Tokio 2020: Todas para una, batón en mano y… ¡AL CIELO!

Tokio 2020: Todas para una, batón en mano y… ¡AL CIELO!
Fecha de publicación: 
5 Agosto 2021
0
Imagen principal: 
Lisneidy Veitía tuvo un cierre fenomenal en las preliminares del 4x400.

Que si remo, que si corro, salto y entrego un batón luego; que si tackleo, que si disparo, que si conecto un gancho de izquierda… ¡Madre mía! Les juro que ya ni sé cuántas cosas he hecho en la sala de mi casa en estos dìas ¡OLÍMPICOS! Menos mal que apenas es una habitaciòn de 4x4 metros, porque en màs de una ocasiòn he sorprendido a Made y Enzo mirándome como si fuese un loco de remate.

Hablando de 4x4, patentaron ustedes el soberbio tiempo de nuestra posta femenina del 4x400. ¿Atestiguaron esa obra de arte del último tramo salida de las piernas de Lisneidy Veitía? ¡Qué parcial de 50.13 segundos, el más rápido de las corredoras de cierre para catapultar a Cuba de la quinta a la segunda posición de su heat clasificatorio con 3:24.04 minutos que constituyen el segundo mejor crono de un relevo cubano en la historia.

Escuchen bien, segundo detrás del récord nacional de de  3:23.21 que les mereció el cuarto lugar en Beijing 2008 a Roxana Diaz 51.1, Zulia Calatayúd 51.2, Susana Clement 50.47, e Indira Terrero 50.46).

Ante la ausencia del fenómeno-revelación en los 400 metros, Roxana Gómez, por estrategia lógica para preservar su condición de cara a la final, Sahily Diago entraría de suplente y algunas dudas se levantaron sobre su posible ccualificaciòn y un crono inferior a los 3:27 mninutos, el cual consideré de antemano necesario para colarse en la final.  

Pues Zurian Hechevarría (51.7-6ta) Rose Mary Almanza (50.8-4ta) Diago (51.34-5ta) y Veitía (50.13-1ra) se encargaron de borrar toda sombra colocada sobre ellas y de paso accedieron con el 6to regisyto a una final que se presagia campal, con Estados Unidos (3:20.86) a la cabeza, y las ocho cuartetas en disputa realizando tope de temporada o récord nacional.

¿Las demás agraciadas? Jamaica (3:21.95), Polonia (3:23.10), Gran Bretaña (3:23.99), Holanda (3:24.01), Canadá (3:24.05) y Bélgica (3:24.08).

Otra pincelada: es la cuarta ocasión en la que un relevo largo femenino antillano accede a la definición bajo los cinco aros. Antes culminaron sextas en Atlanta 1996, octavas en Sydney 2000, y cuartas en Beijing 2008.

Siguiendo la ruta de la vuelta al óvalo el Bahamés Steven Gardiner alzó sus brazos al Olimpo, al dominar la final con crono de 43.85segundos, el más notorio de este 2021 para él. Le secundaron el colombiano Anthony Zambrano (44.08), entrenado por el timonel cubano Nelson Gutiérrez, y el resurreccionado granadino Kirani James (44.19). Bahamas pudiera arrasar en ese segmento si la fenomenal Shaunae Miller-Uibo le hace los honores a Gardiner esta noche.

De vuelta a nuestros protagonistas, no pudieron hacerse justicia la pertiguista Yarisley Silva y el Triplista Cristian Nápoles. Yarita, una guerrera de mil batallas, en sus cuartos Juegos, falló tres veces con el listón sobre 4.70, que hubiera representado su mejor cota anual. En definitiva, la alumna de Alexander Navas recaló octava abrazada con otras cuatro garrochistas; en tanto los máximos honores recayeron en la estadounidense Katie Nageotte (4.90) ratificando su condición de mejor en la actualidad, luego de acuñar 4.95 que la sitúan de líder en el top-list, además. La rusa Anzhelika Sidorova, y la británica Holly Bradshaw se agenciaron plata y bronce con similar altura de 4.85.

