Ivette Cepeda presenta «La rosa de Jericó»

Ivette Cepeda presenta «La rosa de Jericó»
Fecha de publicación: 
2 Diciembre 2021
1
Imagen principal: 

La más reciente producción discográfica de Ivette Cepeda y Reflexión viene cargada de amores y esperanzas. Doce temas atravesados por el milagro, cada uno con su propia historia, que la intérprete contó a la prensa entre risas y lágrimas, porque si de algo va cargado este material es de emociones:

«Este es un disco muy especial para mí, es un disco que tuvo un proceso muy largo... En el año 2018 me encontraba en un proceso de franco reconocimiento de que ya debía empezar a renovar el repertorio y ya tenía que buscar qué era lo nuevo que teníamos que decir. Hemos trabajado para no ser un grupo de top y moda fugaz, de pegar un hit, sino de sembrar algo en las personas que nos escuchan. 

«Entonces empezamos a buscar canciones. Me ha gustado siempre mucho la canción de autor, pero no tengo prejuicio con ningún género que porque sea popular sea menor, así que hemos usado todos los trajes necesarios para vestir nuestras canciones de cercanía y de amor hacia todas las personas, independientemente de que les guste esta música o la otra».

Cuando aún las respuestas no terminaban de aparecer y la búsqueda era incesante, tanto desde la creación como en función de encontrar apoyos para una nueva producción discográfica, Ivette recibió la llamada de un amigo pastor que le habló sobre las intenciones de un grupo de pastores norteamericanos de apoyar a alguien para hacer un disco en Cuba... 

Tras las dudas que suelen acompañar a la sorpresa, comenzó el trabajo. Resulta que entre los visitantes que le proponían financiar su álbum estaba Doug Sarret, un importantísimo ingeniero de sonido estadounidense que trabajó con artistas de la talla de Aretha Franklin. Sarret realizó las primeras grabaciones en los estudios de EGREM en 2018 y en los suyos propios, Uno Mas Estudios, Nashville, Tennessee; se ocupó de las mezclas de orquestas de cuerdas y maderas.

Luego, la pandemia de la COVID-19 planteó nuevos retos para el proyecto, que finalmente fue asumido por el productor musical cubano Joel Domínguez: «Joel convirtió la casa en un estudio y comenzaron a cambiar algunas cosas. Fue una tremenda suerte encontrar lo que le faltaba al disco: le faltaba un toque de cubanía, aterrizar en esta tierra y garantizarle esa otra parte de la identidad: no solo quién soy, sino de dónde soy. Y entonces encontramos muchos temas realmente beneficiados con ese toque de guajira, de batá, de bolero cubano, de salsa; eso que me retó también a mí musicalmente a cantar géneros que yo siempre he respetado mucho y que he dejado en las voces que se han preparado para ellos toda la vida».

Bis Music, la casa discográfica de ARTEX, le abrió las puertas a La rosa de Jericó y asumió acompañar el trabajo fonográfico, incluido un videoclip.

El videoclip

Pareciera que el orden no es el correcto, porque hablamos del video antes de recorrer todo el repertorio, pero es que Fue tal vez, un tema de la autoría de Yhosvany Palma, aparece aquí dotado de un sentido muy especial, pues el audiovisual se lo dedica a la querida actriz Broselianda Hernández, cuya pérdida anticipada lamentamos recientemente:

«Es un tema que Yhosvany Palma había llevado a un disco titulado Hijo de la fortuna, que mi esposo había producido alrededor del 2000 o antes, pero él lo tenía ahí y me gustaba mucho escuchar a ese autor; la obra de Yhosvany Palma es impresionantemente bella. Descubrí esta canción y le dije a mi esposo que me hiciera un arreglo. Cuando la canté por primera vez, el público la recibió muy bien. 

«Pero el día que lo fui a grabar, aparece esta noticia en primera plana. Fue tremendo eso. Yo nunca fui amiga de Broselianda, la conocí cuando tenía 17 años y estaba como aficionada, ella empezaría primer año. Éramos de la misma generación, entonces nos invitan a una fiesta y yo la veía como una persona muy tímida, que casi no hablaba; la gente se reía mucho con ella, pero no se manifestaba públicamente. Cuando la vi por primera vez en una telenovela y descubro qué clase de actriz es —en Cuando el agua regresa a la tierra, que hizo ese papel tan controversial—, pensaba: qué buena, qué linda...

«En la grabación yo estaba cantando y ya estaba viendo al pintor y veía lo que estaba pasando y decía: Dios mío, ¿y cómo yo voy a convocar a estos amigos?, son sus amigos diciéndole adiós. Lo más impresionante es que yo veía esto de la imagen plástica y encuentro un día en internet a Adrián Socorro, estoy mirando su obra y lo llamo y le digo: "Mire, Adrián, soy Ivette Cepeda. ¿Usted cree...", y me dice: "Ay, qué bien; me encanta, sí. Mi esposa es actriz de teatro y estamos impactados. Claro que sí, cuenta conmigo"».

La dirección del clip estuvo a cargo de Carlos Gómez, miembro del proyecto Guajiros Film.

