Las Floras, Cuba y su gente desde la magia de Portocarrero

Las Floras, Cuba y su gente desde la magia de Portocarrero
Fecha de publicación: 
7 Abril 2021
0
Imagen principal: 

No son muchos quienes nacen con un don especial, lo encuentran y lo explotan al máximo como plena expresión de sus vidas. René Portocarrero, es de esos artistas que tuvieron la suerte de nacer con una genialidad tal, que no hay forma de olvidar con los años la majestuosidad de cada una de sus piezas. Su obra es eterna.

Prácticamente de forma autodidacta, pues su estancia por la Academia de San Alejandro fue muy corta, Portocarrero con tan solo 22 años, tuvo el mérito de realizar su primera exposición personal. No se restringió a pintar nada más que cuadros, abordó la ilustración en libros y revistas, también se interesó por la cerámica y destacó por su obra muralista.

El estilo barroco fue motivo de su inspiración por aquellos años, los trazos, colores, ese barroquismo insular quedó plasmado en cada una de las catedrales, los interiores del Cerro, lugar donde nació, los carnavales y loa arlequines. La Habana de aquella época, a través de la visión de este artista, no hay forma de recordarla sin los colores de René.

Sus pinturas formaron parte de las revistas más importantes de aquel entonces: Verbum, Espuela de Plata y Orígenes. Hacia la década del 40 llevó la alegría de las fiestas populares a la cerámica. También marcaron pautas sus murales Historia de las Antillas, en el antiguo Hotel Habana Hilton, y las famosas Floras que fueron expuestas en la Trigésima Tercera Bienal de Venecia.

Portocarrero explotó otros temas con su arte, con la exposición Color de Cuba escenificó a través de pintorescas imágenes la práctica de la religión yoruba en la sociedad cubana. Las mujeres decoradas y figuras del carnaval fueron los protagonistas de Carnavales (1970-1971), Figuras sedentes (1975-1976), Transfiguración y Fugas y Madres eternas (1982).

Su obra siempre será referente de la genialidad de la plástica cubana. Fue un habanero que bien comprendió y admiró la belleza de su cultura, sus calles y su gente. Como él mismo dijo, “como pintor dispongo de un mundo que me es afín. Un mundo que fluye desde la niñez. Un mundo que ciñe y ordena. Ese mundo es Cuba”.

Este 7 de abril se cumplen 36 años de su desaparición física. Rene Portocarrero publicó dos libros, uno de dibujos bajo el título Las Máscaras, en 1935, y otro con dibujos y textos, El Sueño, en 1939. En 1957 y 1963 participó en la Bienal de Sao Paulo, mientras que en 1952 y 1966 asistió a la de Venecia. Su obra fue reconocida con numerosos premios a nivel nacional e internacional. 

  
 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video