Mientras, en el triple Nápoles se vio sin la potencia, que es su principal arma a la hora de atacar la tabla y despegar. Eso como consecuencia de una carrera descoordinada, en la que el recorte de pasos hacia el final y desajustes en la plastilina le pasaron factura, al punto de recalar décimo con pobres 16.63 metros.

A decir verdad fue una definición de alto calibre, dominada por el cubano-portugués Pedro Pablo Pichardo (17.98) estableciendo récord nacional lusitano que suma al tope que ostenta para la Mayor de las antillas y su registro cúspide (18.08).

A sus espaldas el chino Yaming Zhu (17.57-cota personal), y el favorito burquinés Hugues Fabrice Zango (17.47). El octavo de ese segmento conclusivo resultó el también chino Yaoqing Fang (17.01), para dimensionar el asunto.

Siguen los récords estando de moda veraniega en Tokio. Y a ese festín no podía ausentarse el estadounidense Ryan Crouser. El gigante balista de 2.02 metros, llevó el implemento hasta los 23.30 metros, una distancia reservada a tres hombres en la historia, (Randy Barnes con 23.12 y Ulf Timmerman con 23.06 son los otros dos, en representación de Estados Unidos y la extinta Alemania Democrática), y que además de constituir primacía bajo los cinco aros quedó a solo siete centímetros de su récord mundial absoluto.

El también norteño Joe Kovacks (22.65) y el legendario neozelandés Tomas Walsh (22.47), coparon los restantes espacios del podio, primera vez en la historia que el ordenamiento de las preseas se repite, tras esas mismas ubicaciones logradas por ellos en Río de Janeiro 2016.

Se rompió la profecía de que el mejor se impone ne los 110 c/v. el encargado de hacerlo fue el jammaicano Hansle Parchment (13.04), victimario en la línea de sentencia del estadounidense y archifavorito Grant Holloway (13.09). jamaica bailó por partida doble, pues Ronal Levy (13.10) se colgó el bronce.

Otro italiano, el tercero por mi cuenta tras Tamberi y Jacobs, acarició la gloria en el Estadio Olímpico de Tokio. Hablo en esta ocasión del marchista Massimo Stano capaz de recorrer los 20 kilómetros de caminata peculiar en 1:21:05 horas, nueve segundos por delante del anfitrión Koki Ikeda. Por cierto, Japón, de gran poderío en esta prueba, se agenció también el bronce, por intermedio de Toshikazu Yamanishi (1:21:28).

La nostalgia me embarga hacia el final. No poder disfrutar del empuje, la entrega y competitividad de Leonel Suárez y Yorgelis Rodríguez en las pruebas combinadas pesa. Se disfrutó el maratónico evento, pero no supo igual.

Lo cierto es que los más completos hicieron honor a su condición. Entre damas reinó la belga Nafissatou Thiam (6 791 ptos) que devinieron lo mejor materializado por ella; y entre los varones el portento canadiense Damien Wagner con récord olímpico de 9 018 estableció su ley. La holandesa Anouk Vetter (6 689-tope nacional); y el francés Kevin Mayer en un rtegreso soñado (8 726) se colocaron a continuación.

Viernes de Roxana, como diría una frase popular, y tal como ha sucedido hasta ahora con muchos deportistas cubanos en tierras del Sol Naciente, 11 millones de cubanos reaccionarán al disparo del starter y correrán con ella.

Crouser repitió su cetro de Río y se reafirmó como el mejor balista de la actualidad.
La bala repitió su podio de hace cuatro años.
Detrás de Anthony Zambrano está la mano del mentor cubano Nelson Gutiérrez
en una final sumamente dura, el cubano nacionalizado portugués Pedro Pablo Pichardo se llevó el gato al agua.
Damien Wagner, el hombre más completo del planeta. Foto: @tokio2020.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video