso por los estados», dijo Pence, contradiciendo la afirmación de Trump en su mitin del 6 de enero de que su vicepresidente podría «hacer lo correcto» y rechazar la recuento de votos.

Sin mencionar a Trump por su nombre, Pence dijo que hay «aquellos en nuestro partido» que creen que «cualquier persona» podría elegir al presidente.

«La verdad es que casi no hay idea más antiestadounidense que la noción de que cualquier persona podría elegir al presidente estadounidense», dijo.

Trump sigue insistiendo en que se robaron las elecciones, y esta semana le dijo a un entrevistador que «nunca admitió la derrota» y que estaba «muy decepcionado de que (Pence) no las devolviera a las legislaturas».

Por el contrario, Pence reconoció la «decepción» de la derrota en 2020.

«Ahora, entiendo la decepción que muchos sienten por las últimas elecciones», dijo. «Me identifico. Yo estaba en la boleta electoral. Pero, ya sabes, hay más en juego que nuestro partido y nuestra fortuna política en este momento. Si perdemos la fe en la Constitución, no solo perderemos las elecciones: perderemos nuestro país».

Fue la única ruptura clara que Pence hizo del presidente al que sirvió con lealtad durante cuatro años, y cuyo manto le gustaría tomar para sí mismo en la carrera presidencial de 2024. Ese objetivo se complica por la posibilidad abierta de que Trump pueda postularse nuevamente y la culpa que los partidarios más leales de Trump le atribuyen a Pence no haber revocado las elecciones.

La tarea de Pence es distinguirse de Trump cuando sea necesario sin dejar de alinearse con los logros de la administración de Trump que son más populares entre la base republicana. Comenzó ese esfuerzo en un discurso en Carolina del Sur en abril, que fueron sus primeros comentarios públicos desde que dejó la vicepresidencia. Pence no es el único contendiente potencial para 2024 que navega alrededor del legado de Trump. Nikki Haley, quien criticó a Trump después del 6 de enero, se dirigió a los fieles del partido en Iowa el jueves por la noche, compartiendo repetidamente cálidas anécdotas sobre cómo había colaborado con él como embajadora en la ONU.

Si bien Pence había evitado en gran medida hablar sobre el 6 de enero en abril, sus comentarios el jueves por la noche intentaron abordar, aunque con delicadeza, las afirmaciones falsas hechas por Trump. Pero en todo lo demás, Pence parece estar estrechamente relacionado con Trump y un Partido Republicano hecho más a la imagen del 45° presidente.

A lo largo de su discurso de 45 minutos, el republicano de Indiana se identificó con la agenda de Trump en temas como inmigración, seguridad fronteriza, comercio, China y seguridad pública. Habló con orgullo de los logros de la «administración Trump-Pence» en el cargo, y pidió a los republicanos que fusionen sus «prioridades conservadoras tradicionales» con los «nuevos pilares» de la agenda de Trump.

También trató de reconciliar a Trump con Ronald Reagan, el expresidente republicano y conservador del movimiento a quien Pence le atribuye el haberlo persuadido de desertar del Partido Demócrata en su juventud.

«El presidente Donald Trump también es único», dijo Pence. «Él también interrumpió el statu quo. Desafió al establecimiento. Revitalizó nuestro movimiento y estableció un nuevo rumbo audaz para Estados Unidos en el siglo XXI. Y ahora, como entonces, no hay vuelta atrás».

En otra parte de sus comentarios, Pence dirigió muchas críticas a los demócratas, incluido el historial del presidente Joe Biden sobre inmigración y sus propuestas de gasto. Fue tras los «mitos de la izquierda», criticando la cultura de la cancelación y los esfuerzos por «desfinanciar a la policía». También buscó el uso de la teoría crítica de la raza en los planes de estudios escolares, un objetivo popular de los gobernadores y legisladores republicanos en todo el país.

«Nuestro partido debe garantizar que la teoría crítica de la raza sea expulsada de nuestras escuelas, nuestras fuerzas armadas y nuestras instituciones públicas», dijo Pence.

Pero además de criticar a los demócratas por «degradar» la fundación estadounidense, Pence ofreció una sutil advertencia a los republicanos para que siguieran siendo lo que él llamó la «última línea de defensa» de la Constitución.

«Debemos dejar en claro que el Partido Republicano siempre defenderá los principios en el corazón de nuestra república», dijo Pence, antes de pasar a la defensa de sus acciones el 6 de enero, al que calificó como un «día oscuro en la historia de el Capitolio de Estados Unidos».

 

 

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video