Liga del Diamante: Estocolmo y la conjugación de los astros a favor de los cubanos

Solapas principales

Liga del Diamante: Estocolmo y la conjugación de los astros a favor de los cubanos
Fecha de publicación: 
30 Mayo 2019
0
Imagen principal: 

Hay en Estocolmo cierta alineación de los dioses del atletismo con los astros, Niké y cualquier otra fuente externa de energía que indiscutiblemente favorece a los cubanos.

Este jueves la órbita de nuestras discóbolas se apropió del mitin Bauhaus Galan, pues hicieron el uno-dos con respectivos disparos de 65.10 y 65.09 metros.

Una mirada profunda a sus secuencias arroja que la villaclareña Denia cometió tres fouls en los intentos uno, cuatro y cinco, concretando disparos de 65.10-65.09 y 61.27 en los restantes. Cabe señalar que, en su caso, inició la preparación con casi un mes de retraso y aún no se encuentra del todo con su técnica de envío y coordinación del giro.

Por su parte Yaimé concretó todos sus intentos válidos, muestra de que técnicamente atraviesa por un momento de maestría y autoconfianza elevada en su secuencia de disparo (64.36-61.77-64.51-65.09-63.08-63.12).

El bronce en esta prueba correspondió a la china Chen Yang (64.25), y en el plano de lo sorpresivo puede colocarse el quinto escaño de la fenomenal croata Sandra Perkovic (63.71), materializado en su último intento y además con cuatro disparos no válidos en este comienzo gris, totalmente discordante con su palmarés acostumbrado que incluso pasa por poseer el récord para el mitin (68.77 en agosto de 2012).

La estadounidense Valarie Allman (63.45), y la brasileña Andresa de Morais (61.86), posibles rivales directas de las nuestras en Lima, anclaron sexta y séptima, por ese orden.

De esa forma Denia (68.46) y Yaimé (67.78) ratificaron su condición de líder y sublíder en la actual campaña, y en esas mismas posiciones aparecen en la carrera por la gema.

La felicidad antillana se redondeó con el inicio plateado del saltador de longitud Juan Miguel Echevarría (8.12 metros). Fue calibrando de menos a más y tras un estirón inicial de 7.94, y un cuarto salto de 7.95, haciendo valer su competitividad extrema cerró con los mencionados 8.12. Es válido acotar que el agramontino se reestrena, luego de su lesión en la Copa Cuba, cuando devoró 8.92 metros con viento favorable de 3.1 m/s. El camagüeyano igualmente había iniciado la campaña sobre pista cubierta con un segundo escaño, pero luego logró redimirse en sus dos siguientes confrontaciones.

El verdugo en esta oportunidad fue igualmente el sueco Thobias Montler (7.97-8.22-8.14-X-8.13-X). Cualquiera de sus tres intentos superiores a los ocho metros le hubiese bastado para llevarse el gato al agua.

El rendimiento de Juan Miguel lo coloca de a lleno en la pugna por el diamante, comandada por el jamaicano Tajay Gayle (12 ptos y quinto ahora con 8.05). El propio Montler le secunda (ocho unidades) y hay un pelotón de tres saltamontes con siete, incluido nuestro representante. El bronce en el tanque sueco correspondió al curtido estadounidense Jeff Henderson (8.09).

De hecho, Juan Miguel se coronó en esta propia sede en 2018 con impresionantes 8.83 metros, tanto que tuvieron que realizarle una pequeña extensión al tanque de saltos “por si las moscas”. Ese registro no fue homologado por tener ligero viento favorable de 2.1m/s.

Henderson (8.38) encabeza el ranking anual, escoltado por el sudafricano Luvo Manyonga (8.35). Por Cuba Maykel Massó (8.22), y Juan Miguel con sus 8.12 aparecen en los escaños cuatro y 18.

Otro sueco no dio chance a sus rivales en el disco masculino. El encumbrado Daniel Stahl (69.57) puso a volar el implemento y le sacó 61 centímetros al peligroso jamaicano Fedrick Dacres (68.96).

En otros resultados de relieve el estadounidense Michael Norman (44.53 segundos) comandó una legión de cuatro sprinters de su país en los 400 metros; su coterráneo Sam Kendricks (5.72) reinó en la pértiga; lo mismo que Kendra Harrison (12.52 segundos en los 100 c/v); y Ajee Wilson (2:00.87) en la doble vuelta al óvalo, esta última prueba de sumo interés para Rose Mary Almanza, en el orden de calibrar a sus oponentes más cruentas.

El canadiense Aaron Brown (20.06) fue el más veloz en el doble hectómetro; mientras la keniana Agnes Jebet Tirop (14:50.82) superó a todas en los 5 000 metros. Atrápenme si pueden. Ceñida a esa filosofía devoró los 200 metros la británica Dina Asher-Smith. Sus 22.16 segundos se erigen como crono líder del año.

Al caer el telón de estas líneas restaban los eventos de 1 500 planos y 400 metros c/v. El primer segmento quedó en poder del keniano Thimothy Cheruiyot (3:35.79 minutos); mientras en la segunda se impuso el noruego Karsten Warholm, con respetabilísimos 47.85 segundos, único incluso por debajo de los 49 en la carrera.

Hurgando en la historia tenemos que Yaimé además, desbancó a Perkovic en el propio escenario en 2017, al enviar el implemento hasta 67.92.

En esa cuerda de coronaciones la pertiguista Yarisley Silva se adueñó de las alturas con salto de 4.81 metros en la edición de 2015; e igualmente brilló con 4.70 en el 2012. Definitivamente Niké y los demás Dioses del campo y pista se posan sobre los hombros y bendicen a los atletas cubanos cuando desembarcan sus pinchos en Estocolmo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video