Atronador golpe a la democracia en Quebec

Atronador golpe a la democracia en Quebec
Fecha de publicación: 
24 Mayo 2012
0

Hace algunos meses que gran parte del mundo sigue crispado la brutal represión desatada en Québec contra jóvenes que se oponen pacíficamente a su gobierno.

Quebec es la mayor provincia de Canadá, con unos ocho millones de habitantes, el francés como idioma oficial y desde el punto de vista cultural “una nación dentro de Canadá”.

El peso fundamental de la actual lucha recayó sobre los universitarios, comenzó hace algo más de 100 días y durante ese período se les unieron trabajadores y otros sectores populares.

La situación detonó cuando el primer ministro de esa provincia, Jean Charest, anunció su intención de aumentar en un 7 por ciento durante los próximos cinco años el precio de las matriculas universitarias, lo que las elevaría a unos 3 800 dólares.

Impresionantes manifestaciones, poco usuales en Canadá, expresaron el contundente rechazo a tal propósito, encabezadas por líderes juveniles y representantes de distintas organizaciones sociales.

Este miércoles en las ciudades de Québec y Montreal, fueron arrestados, 518 manifestantes en la primera y unos 170 en la segunda, acusados por la policía de transgredir una reciente ley que prohíbe esas demostraciones.

Los estudiantes han ido asumiendo como suyos los reclamos en defensa se la salud y se han unido al generalizado enfrentamiento contra los planes de ajuste neoliberal de Charest.

Eso ayuda a explicar mejor que en las manifestaciones de marzo y abril últimos sus participantes llegaran a 200 000 y 300 000 personas respectivamente.

Observadores valoran al actual movimiento de paro estudiantil como “el mayor en la historia de Canadá”, actualmente con 170 000 enrolados, de los cuales casi la mitad declara estar en huelga hasta la victoria.

El primer ministro Charest  reiteró un incremento al precio de la matricula universitaria, pero acompañado por un mayor acceso a becas y por préstamos a  los alumnos, maquinación rechazada o acogida fríamente por sus destinatarios.

De ahí que se haya intensificado la represión desplegada en Québec y otras ciudades durante los últimos tiempos, con una brutalidad tal que ha llamado la atención en este y otros continentes.

Distintos noticieros de televisión han circulado imágenes de muchachas tiradas sobre el pavimento victimas del gas pimienta y lacrimógeno, con un gesto de dolor, el pelo revuelto y la bota de un uniformado sobre el cuello.

Fue en ese contexto que el pasado viernes el gobierno de Québec prohibió la presencia de personas a menos de 50 metros de las universidades y exigió obtener permiso con ocho horas de anticipo para hacer cualquier demostración, con la amenaza de fuertes multas a los incumplidores.

Un editorialista del diario La Presse, que favorece aumentar el precio de las matriculas, dijo el martes:  “ya no se manifiestan contra el alza de las colegiaturas. Manifiestan por la libertad de expresión. Manifiestan por el derecho a manifestar.”

El pasado 12 de abril, Andrew MacDougall, director de Comunicaciones del primer ministro de Canadá, Stephen Harper,  dijo en conferencia de prensa realizada en Bogotá que se oponen a la asistencia de Cuba a la Cumbre de las Américas porque no es un país democrático.

Antes, de los 34 gobiernos participantes en la VI Cumbre, 32 estuvieron de acuerdo en invitar a Cuba a la próxima incluso el anfitrión de la cita, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que era la última sin la presencia de La Habana.

Pero McDougall reiteró: “la solución es hacer a Cuba democrática”, ¿acaso al estilo de lo mostrado ahora al mundo en Quebec?

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video