Llegada de Enzo en conteo regresivo… ¡con Wifi en el Malecón!

Solapas principales

Llegada de Enzo en conteo regresivo… ¡con Wifi en el Malecón!
Fecha de publicación: 
25 Septiembre 2016
0
Imagen principal: 

El año 2016 marcará mi vida como ningún otro. Lo confieso, con el paso de los días, desde marzo último, cuando Made y yo conocimos de su embarazo, la ansiedad por la llegada de nuestro pequeño Enzo Samuel aumenta. Miles de interrogantes nos hemos hecho y a estas alturas, cuando prácticamente podemos decir que estamos en conteo regresivo, otras tantas nos circundan.

He cursado, de forma empírica, una maestría en nutrición, un postgrado sobre obstetricia, me gradué con calificaciones impresionantes en el curso de farmacólogo, especialmente en mi rol de lord inglés con cada medicación orientada a mi compañera fiel. Me he vestido de dietista, estoy apto para competir en los Lucas y ser nominado al mejor video del año con Memorias de ultrasonidos, me he despertado en la madrugada al más mínimo movimiento de Made, velado por su calzado, el de mayor confort para soportar el peso creciente de Encito y evitar la inflamación cuasi natural a estas alturas de nuestro campeonato de nueve meses.

Tengo más millas de viaje acumuladas que el mismísimo Julio Verne, entre Mulgoba-Miramar-Alamar, circuito único, y hasta placentero. Han desbordado de brillo mis ojos con cada presente, cada nueva prenda, juguete o accesorio para mi benjamín.

He aumentado, por fuerza mayor, mis conocimientos y aplicaciones prácticas de albañilería, plomería, pintor de brocha gorda y estibador A, labores en las que se me ha agotado la paciencia, he invocado a “Los Chapuceros” y he desterrado todo vestigio de inconformidad al colocarle luego la mano a Made en su pancita o coronar mis labores con un beso a mi pequeño, vientre mediante.

Por esta fecha, aunque parezca raro, miro como un perfecto ventilador ciclón de 360 grados de giro, a cada infante que se cruza en mi cotidianeidad, hablo con otra dosis de sensibilidad, todo cálculo y cuenta tienen un denominador común…

malecon2

Enzo me embarga, por si no bastara me veo paseándolo por la ciudad, incitándolo a que comparta conmigo un Memorial Barrientos de atletismo, un cartel de la Serie Mundial de Boxeo, un partido del Barca, otro de la Liga Superior de Baloncesto, un buen concierto u obra de teatro más adelante… Pienso y repaso, no sin cierta dosis de preocupación, sobre si estaré apto para darle la mejor educación, para que herede con fidelidad mis conceptos, para que coloque a la familia y los amigos, esos entrañables y verdaderos, a la vanguardia permanente de sus prioridades…
Y por qué no, también lo convidaré a dar una vuelta por el Malecón, para contarle la historia, parafraseando la popular serie televisiva, de cómo conquisté a su madre. Todo eso, sin pecar de transgresor o impositivo, pues la personalidad y autonomía de carácter y criterio se comienza a formar desde la cuna.

Claro, que respecto a las cruzadas ʻmaleconerasʼ tendremos que tomar providencias extras, porque con Wifi en el litoral… ¡Imagínense!

MALECÓN A FLOR DE PIEL

A Enzo le diré que si hubiese juzgado por el primer encuentro de Made y mío en el Malecón, no hubiese insistido en cortejarla. Ese día corrimos, huyéndole a San Pedro, que nos envió la copia más cercana al Diluvio universal, como si del fenómeno del Niño en los 90 del pasado siglo se tratase. Por suerte, hallé un aliado en una barra Alpino de chocolate Nestlé, y en el banco ubicado frente al Café TV del Focsa. Cinco sesiones de Malecón previas encaré, intentando descorrer la coraza de duda que recubría a Made… hasta que en el enésimo acto cayó la princesa.

De vuelta al Malecón, o sin salirnos de su hipnótica franja, con la mirada perdida en el mar, la noticia ha invadido La Habana y toda Cuba. Serán alrededor de ocho kilómetros, desde las intersecciones de Malecón y Prado, hasta la boca del túnel que conduce a 5ta Avenida, los que ETECSA pretende proveer de servicio wifi presumiblemente para el mes de diciembre.

alt

Eudes Monier, jefe de Mercadotecnia y Comunicación de ETECSA para la capital, precisó a la agencia Cubana de Noticias que, si bien esperan estar operando para diciembre, esto dependerá del montaje de los equipos en una extensión tan larga a darle cobertura, por demás a menudo sometida a las inclemencias del tiempo, especialmente en nuestro breve y agradable invierno, época en la que las olas rebasan el famoso muro.

De cualquier manera, la dimensión de los posibles usos del afamado paseo costero se ampliará considerablemente. Será cotidiano ver, además de los centenares de personas que van a disfrutar de la relajante brisa marina, de una plática o momento para compartir entre amigos, de su válvula de escape de fin de semana ante la imposibilidad de costear alguna otra opción de recreación, de hombres vestidos de Ernest Heminway caña de pescar en mano, de trovadores por placer o necesidad, de mariachis por cuenta propia, o de atletas fieles a la teoría de la conservación a través de trotes y caminatas con el paisaje y Poseidón de aliados, a otros cientos imbuidos en una conversación con familiares, acortando distancias, desafiando el Atlántico o el Estrecho de la Florida, sonriendo de frente a sus celulares, profiriendo conjuros al Imo y ETECSA ante la pérdida de la señal, poniendo a prueba su paciencia ante la inverosímil velocidad de conexión…

El Malecón cambiará, de eso no tengo la menor duda. He sido testigo, debido a mi perenne enamoramiento de su atuendo de concreto, salitre, susurro de olas rompiendo y crepúsculos naranjas, de cada una de las imágenes descritas.

Con la llegada del nuevo servicio, se congestionará esa franja de litoral, incluso, aquella zona en la que el muro es más alto, el pictograma menos acogedor, entiéndase la parte comprendida entre la Embajada de Estados Unidos y la avenida de los Presidentes.

alt

Habrá segmentos en los que incluso, dada la calidad e intensidad de la señal Wifi, se congestionarán los espacios.
No por ello renunciaremos Enzo, Made y yo a varios atardeceres, a historias de padres e hijos, a enseñanzas sobre la vida…

Hora de aterrizar. Cuba dispone actualmente de 1.006 puntos públicos de navegación por internet, incluidas 200 zonas wifi de conexión inalámbrica, las cuales registran un total de 250.000 usuarios diariamente. De acuerdo con cifras oficiales, en 2016 se han instalado unos 135 puntos wifi, que se suman a los 65 que existían desde el año pasado. Estas zonas internet inalámbrica funcionan desde julio de 2015, ubicadas principalmente en plazas y parques de todo el país.

Eso sí, pese al creciente consumo de dicho servicio, persisten algunas molestias e insatisfacciones entre los usuarios, como las  adversas condiciones de estas áreas al aire libre y la insuficiente oferta de cupones de recarga. Confiemos en que, con la expansión del Wifi por el litoral habanero, se tomen providencias para elevar la calidad y el confort de las prestaciones, además de proveer sus inmediaciones de otros aseguramientos necesarios. Tal y como yo las tomaré con mi pequeño Enzo, o como las tomara Fara María: No se bañe en el Malecón, ¿por qué? Porque en el agua hay un tiburón… y Wifi también.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video