Contigo en la distancia

Solapas principales

Contigo en la distancia
Fecha de publicación: 
8 Septiembre 2020
0
Imagen principal: 

Foto: Raúl San Miguel

«No existe un momento del día
en que pueda apartarme de ti.
El mundo parece distinto
cuando no estás junto a mí».

Así da inicio el famosísimo bolero del cantautor cubano César Portillo de la Luz, y desde que lo compusiera en 1946, sigue arrancando suspiros a muchas generaciones.

Voces tan universales como las de Andrea Bocelli, Luis Miguel, Plácido Domingo, Pedro Infante, Lucho Gatica, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Christina Aguilera, Caetano Veloso, José José y muchos otros lo han interpretado poniéndole su dosis de inspiración personal.

Hasta este punto todo marcha de la mano de la poesía y el amor. La cuestión se complica cuando algunos quieren poner en práctica la letra del hermoso bolero también en las colas. 

Trascendiendo el amor de pareja, permanecen haciendo fila sin apartarse, estando muy junto a los otros, parece que para que el mundo no les parezca distinto.

La paradoja es que el mundo se les puede volver lamentablemente distinto, si resultan contagiados con el nuevo coronavirus o si, estando infectados sin saberlo, contagian a otros.

Y para evitar que así ocurra, a partir del 7 de septiembre se aplican en La Habana multas de dos mil pesos por no guardar en las colas el distanciamiento de, por lo menos, un metro entre personas.

Esa decisión forma parte de las medidas restrictivas adoptadas por el Consejo de Defensa Provincial para frenar el contagio, y fue dada a conocer justo ese lunes.

Orestes Llanes, coordinador de Fiscalización, Control e Higiene del gobierno en la capital, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que el incremento de casos positivos y su dispersión obligan a arreciar los controles, la prevención, y en el escenario de las colas esta medida se añade al combate contra coleros y revendedores.

Está dicho: un metro de distancia entre personas en la cola o multa de 2 000 pesos. Abundaron las explicaciones, los argumentos, la persuasión; hay que dar paso ahora a la sanción para acabar de librarnos de esta pesadilla.

Entonces, a partir de ahora, habrá sobre todo que entonar y poner en práctica la última estrofa del famoso bolero de Portillo de la Luz, suprimiéndole el «amada mía», si se quiere, pero sin olvidar el tercer verso: 

«Más allá de tus labios,
del sol y las estrellas,
contigo en la distancia,
amada mía, estoy».

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video