Centro de California suplica enviar pacientes con COVID-19 a Los Ángeles

Centro de California suplica enviar pacientes con COVID-19 a Los Ángeles
Fecha de publicación: 
27 Noviembre 2021
0
Imagen principal: 

© Proporcionado por LA Times Por cada 100.000 residentes, el condado de Fresno tiene 22 pacientes de COVID-19 en sus hospitales; mientras que los condados de Los Ángeles y Orange tienen seis. Arriba, Community Regional Medical Center en Fresno. (Gary Coronado / Los Angeles Times)

El aumento de COVID-19 que aún afecta al centro de California es tan terrible que los funcionarios de salud están suplicando a los funcionarios estatales que faciliten el traslado de pacientes de hospitales a áreas como el condado de Los Ángeles.

“No tenemos suficientes nosocomios para atender a la población y las necesidades”, explicó el Dr. Rais Vohra, oficial de salud interino del condado de Fresno. Los hospitales de todo el Valle de San Joaquín “constantemente están sobrepasando su capacidad, por lo que tienen decenas y decenas de pacientes en el departamento de emergencias”.

Los funcionarios del Valle de San Joaquín esperan un invierno difícil. Las tasas de vacunación aún son relativamente bajas, y en Fresno, el condado más poblado de la región, el índice de hospitalización por COVID-19 es el cuádruple de lo que se observa en los condados de Los Ángeles y Orange, y más del quíntuple que en el Área de la Bahía de San Francisco.

Los hospitales están operando constantemente por encima de su capacidad y las salas de emergencia todavía están tan llenas que las ambulancias están atascadas, esperando afuera de los nosocomios para dejar a los pacientes, comentó Dale Dotson, coordinador de operaciones de la Agencia de Servicios Médicos de Emergencia de California Central.

Algunos hospitales están tan saturados que los pacientes de ambulancia que sufren accidentes cerebrovasculares o síntomas de tipo cardíaco son desviados a instalaciones diferentes a las típicas, a fin de asegurarse de que haya suficiente personal disponible para atenderlos cuando lleguen. Los nosocomios y los proveedores de ambulancias continúan informando problemas con la dotación de personal, informó Dotson.

Los funcionarios del Valle de San Joaquín están suplicando a los funcionarios del estado de California que encuentren una manera de facilitar el traslado de los pacientes de hospitales a otras áreas menos afectadas.

“Es muy difícil transferirlos a otros condados del estado de California”, comentó Vohra. “Cuando observas a Los Ángeles, tienen cientos y cientos de camas abiertas en el condado”.

“Si necesitamos trasladar a los pacientes para mantener nuestros hospitales operativos, deberíamos poder hacerlo con una o dos llamadas telefónicas. Esa no es la situación en este momento. Ese es un punto de frustración que escuchamos de múltiples instalaciones”, explicó Vohra. “Estamos intentando realmente descomprimirnos tanto como sea posible en previsión de esos números invernales”.

No quedó claro de inmediato por qué los nosocomios del condado de Fresno están informando dificultades para transferir pacientes a otras partes del estado.

“La burocracia es bastante opaca”, explicó Vohra. “Obviamente, todos los hospitales tienen un centro de traslados y están muy acostumbrados a hacerlos. Pero eso requiere que otros nosocomios los acepten”.

El Departamento de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles indicó en un comunicado que “da la bienvenida a pacientes de otros condados al tiempo que garantiza que los servicios de atención médica estén disponibles para los residentes de nuestro condado”.

El Valle de San Joaquín tiene la peor tasa de hospitalización por COVID-19 en todo California, con casi 800 pacientes con coronavirus hospitalizados en una región de más de 4 millones de personas. Por el contrario, todo el condado de Los Ángeles tiene 558 pacientes con COVID-19, a pesar de tener una población de más de 10 millones de personas.

Por cada 100.000 residentes, el condado de Fresno tiene 22 pacientes con coronavirus en sus hospitales; mientras que Los Ángeles y Orange tienen seis; asimismo, el Área de la Bahía de San Francisco contabiliza cuatro. Algunos expertos señalan que es un signo de preocupación cuando la tasa de hospitalización por COVID-19 es cinco o peor.

Solo el 55% de los residentes del condado de Fresno están completamente inoculados. En todo el estado, la tasa es de alrededor del 63%; es 65% en Los Ángeles y Ventura; 66% en el condado de Orange; 69% en San Diego y 78% en San Francisco.

