Cuatro menos: un retrato comprometido de un país

Cuatro menos: un retrato comprometido de un país
Fecha de publicación: 
25 Octubre 2011
1

Cuatro menos habla sin pelos en la lengua de una Cuba perfectamente reconocible: la que vivimos, llena de contradicciones más o menos ideales, más o menos concretas… Una Cuba que se “explica” en discusiones íntimas, en la casa o en la esquina, una Cuba que, a estas alturas, no ha alcanzado un reflejo contundente en sus medios de comunicación.

Amado del Pino ha escrito un texto que pudiera parecer “fuerte”, incluso “provocador”, pero que en realidad demuestra un compromiso decidido con un momento, con una sociedad que cada día debe mirarse más a fondo, sin prejuicios y con rigor. Pero sin perder nunca la garantía de la concordia.

cuatro-03

Porque Cuatro menos apuesta, al final, por eso: por hablar de todo, discutir de todo, quizás no estar de acuerdo en casi nada… pero no dejar de querernos, de sentirnos familia, de conservar la unidad. La búsqueda de la verdad —asumiendo que podamos encontrar una definitiva— no debe violentar el respeto.

El texto, más que ensayo, es una crónica sensible, ecuánime y equilibrada de grandes conflictos universales, bien contextualizados en la Cuba contemporánea: la separación física de la familia, por la emigración, por las diferencias; el apego a una idea esencial, aún cuando pareciera que la propia lógica la niega; los prejuicios y la capacidad de superarlos…

Del Pino ha logrado otorgar voz a personajes con desencuentros evidentes: todos defienden sus puntos de vista con fuerza y convencimiento, con argumentos atendibles… hasta el punto de que a uno no le queda más remedio que aceptar de que no hay “una” verdad. O quizás la haya, pero no estamos capacitados para alcanzarla plenamente.

cuatro-05

La puesta de Alejandro Palomino para Vital-Teatro parece fidelísima al texto, lo ha puesto en primer lugar, por encima de la caracterización física de los personajes y espacios, por encima de cualquier vocación coreográfica… Era, claro, una opción: en Cuatro menos se dice mucho. Pero también implicaba un riesgo: por momentos el espectáculo palidece por la andanada verbal.

Una cosa es el texto escrito —que de por sí es texto literario— otra bien podría ser el texto escénico. Quizás debieron potenciarse, de alguna manera, las peripecias meramente físicas de los personajes. Quizás debió evitarse la alternancia casi perfecta (y monótona) entre dos espacios escenográficos…

cuatro-02

Para los actores, una puesta tal literal deviene un verdadero reto, que solo los más orgánicos podrán vencer: el texto ofrece asideros para “armar” a un personaje, pero no bastan: era necesaria un serio estudio de caracterización, que trascendiera un limitado repertorio de gestos.

De cualquier forma, Cuatro menos tuvo una exitosa temporada en la sala Tito Junco. Ahora da paso al Festival de Teatro de La Habana. En febrero, regresará a los escenarios.  

Comentarios

La obra me gustó mucho, pero concuerdo con lo que dice el periodista...

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video