Hacer sostenible el camino de la Revolución

Hacer sostenible el camino de la Revolución
Fecha de publicación: 
22 Enero 2021
0
Imagen principal: 

Foto: Estudios Revolución

El Presidente de la República encabezó una reunión de trabajo con las máximas autoridades del Partido y Gobierno de Artemisa. Le acompañaron también José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido; Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, y otras autoridades gubernamentales.

Trabajar con eficiencia y controlar con rigor la alta afluencia de viajeros que tiene la provincia constituye la única manera de mejorar la situación epidemiológica de Artemisa, aseveró Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en una reunión de trabajo sostenida en la tarde de este jueves con las máximas autoridades del Partido y el Gobierno de la provincia.

El encuentro —en el cual el Jefe de Estado estuvo acompañado también por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido; Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, así como varios viceprimeros ministros y titulares de varios ministerios—, tuvo como objetivo conocer sobre las medidas adoptadas para enfrentar la COVID-19.

También en la agenda estuvo la situación que aquí se manifiesta en lo referido a la implementación de la Tarea Ordenamiento, y evaluar las acciones que se desarrollan para garantizar la demanda de alimentos de la población, así como el funcionamiento de la lucha contra coleros y las medidas necesarias para su sostenibilidad.

En tal sentido, el viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda, al presentar el informe de dos comisiones de trabajo que sesionaron en la mañana en Guanajay y Alquízar —dos de los cuatro municipios en fase de transmisión autóctona limitada— señaló múltiples insuficiencias en la atención a los casos confirmados del nuevo coronavirus.

Demoras excesivas —hasta de 24 horas para trasladar a los enfermos—, la no conclusión de las encuestas epidemiológicas, los deficientes expedientes de control de foco y el escaso uso del hipoclorito, incluso vencido en algunos lugares, fueron problemas recurrentes en estos municipios.

«Frenar la transmisión enfrentada por la provincia, con indicadores por 13 días consecutivos de transmisión autóctona limitada, solo es posible con control continuo y constante. Resolver los problemas lo más pronto posible resulta el modo más eficiente de disminuir la tasa de incidencia», significó Morales Ojeda.

En este sentido, Yanelis Amador Borrego, directora provincial de Salud Pública, comentó que existen siete áreas en cuarentena y el evento de transmisión abierto el martes en Caimito suma más de 30 positivos.  «Artemisa acumula 1 011 contagiados de COVID-19, 219 en los últimos 15 días. Entre los casos importados, el 70 por ciento proveniente de Estados Unidos, y la mayoría diagnosticados en la prueba de PCR del quinto día», dijo.

La doctora explicó, además, los nuevos retos con la hospitalización de los pacientes confirmados en el territorio (anteriormente enviados a centros sanitarios de La Habana), con la apertura de dos zonas rojas: la Universidad de Artemisa, para casos asintomáticos, y el policlínico Orlando Santana, para confirmados de bajo riesgo.

 

Ordenar, pero con rigor

Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, comentó las principales deficiencias encontradas en Artemisa y se preocupó por los asistenciados adscritos al Servicio de Atención a la Familia (SAF). Este último tema, la provincia lo ha evaluado con mayor profundidad en busca de investigar quiénes dejaron de asistir al inicio de enero.

Al respecto, Gladys Martínez Verdecia, presidenta del Consejo de Defensa Provincial, afirmó que «en Artemisa ningún anciano dejará de comer, porque la Revolución ha creado los mecanismos para ayudar a quien lo necesite; pero debemos ir persona a persona para evaluar los problemas de manera individual y con la máxima de no dejar a nadie desamparado».

De igual manera, Díaz-Canel precisó que «la atención a los vulnerables constituye una tarea primordial para Cuba y el ordenamiento busca más justicia social en la Revolución».

En el encuentro, Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios, advirtió sobre la relación de precios y significó que el 88 por ciento de las problemáticas de la provincia se centran en violaciones de estos y retención de mercancías. «Ese precio adulterado es de lo que se queja el cliente, pues algunos no exhiben la pizarra de ofertas y otros los violan a su favor, y eso no lo podemos permitir».
 

Encadenamientos logísticos erficientes

El viceprimer ministro, Jorge Luis Tapia Fonseca, dirigió su intervención a las prioridades que debe dar el territorio a la siembra de alimentos y la producción de cárnicos. «Aún hay mucho suelo disponible para tener suficientes suministros. Si bien es cierto que los eventos climatológicos han afectado parte de las plantaciones, aún faltan por sembrar 5 000 hectáreas de plátano, 11 000 de yuca, y más de mil de malanga y boniato», esclareció.

Luis Alberto Hernández Blanco, director de la Empresa Avícola de Artemisa, subrayó las relaciones de trabajo establecidas con 43 productores; los contratos realizados con cinco que ya producen en sus patios; el encadenamiento productivo logrado con la Zona Especial de Desarrollo Mariel en busca de liquidez en moneda dura; y el plan de criar, este año, 421 mil aves para la reproducción.

Otro de los principales análisis fue la cadena de impagos sostenida por el Mercado Habana con la empresa agropecuaria del territorio.

«En ningún lugar del mundo se puede obligar al productor a venderle a quien no le paga. En cambio, podemos gestionar la posibilidad de quitar el intermediario, que además encarece el producto, y que sea el propio productor quien lo venda en un mercado de la capital», reflexionó el Presidente cubano, al debatir la responsabilidad de Artemisa con La Habana para suministrar 12 de las 30 libras per cápita por habitante.

Asimismo, indicó a las autoridades territoriales revisar el abastecimiento y comercialización en 114 comunidades que reportan escasa o nula venta de alimentos a la población, provocando desplazamientos innecesarios en una provincia eminentemente agrícola.

Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, insistió en ser fieles a los procedimientos descritos y no trasladar los altos niveles de ineficiencia a los precios. «Debemos trabajar de manera eficiente, revisar los gastos indirectos, la capacidad productiva y los resultados económicos como principio para la rentabilidad de las empresas.  

«La productividad del trabajo es referente en los costos finales de la producción, de ahí el aprovechamiento de la jornada laboral y el control de la eficiencia como constantes para evaluar a las empresas», dijo.

 

Trabajar más, para el pueblo

Por su parte, Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, llamó a evaluar la balanza entre costos y precios, a aprovechar la autonomía que ahora tienen las municipalidades, fortalecer el trabajo de los delegados con el pueblo para conocer las opiniones y fallas de la Tarea Ordenamiento.

Además, destacó los resultados positivos de la provincia en la lucha contra los coleros y recalcó la necesidad de que la operación sea mucho más que estadísticas.

Finalmente, Díaz-Canel valoró los empeños de Artemisa por crecer y desplegar sus infraestructuras y llamó a las autoridades a desencadenar un plan de desarrollo capaz de mostrar el avance hacia el autoabastecimiento y la exportación, así como la diversificación de las producciones en unidades que lo permitan.

«Artemisa puede dar mucho más a su gente y al país para hacer sostenible el camino de la Revolución», aseguró.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video