La profanación de la figura y la memoria de Mahoma es la chispa, no la pólvora

La profanación de la figura y la memoria de Mahoma es la chispa, no la pólvora
Fecha de publicación: 
16 Septiembre 2012
1

Incluso quienes creen comprender la coyuntura política mundial están perplejos por el modo simple y expedito como un provocador con un panfleto pesimamente elaborado puede generar tensiones como las que estallan en países musulmanes del Medio Oriente y África del Norte que constituyen la zona más crítica del planeta.

 

Una película que nadie ha visto, producida por individuos que ocultan su rostro, su identidad, su fe y sus propósitos políticos puede generar excesos capaces de cubrir acciones tan poco religiosas como atacar con cohetes una embajada y liquidar a un embajador. Los comportamientos violentamente letales que asoman a las pantallas no son expresiones de fe, sino de iras y venganzas contenidas gestadas por siglos de opresión y frustración. Afortunadamente el Islam es diferente a eso.  

 

Obviamente no hay simetría entre la entidad de la ofensa proferida a quienes profesan el Islam y el carácter de las violentas reacciones que han tenido lugar en varios países. Los terroristas que ultimaron al embajador norteamericano en Libia utilizaron como cobertura una manifestación (que tal vez provocaron u organizaron) por la profanación de la figura de Mahoma, como podían haberlo hecho por cualquier otro evento.

 

Lo que parece ocurrir en Libia, Yemen, Túnez y Egipto más que expresiones de ira derivadas del rechazo a una torpe e individualizada profanación religiosa, son anuncios de explosiones sociales motivadas no por un acto sacrílego, sino por una “primavera árabe” que no llegó a florecer, fue castrada y frustrada y resultó para esos pueblos, más que en una liberación en una humillación. El modo como occidente intervino en Libia, la forma como fue zanjada la rebelión de masas en Yemen, Egipto y Túnez, cambiaron el perfil del descontento mas no lo resolvieron.

 

Eso explica por qué los manifestantes que no son levas de ignorantes y fanáticos, sino activistas políticos, se enfocan no hacía el profanador del cual deberían exigirse la búsqueda y enjuiciamiento, sino hacía los embajadores de Estados Unidos, penalizando por persona interpuesta a una administración cuya errática e inexplicable política exterior, torpemente conducía por Hillary Clinton, en lugar de soluciones y avenencias, va por el mundo tratando de apagar fuegos con chorros de gasolina. Si algo resulta evidente es que el mundo global, aplanado por la tecnología, no puede ser regido del modo como intenta hacerlo Estados Unidos.

 

Obviamente el presidente Obama no hubiera querido que estos hechos ocurrieran y no hay manera racional de culpar a su administración por la burrada del provocador que produjo el filme. El imperio americano puede ser malvado pero idiota no es.

 

La profanación de la figura y la memoria de Mahoma es la chispa, no la pólvora. Por esta vez no voy a darle la razón a Carlos Marx. La religión no es el opio del pueblo, sino una elaborada expresión de la cultura y un magnifico aporte a la convivencia, pero la fe, en el contexto de circunstancias problemáticas puede ser manipulada. Los hechos están a la vista. 

 

El opio no está en los altares, en las mezquitas, en las sinagogas ni en los textos sagrados, sino en las injusticias de sociedades contaminadas por la frustración y los afanes de venganza.

 

El imperialismo es culpable, no por haber profanado a Mahoma, sino por provocar la acumulación de odio que favorece el fundamentalismo religioso, la teocracia y también las posiciones antirreligiosas. Marx utilizó la desafortunada  metáfora referida a Occidente y no fue aceptada: ¿Será acaso que vale ahora para los pueblos del Oriente? Allá nos vemos

 

     

Comentarios

No estoy de acuerdo con las muertes. Pero a veces la violencia no se sabe bien de dónde proviene. Cómo se preguntara Julio Cortázar: “Es necesario comprender quién pone en práctica la violencia… si son los que provocan la miseria o los que luchan contra ella”. Esto mismo manifesté ayer en Cubadebate: ¿serán posibles estas manifestaciones “por una película”? Es evidente que la película ha sido la gota que colmó la copa. Claro, las repercusiones de las manifestaciones también son manipuladas, pues parecen demostrar la capacidad de agresividad y maldad de los islamitas. ¿Quién pone en práctica la violencia…? Circulan por la red fotos en que evidentemente se muestra al embajador Stevens en muy malas condiciones, pero aparentemente vivo aun, en medio de un grupo de desconocidos. Se cuestionan algunos sitios: ¿habrá sido linchado? “El que siembra vientos, recoge tempestades”, refrán sabio, como lo son la mayoría. Coincido en que a Obama en estos momentos quizás no le convenía esta situación, pero… Una preguntica inocente, ¿cómo es posible que el armamento que movilizaron hacia la Embajada en Bengazi para lanzar los cohetes no haya sido detectado y la seguridad no haya actuado de forma adecuada? ¿Sera que resultaba conveniente “dejar hacer”? Al final todo es manipulable cuando se tienen los grandes medios en las manos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video