El repertorio

«Fue difícil, noches y noches buscando canciones, todas tienen una historia detrás», nos cuenta Ivette, y recuerda enseguida algunas de ellas: 

«Este disco nació en mi corazón con la intención de homenajear a Santiaguito Feliú. Esa fue la primera canción que escogí: Ayer y hoy enamorado; ese himno de esperanza, esa canción que nos habla de dejar fuera el egoísmo y empezar a pensar que somos parte de un todo y debemos luchar por ese todo. Desgraciadamente, yo nunca conocí a Santiaguito Feliú; simplemente me acerqué a su vida por primera vez el día de su sepelio en el Instituto de la Música. Me acerqué a Vicente Feliú, a quien quiero con todo el corazón, y él empezó a llorar y me preguntó: ¿vas a cantar? Y le dije: por supuesto que voy a cantar. Así nació la primera canción de este disco.

«A Polito le había prometido que le iba a cantar una canción, pero no sabía cuál. Esta él siempre la había cantado a capela, por primera vez le hicieron un arreglo. Se comunicaron con Aute y les dio permiso para hacer este tema, que es una de las canciones más importantes del disco por el mensaje que tiene: esta canción comenzó a trabajarme a mí en mi mente, a convencerme de que esto no era cuestión de un disco, sino que era cuestión de una cosa de la vida».

Sobre Árboles raros, la canción de Carlos Varela, comentó: «Conociendo cómo, tanto los cubanos como personas del mundo entero se han visto en la necesidad de ir para allá o virar para acá buscando su razón de ser y de vivir, un día nos damos cuenta de que ese lugar a donde hemos ido, que parece el paraíso, no lo es ―porque ningún lugar condiciona nada, todas las respuestas están en nosotros―, entonces propongo también esta canción, pues hay muchas parejas, muchas familias que se han separado porque alguien piensa que el lugar donde llegó o el lugar hacia donde va o donde está no es el mejor, pero después se puede encontrar con la verdad de que todo está dentro de uno. Es una invitación a que tengamos, al fin, una mirada madura hacia las realidades, que no son únicas de nuestro país».

La rosa de Jericó

Tampoco la selección del título es fruto de la casualidad. Al tema de Joel Domínguez que cierra el fonograma le crecen significados desde la memoria, allá en los tiempos en que se formaba como maestra: 

«Tengo un vago recuerdo de cuando yo estaba estudiando magisterio. Estábamos estudiando formas de vida muy particulares que se producen en la naturaleza y entonces una profesora nos enseña la rosa de Jericó, que es una cosa seca, leñosa, parece un pedazo de raíz y puede estar así volando por el desierto seiscientos y hasta mil años, pero no se muere. Le dicen "la planta de la resurrección" también, porque ella tiene eso que tenemos todos: esa posibilidad de resurgir, para la planta con el agua y para nosotros con un poquito de amor. 

«Este disco habla de eso, de cómo la vida tiene momentos de esplendor y de maravilla cuando encontramos el sentido del amor, cuando encontramos una pareja maravillosa o un amigo especial o una obra a la cual dedicarnos con todo el corazón. Este disco habla de las crisis que nos enfrentan a eso que más amamos. Este disco también habla del apego a eso que quisimos después que lo dejamos, porque no tuvimos fuerza o valor para defenderlo y, además, nos habla del reencuentro y de la maravilla que es volver a empezar».

Los invitados 

Otro motivo de satisfacción para Ivette Cepeda ha sido la participación de grandes músicos en el disco, un mérito que le reconoce a Joel Domínguez: 

«Tuvimos a Maraca en un tema que verdaderamente para mí es una gran obra de arte lo que hizo, pudimos convocar a Maykel González haciendo un solo que lo considero histórico y maravilloso, también pudimos contactar con un cantante gitano que nos envió su grabación desde Madrid, Moisés Moldani Hernández, que participa en Me va la vida en ello, el tema de Aute».

También participa Horacio «El Negro» Hernández: «Lo escogimos porque es un percusionista sin igual, pero también porque ha vivido lo que expresa Árboles raros. Es una persona que viene y va del mundo, que salió de Cuba a tocar con los músicos más grandes y aquí está otra vez, convencido de que lo que dice esta canción es una verdad simple, no es algo como para abrumarse».

Creo que la participación de estos músicos le agrega un lirismo y un virtuosismo que rebasa los umbrales de nuestro grupo con sonoridades que no existen en nuestro grupo.

Me va la vida en ello

Y me robo el tercer título de este disco para nombrar mi último epígrafe, porque así defiende Ivette Cepeda este fonograma: «Espero que lo disfruten, estoy enamorada de mi hijo de la pandemia, no sé si es mejor o si es peor, solamente es un hijo más y como tal lo defenderé en esta vida con mucho amor. Nació en el tiempo más difícil».

«Estoy muy comprometida a que este disco no sea el último, a que sigamos adelante, que el público reciba lo que hemos soñado».

Junto a Reflexión, ya ha comenzado a promover la obra incluid en La rosa de Jericó durante sus presentaciones en  las Casas de la Música, estarán presentes en el festival guantanamero Chocolate con Café y, por supuesto habrá un concierto de presentación: «ya lo tengo en los ojos, soñándolo estoy, yo quisiera que en el concierto pudiéramos hacer algunos dúos que no pudimos hacer en la grabación, porque fue el momento más duro de la pandemia y no pude cantar canciones con personas que soñaba, pero espero que en la presentación se pueda hacer».

El material se encuentra disponible en todas las tiendas digitales y en los establecimientos de ARTEX, además, en algunos de los conciertos que van ofreciendo Ivette Cepeda y Reflexión en centros culturales estarán a la venta memorias flash con el disco.

Comentarios

Se siente el amor de esa cubana, la sencillez y su agradecimiento al pueblo que la venera, claro que irá resurgiendo como esa flor.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video