Aulas lidian con insultos raciales de las novelas clásicas estadounidenses

Aulas lidian con insultos raciales de las novelas clásicas estadounidenses
Por: 
Fecha de publicación: 
27 Junio 2021
0
Imagen principal: 

El reciente despido de una profesora blanca de Nueva York por leer en voz alta la palabra "nigger" de una novela de Mark Twain puso sobre el tapete el uso de insultos raciales en las aulas estadounidenses Jason Redmond AFP/Archivos

El reciente despido de una profesora blanca de Nueva York por leer en voz alta la palabra "nigger" de una novela de Mark Twain puso sobre el tapete el uso de insultos raciales en las aulas estadounidenses.

Hannah Berliner Fischtha, profesora blanca de la Universidad de St. John en Nueva York, pensó que había sentado las bases pedagógicas suficientes antes de leer un extracto de "Pudd'nhead Wilson", una novela de Mark Twain de 1894, utilizando el odiado término "nigger" (forma despectiva para referirse a alguien de raza negra).

Pero varios de sus alumnos consideraron que esa palabra no debió haberse pronunciado en voz alta y Berliner Fischtha debió disculparse y dejar la universidad el mes pasado.

En septiembre pasado, un profesor de la Universidad de Duquesne, Pensilvania, también fue despedido por haber pronunciado el término durante un curso.

Tras décadas de escuchar la "palabra-N" en textos de grandes autores como Twain, William Faulkner o John Steinbeck, cada vez son más los estudiantes, a menudo apoyados por maestros y autoridades universitarias, que se rebelan.

El tema es polémico y pocos, entre las decenas de profesores y alumnos contactados por la AFP, aceptaron hablar.

"La palabra tiene tanta historia y tal impacto emocional y psicológico que solo escucharla puede molestar a algunas personas", dijo el afroestadounidense Neal Lester, profesor de inglés en la Universidad Estatal de Arizona.

Derivado de la palabra latina "niger", el término se convirtió en el siglo XVIII en un insulto racista, pero también en el instrumento de un sistema basado en la esclavitud.

Dylan Gilbert, estudiante afroamericana de la Universidad de Michigan, abandonó la clase un día de 2019 después de que su profesora de inglés blanca leyera en voz alta un pasaje de Faulkner que incluía el odiado vocablo.

"No había ninguna razón para que yo escuchara esa palabra en clase", dijo hoy la joven. "Sentí un recordatorio de que aunque hubiera sido admitida en Michigan, no tendría la misma oportunidad que los estudiantes blancos para estudiar en un ambiente seguro".

No obstante, no se opone a que un profesor negro pronuncie el término, que el sitio Dictionary.com califica como "probablemente la palabra en inglés más ofensiva".

"Para mí, la palabra nunca es violenta o amenazante cuando sale de la boca de una persona negra", dijo, al estimar, sin embargo, que "a muchos maestros les resulta más fácil que nadie la use en clase".

- "Gimnasia intelectual" -

Neal Lester decidió renunciar al término, a pesar de que solía pronunciarlo en un ambiente académico. "Si quiero instar a la gente a que preste más atención a las palabras que salen de sus bocas, yo también debo hacerlo, cualquiera que sea el contexto".

Lester cree que el término ya no debería usarse en absoluto, incluso en conversaciones entre afroamericanos, aún cuando la palabra está más presente que nunca en la música, particularmente en el rap.

En junio de 2020, Vershawn Young, un profesor afroestadounidense de comunicación, firmó un alegato para reclamar su derecho a usar la palabra durante sus clases, cuando su empleador, la Universidad Canadiense de Waterloo, había prohibido oficialmente su uso.

"Cuando leo un texto, digo la palabra", explica. "Cuando mis estudiantes citan el texto, ellos también son libres de decir lo que leen", incluidos los estudiantes que no son negros. Pero si lo desean, "pueden reemplazarla".

Vershawn Young siempre prepara el terreno con una discusión preliminar y anunciando que en el pasaje aparece la "palabra-N".

Eso "tranquiliza" a los estudiantes, pues "saben lo que viene y no se sorprenden", explica.

En una discusión abierta, por otro lado, "solemos decidir decir la 'palabra-N' para evitar malentendidos", agregó.

La abogada y escritora Wendy Kaminer lamenta que "la distinción entre entre citar un insulto racista y usarlo (intencionalmente) se ha borrado por completo".

"Encuentro eso problemático", subraya.

Para esta exadministradora blanca de la organización de derechos civiles ACLU, la desaparición de la palabra en las aulas es parte de un movimiento de rechazo nacido en los 90 en los campus estadounidenses y que concierne a todas las minorías, no solo a los afroamericanos.

Pero ve el riesgo de una "devaluación de la libertad de expresión" -en un país que históricamente se ha beneficiado de su más amplio alcance- y de un marco legal más estricto para el lenguaje, más cercano al derecho europeo.

Para Neal Lester, lo importante es sobre todo hablar de la palabra y su historia, no decirla.

"He tenido muchas discusiones en clase sobre la palabra sin pronunciarla", dice. "Para eso no se necesita mucha gimnasia intelectual".

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video