Félix: cumple con tu rol

Félix: cumple con tu rol
Fecha de publicación: 
22 Mayo 2021
1
Imagen principal: 

Quienes transitaron el miércoles último por la autopista nacional deben haberse asombrado cuando en su radio de visión apareció un viajero totalmente singular e inesperado: una jirafa.

Más bien, si nos ajustamos al enfoque de género quizás debiera escribir “un jirafo”, porque se trata de Félix, una jirafa macho, que fue trasladada desde el Zoológico de Ciego de Ávila al Parque Zoológico Nacional, en La Habana.

De seguro Félix no se imaginaba que iba a ser uno más en engrosar las estadísticas de las migraciones internas, pero motivos de fuerza mayor obligaron al movimiento: ayudar a multiplicar la especie.

 


Los preparativos del complicado traslado. Fotos tomadas del Facebook de Ariel González Moleiro

Se trata de la única jirafa macho que existe en Cuba y era necesario el desplazamiento para intentar el apareamiento con alguna de las cinco hembras de su especie, repartidas en las 42 hectáreas de esa pradera del zoo habanero, donde, además, estará casi como en su medio natural, coexistiendo con más de 300 ejemplares de 16 especies.

Lo acontecido el miércoles último, recogido por algunos medios de la prensa nacional y provincial, no solo fue un acontecimiento raro sino trascendental.

Según declaró en exclusiva a Cubasí el Director del Complejo Parque Zoológico Ciego de Ávila, Ariel González Moleiro, puede considerarse “el traslado de mayor envergadura de especies exóticas ocurrido en la historia de los zoológicos en Cuba”.

 

Un pasajero VIP

El viaje dio inicio a las 3:00 de la tarde y concluyó a las 6:00 de la mañana del siguiente día. Se eligió precisamente ese horario para que el ejemplar no fuera castigado por el sol la mayor parte del complicado trayecto .

Así explicó a este portal González Moleiro, quien precisó que, además y por suerte, el día estaba nublado; una pena que de tan nublado a Félix le sorprendiera un aguacero durante el viaje.

 


El Director del Complejo Parque Zoológico Ciego de Ávila, Ariel González Moleiro. Foto: captura de Youtube

Chaparrón aparte, el traslado fue muy exitoso. En realidad, muchos expertos se involucraron en el mismo para proteger de la más mínima contingencia al valioso Félix.

Tanto fue el cuidado, que ante el paso de cada puente techado o cuando debían circular por debajo de cables del tendido eléctrico o telefónico, se detenían para comprobar alturas, que ya habían sido estudiadas previamente. El esbelto cuello del pasajero VIP así lo exigía.

 


Foto: tomada de Facebook

En realidad, no era la primera vez que Félix hacía ese viaje, pero el anterior no tuvo, ni por asomo, las complejidades de este.

Cuando tenía cuatro años y unos 300 kilogramos de peso -apena un "muchachito"- viajó del zoológico capitalino al de Ciego. Ahora, 11 años después, repitió el trayecto en sentido inverso siendo ya un adulto joven y con el respetable peso de 800 kilogramos, repartidos en una estatura de casi 5 metros, nada comparable a la que tenía cuando pisó tierra avileña.

 


Un último bocado antes de la partida, aunque para el viaje le llevaron merienda. Foto: tomada del Facebook de Ariel González Moleiro

En sus marcas, listos…

Desde su arribo al Parque Zoológico Nacional al amanecer del jueves 20 -explicó González Moleiro a CubaSí-, Félix había permanecido en una nave, bajo la estricta atención de veterinarios, zoologistas y otros conocedores.

Al comprobar que había rebasado exitoso el período de adaptación y no quedaban rastros del lógico estrés del viaje en el recién llegado, en la tarde del viernes le abrieron las compuertas para dejarlo disfrutar libremente y relacionarse con sus congéneres.

 


Félix  durante su adaptación en el Parque Zoológico Nacional de La Habana. Foto: cortesía de Ariel González Moleiro

 

 Durante los 11 años que permaneció en Ciego, nunca se había relacionado con otra jirafa, así que debe sentirse muy feliz y complacido, comenta el director del zoo avileño y aclara que Felix, convertido hoy en valioso semental, nunca se ha apareado.

No obstante, el especialista confía en que no existan dificultades para ello. De hecho, cuenta, ya se le ha visto “sospechosamente” cerca de dos jirafas que están en celo.

Tanto cariño y responsabilidad por la jirafa se percibe en el decir de González Moleiro que le pregunto qué mensaje mandaría a Félix si su destinatario pudiera entenderlo.

No lo duda, y entre sonrisas me dicta:

 

Félix:

Irás adaptándote. Sé que llevas 11 años sin ver una jirafa, ni siquiera por la televisión o por Internet, pero cumple con tu rol, que el país lo necesita.

Ten por seguro que iremos a verte cuando esta pandemia se acabe.

 

 


Si Félix, agradecido por tantas atenciones, hubiera podido, le hubiera enviado en respuesta al director del zoo avileño este selfie. Foto: captura de Youtube

 

 

 

Comentarios

Que artículo mas refrescante, a estas horas Felix debe estar a sus anchas dsfrutando al aire libre y listo para la tarea jjjj.
felicitavp@infomed.sld.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video