Lima 2019: Complejidad de touchés y objetividad como coraza

Lima 2019: Complejidad de touchés y objetividad como coraza
Fecha de publicación: 
22 Mayo 2019
0
Imagen principal: 

De vuelta a las disciplinas de rankings, analizaremos las posibilidades de la esgrima, partiendo del rendimiento patentado por nuestros espadistas en la Copa del Mundo de París, Francia, donde se ubicaron en el puesto 30 entre 41 naciones, al imponerse en la ronda de 64 sobre Argelia, por 45-27 toques, y ceder en su match siguiente 45-24 frente a la potente Rusia, líder del listado del orbe (376).

Competir, competir y competir. Es una filosofía que siempre aporta dividendos. No solo por acumular experiencia en cada nueva confrontación, sino por el hecho de que, ciertamente el fogueo constituye un eslabón esencial en los programas de entrenamiento y desarrollo de deportistas.

Máxime en disciplinas como el judo, el taekwondo, la esgrima, en las cuales las posibles ubicaciones en los rankings pasan o dependen de los rendimientos y puntos acumulados en competiciones de cierto nivel. Incluso, hasta las clasificaciones y sorteos se supeditan a ese posicionamiento en los escalafones.

Poco más de 60 días restan para que se descorran los Juegos Panamericanos de Lima, el principal compromiso competitivo del deporte cubano en este 2019 y cita a la cual se espera concurran 6 680 atletas de 41 países, que pugnarán en 39 deportes.

Cuba aspira redondear una delegación cercana a los 470-480 efectivos, pero la ausencia de inicio en 93 pruebas demandará de niveles de eficiencia bien elevados, en aras de superar la foja de preseas (36-27-34) de hace cuatro años en Toronto, cuando culminamos en la cuarta posición del medallero y no alcanzamos el centenar de preseas.

De cara a Lima, el escenario competitivo variará considerablemente, por el hecho esencial de que los peruanos en su condición de sede, no se antojarán un rival de sumo cuidado. Canadá y Brasil no deben mostrar la contundencia de Toronto, además de que muy probablemente asistirán con delegaciones menos numerosas y contundentes.

De cualquier manera, la fórmula para los antillanos será salir a ganar cada confrontación sin preocuparse en demasía por lo que puedan rendir sus adversarios directos.

De vuelta a las disciplinas de rankings analizaremos las posibilidades de la esgrima, partiendo del rendimiento patentado por nuestros espadistas en la Copa del Mundo de París, Francia. Allí se ubicaron en el puesto 30 entre 41 naciones luego de imponerse en la ronda de 64 a su similar de Argelia, por 45-27 toques, y ceder en su match siguiente 45-24 frente a la potente Rusia, líder del listado del orbe (376), ocupante del lugar nueve en una justa con Suiza, Francia e Italia en rol de agraciados medallistas.

El horizonte en individuales fue aún más gris. Yunior Reytor quedó en el lugar 102, Reynier Henríquez en el 105; y Luis Enrique Patterson en el 145 entre 373 espadachines. Ninguno logró poner su acero más allá de preliminares. En los primeros días de mayo, en el Grand Prix de Cali, Colombia, Reynier no pasó de discreto lugar 51, y Reytor del 71.

Y no es secreto en lo absoluto que los elencos de espada en uno y otro sexo son los de mayor empuje dentro de nuestra selección nacional de la disciplina. Han podido desempeñarse en algunos horizontes competitivos de rigor, que si bien no suficientes, han contribuido a elevar su aval y capacidad de respuesta técnico-táctica ante determinadas situaciones de combate.

Desde Río de Janeiro 2007 cuando justamente el elenco de espada varonil, la sablista Maylin Vargas y el equipo de esa modalidad se coronaron, Cuba no ha podido acariciar un vellocino dorado, al punto de que, en la nación de la hoja de Maple en su bandera, únicamente los varones espadistas escalaron al podio de premiaciones, agenciándose bronce.

Una mirada a los escalafones arroja que a este lado del Atlántico Estados Unidos (234) es la mejor ubicada por colectivos con su séptimo peldaño. Venezuela (176) recala en el 12, mientras igualmente nos superan en posición Argentina (88-21), Colombia (84-23), Brasil (60-27), Canadá (60-28), y Chile (57-29). Aparecemos en el escalón 32 con 48 unidades, pero ese medidor no es 100% veraz.

Le hemos hecho hincar la rodilla a casi la totalidad de esas escuadras en los últimos duelos particulares, pero no se puede descartar su calidad y mayor kilometraje respecto a los nuestros.

El panorama en el femenino es aún más cruento, pues las estadounidenses regentean el ranking (344). Acá Canadá (132-15) y Brasil (78-20) le escoltan en la distancia, y nuestras chicas aparecen a continuación (62-23), abrazadas con las morochas. Justamente en ese pictograma debe hallarse la discusión de metales, con mayores opciones en cada caso en los torneos por equipos que en individuales.

Florete: Esta arma tiene a estadounidenses (352-3ras) y canadienses (221-7mas) en calidad de vanguardistas entre féminas. Brasil (126-15) es otro hueso duro en la actualidad, sobre la base de su crecimiento competitivo y presencia estable en varias Copas del Mundo y Grand Prix. En un segundo nivel cualitativo encontramos a Chile (50-24), Argentina (44-27), Colombia (36-29), México (32-30), y las nuestras (30-31).

Los hombres tendrán que asestar touchés contracorriente pues los de las barras y las estrellas (412-líderes) parecen imbatibles, comandados por el temible y temperamental zurdo pelirrojo Race Imboden (184-2do), y el diestro Derek Meinhardt (138-6to), dentro del top ten individual.

Por debajo de ellos se sitúan auriverdes (150-14), canadienses (133-16), chilenos (58-24), además de Puerto Rico (36-31), albicelestes (32-33) y México (30-34). En tanto los de la Mayor de las Antillas están en la posición 38 avalados por 25 rayas.

Sable: Tampoco varía mucho el panorama en el sable. Partiendo de la idea del escasísimo volumen de asaltos de nivel superior que poseen nuestros esgrimistas era de esperarse una realidad como esta.

La armada femenil (25-35) dista considerablemente del nivel de las punteras del continente como Estados Unidos (264-4tas), Canadá (139-13), y Venezuela (107-15), por solo citar las tres mejor posicionadas.

Los varones, inmersos además en un proceso de cambio generacional, deberán sobreponerse considerablemente a la inexperiencia, el factor presión y su ubicación en el lugar (36-30 ptos), si de sortear oponentes se trata. Muros de la tala de Estados Unidos (217-8vo), Canadá (165-13), Colombia (100-18), y Argentina (80-20) fundamentalmente.

Hablamos de mayores opciones en los eventos de conjunto porque allí aunando esfuerzos es más probable que los nuestros se crezcan y adapten mejor en materia de planteamiento táctico a las características de los contrarios o moldear su desempeño en consonancia a cómo lo exija la lid. Individualmente el camino será mucho más escabroso para ellos, pesará más la carencia de roce y el número de obstáculos será aún mayor.

Efectividad, estocadas certeras, ambiciones que pasan por superar el único bronce ensartado hace cuatro años en Toronto… variables todas que, al igual que los astros, deberán alinearse en pos de un resultado decoroso de la esgrima en tierras del Cuzco.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video