Añadir nuevo comentario

Cuánta premonición en sus palabras: "...Sé desaparecer. Pero no desaparecería mi pensamiento, ni me agriaría mi oscuridad" Esta carta, inconclusa, pues la historia recoge que no tuvo tiempo de terminar de escribirla antes de ocurrir el fatal desenlace en Dos Ríos, considerada su Testamento Político; no solo, como titula el artículo, marca los destinos patrios desde hace 125 años. Ahí está también la génesis de la posición política de Cuba ante el mundo, de su vocación antiimperialista, internacionalista y solidaria. Y ante ese tiroteo ignominioso y cobarde contra nuestra Embajada, donde recibió también un disparo, le recuerda a los promotores de la agresión: "...Por acá, yo hago mi deber.... En mí, solo defenderé lo que tengo yo por garantía o servicio de la revolución"
energetico@blauvaradero.tur.cu
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video