Deuda con Corales entregados

Solapas principales

Deuda con Corales entregados
Fecha de publicación: 
7 Enero 2017
0
Imagen principal: 

Conocí a Eduardo del Llano Rodríguez mucho antes de que publicara una nota sobre su grupo Nos y otros, acabado de nacer, en la sección La última de El caimán Barbudo. Estábamos en los años ochenta y no me escandalicé cuando leí una suerte de monólogo sobre Carlos Marx que él escribió.

Él y sus compañeros eran irreverentes. A Eduardito, así le decían en la escuela Ñico Lopez, donde su padre era un destacado profesor, lo vi en 1979 cuando una “vara de tumbar cocos” era más gorda que él y usaba unos espejuelos  típicos de los clichés de  “niños abelarditos”.

Eduardo, hoy padre de varios niños, profesor universitario, ganador de premios literarios, guionista de cine, sigue siendo totalmente irreverente. Él cree que esa es la causa por lo que la prensa lo hinca, o lo ignora.
Pensé que eran pensamientos de un neurótico, hasta que alguien me hizo llegar un correo, a razón de mi texto Deudas de corales, (http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/59036-deudas-de-corales)  publicado en Cubasí.

Mi otro amigo, Eduardo también lo es, me escribió “Y mencionar, por ejemplo, que del Llano ha ganado tres Corales en los últimos cinco años, y por si fuera poco en tres categorías diferentes: Mejor guión (por La película de Ana) en 2012; Mejor corto o mediometraje (por Casting) en 2013; y Mejor guión inédito (por The real thing) en 2016. No creo que haya mucha gente que pueda decir algo así, y desde mi punto de vista eso es noticia aquí y en Finlandia”.  
Tiene total razón: si no es un récord, es un buen average porque Fernando Perez, uno de los cineastas que acapara más corales, en cinco años no ha ganado tres.

De ahí que decidiera realizar esta nota de desagravio a nombre de todos mis colegas, en los que se incluye, el propio Eduardo, que le guste o no forma parte de la prensa.

Como guionista, este andarín (ya no flaco)  tiene: Alicia en el pueblo de maravillas de Daniel Díaz Torres (Coguionista, 1991), Kleines Tropicana de Daniel Díaz Torres (Coguionista, 1997), La vida es silbar de Fernando Pérez (Coguionista, 1998), Hacerse el sueco de Daniel Díaz Torres (Coguionista, 2000), ¿Dalí Salvador? de Fernando Timossi (Coguionista, 2001), Perfecto amor equivocado de Gerardo Chijona (Coguionista, 2004), Madrigal, de Fernando Pérez (Coguionista, 2006), Óscar, Una pasión surrealista de Lucas Fernández (Coguionista, 2008), y  La película de Ana de Daniel Díaz Torres (Coguionista, 2012).

En tanto director y guionista  ha hecho los cortometrajes  de ficción   Monte Rouge ( 2004), High Tech (2005), Photoshop ( 2006), Homo Sapiens (2006), Intermezzo (2008), Brainstorm (2009),Pas de Quatre (2009),Cubanos en primer plano: Sidra Casanova ( 2009), Aché (2010), Pravda  (2010), Exit  (2011),Democrac (2011), No somos nada (2014) y  Arte (2015).

Los documentales  Peña (2012)  y  GNYO (2009), más los largometrajes de ficción  Vinci (2011) y  Omega 3 (2014), son parte de  su amplia producción cinematográfica.

La carrera de escritor édito la empezó del Llano con Los doce apóstatas (1994), Nostalgia de la babosa (1993, (poesía), El elefantico verde (literatura infantil, 1993), Criminales (cuentos, 1994), Obstáculo, (1997), Los viajes de Nicanor (cuentos, 2000), Tres, (2002), Sex Machine (2009), Cuarentena (2012) y  Omega 3 (2016).

Nacido en Moscú en 1962, este hombre del cine, las letras y el teatro acumula varios premios literarios de la Editora Abril, La Habana 1988 y 1992; Calendario de la AHS, La Habana, 1997; Italo Calvino, 1996;  Calendario de la AHS, La Habana, 1997 y Cuento de la Revista Revolución y Cultura 1998.

En cine, además de los tres corales pegaditos (origen de estas líneas)  del Llano ha ganado (al margen de lo conseguido por los filmes) Guión premiado en el Sundance Institute en enero de 1998, por La vida es silbar (Fernando Pérez); Premios a mejor edición y sonido en el Festival Cineplaza 2005 por High Tech; Mejor Guión en el Festival Internacional de Cine Latino Los Ángeles 2007, por Madrigal (Fernando Perez); Premio de Mejor Guión en el Festival de Cine Latino de París 2008 por  Óscar: una pasión surrealista, ( Lucas Fernández) y Premio Especial del Jurado de la Prensa Extranjera y Mención Especial del Jurado de Ficción por la mejor dirección de actores y mejor guión en el VII Festival Internacional de Cine Pobre, Gibara, Cuba, 2009; Seleccionado por la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica como el mejor cortometraje del año 2009; Mejor cortometraje en el X Festival de Cine de Lebu, Chile, 2010 y Mención honrosa por diálogos y dirección de actores en el VIII Festival de Cine Digital, Viña del Mar, Chile 2010, por Brainstorm.

Y hasta aquí: saldé mi  culpa, y buscando información descubrí  que Eduardo del Llano Rodríguez  es uno de los integrantes de su generación con una producción artística más prolífica  y que ha merecido no pocos premios, me quedé a la mitad en la relatoría. Quien lo dude, búsquelo, encontrará esa obra fértil y también irreverente, como cuando fundó Nos y otros, y me enseñó aquel texto sobre Marx. Aún no sé si lo hizo para buscar la polémica, pero estaba tan bien escrito y con una propuesta raigalmente humorística, que  mi Marx de resucitar habría soltado la carcajada, entonces, en los 80, cuando a él lo habían convertido en un  busto de bronce y  yo intentaba echarlo a andar con textos  (también irreverentes).

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video