Una gran prueba de fines del otoño y principios del invierno serán las semanas posteriores al Día de Acción de Gracias, cuando los funcionarios observarán de cerca las cifras del COVID-19 para ver si surge un aumento de las reuniones del fin de semana festivo.

Un posible escenario podría ser que el Valle de San Joaquín se vea relativamente afectado por un incremento invernal, el Área de la Bahía de San Francisco se vea mucho menos perjudicada y el Sur de California esté en algún punto intermedio, detalló el Dr. Peter Chin-Hong, un experto en enfermedades infecciosas en UC San Francisco.

Un aumento en los contagios en el Valle Central podría ejercer una gran presión sobre los hospitales locales si muchas personas infectadas son individuos no vacunados, quienes tienen bastante más probabilidades de enfermarse gravemente, en comparación con quienes han recibido sus inyecciones y solo están sufriendo infecciones de irrupción.

“Creo que, en gran medida, [el Valle Central] seguirá sufriendo una presión sobre los recursos hospitalarios. Así que creo que es muy sabio y profético por su parte comenzar a hacer arreglos” a fin de prepararse para un aumento invernal, indicó Chin-Hong.

Vacunar a los niños de 5 a 11 años probablemente tendrá un efecto importante en la gravedad del aumento repentino del invierno en cada región. Si bien solo el 7% de los menores del condado de Fresno en este rango de edad han recibido al menos una dosis del antígeno contra COVID-19, aproximadamente el 12% de ellos lo han hecho en los condados de Los Ángeles, San Diego y Orange.

Las tasas en el Área de la Bahía son mucho mayores: 28% en Santa Clara, 30% en San Francisco y 46% en el condado de Marin.

“Eso le dará aún más campo de fuerza al Área de la Bahía en comparación con el sur de California. Así que creo que esta área podría ser como la zona intermedia”, explicó Chin-Hong.

Si bien es posible que algunos lugares en el estado con bajas tasas de inoculación aún no estén experimentando un incremento, es probable que se desarrolle uno a medida que el clima se enfría, enviando a las personas a entornos interiores, donde la transmisión se propaga de manera más eficiente.

Algunos lugares pueden estar “funcionando bien, pero eso podría no durar. Una vez que esto comienza, se vuelve exponencial”, señaló el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute en La Jolla.

La tasa de vacunación completa en todo el estado de California, 63%, todavía es demasiado baja para esperar que hayamos creado un muro de inmunidad, puntualizó Topol. “Si estuviéramos en el 90% de la población total, el 85%, algo así, entonces tendríamos la oportunidad de detener esto”, señaló.

A nivel nacional, el panorama parece desalentador. Aunque los casos y las hospitalizaciones se han estabilizado recientemente en California, la nación está viendo un claro incremento de casos; Estados Unidos ahora tiene un promedio de alrededor de 91.000 nuevos contagios de coronavirus por día, frente a los 74.000 casos diarios hace un mes. Las nuevas admisiones hospitalarias por día debido al COVID-19 han incrementado un 8% desde el 1 de noviembre en todo el país.

El desempeño de las regiones durante el invierno también dependerá de cuántos adultos reciban su dosis de refuerzo, indicó Topol.

“Sabemos que su riesgo de enfermedad grave es sustancial” para las personas inoculadas mayores de 40 años que no han recibido una dosis de refuerzo y están a más de seis meses de su serie de vacunación inicial, señaló.

Para los adultos jóvenes inoculados que no han recibido un refuerzo, “aumenta su riesgo de infección sintomática. El problema con eso es que pueden continuar e infectar a otras personas. Por eso creo firmemente que las dosis de refuerzo son vitales como parte de nuestra defensa”.

En una conferencia de prensa en San Francisco el lunes, el gobernador Gavin Newsom promovió vacunas para niños y los refuerzos para adultos.

Newsom advirtió que otros estados que ven aumentos de la enfermedad, como Michigan, Colorado y New Hampshire, son posibles señales de advertencia.

“No quiero que eso suceda aquí en California”, explicó Newsom. “Aplíquese esa inyección de refuerzo”.

El Dr. Anthony Fauci, asesor médico en jefe del presidente Biden para la pandemia, estuvo de acuerdo en que la inmunidad debilitada entre las personas vacunadas es un problema muy real e instó a los individuos a recibir su refuerzo.

“Tiene una inmunidad menguante. Es una realidad. Solo tenemos que enfrentarlo”, subrayó Fauci el lunes en CBS Mornings. “Cuando se inocula, obtiene un alto grado de protección, pero después de varios meses, la inmunidad disminuye. Incluso si está infectado y se recupera, la inmunidad disminuye”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video