ZONA CRÍTICA: El patrimonio de nuestra música

ZONA CRÍTICA: El patrimonio de nuestra música
Fecha de publicación: 
23 Octubre 2017
0
Imagen principal: 

La música es una de las principales cartas de presentación de nuestra cultura, de nuestra identidad, de nuestra nacionalidad. De hecho, para muchos en el mundo, Cuba es «la isla de la música». Probablemente, entre nosotros, sea el arte que más aportes haya hecho al acervo universal. Obviamente, el patrimonio de la música en este país es riquísimo.

Patrimonio son las expresiones de la música coral, de concierto, religiosa, popular, folclórica, bailable, para la escena, trovadoresca… que atesoramos desde los momentos fundacionales de nuestra cultura… hasta llegar a las manifestaciones más contemporáneas.

Patrimonio también es la base material de esa música: las partituras, los instrumentos musicales y otros accesorios, los libros especializados, las grabaciones en los diversos formatos. Y por supuesto, la producción teórica, crítica, periodística, fotográfica asociada a la música: testimonio de nuestro devenir.

En Cuba se garantiza por ley, y por acciones concretas, la preservación de ese patrimonio. La red de museos a lo largo y ancho del país cuenta con importantes colecciones musicales. Y existen varias instituciones dedicadas específicamente a la música.

Por supuesto, la labor de protección va mucho más allá de los museos: deben implicarse (y se implican) otras instituciones, desde nuestros sellos discográficos, las bibliotecas (algunas de las cuales cuentan con salas de música), las universidades, hasta los medios de comunicación. Basta con pensar, por ejemplo, en las grabaciones musicales de nuestras emisoras más antiguas, en los archivos fotográficos de los periódicos y revistas.

En sentido general ese patrimonio está protegido. Y se trabaja todos los días en su conservación.

No obstante, todavía se pudiera hacer mucho más en la socialización de este patrimonio. Hay peñas en varias instituciones culturales, hay publicaciones especializadas, se organizan coloquios y encuentros teóricos, pero sería bueno que la gente tuviera más información sobre todo ese panorama.

La escuela pudiera implicarse más, aprovechando los espacios para la educación musical con que cuentan las enseñanzas primaria y secundaria.

Una buena noticia que se ha difundido recientemente: ya recomenzaron las labores de reparación del Museo Nacional de la Música, cuyas obras, ciertamente, estuvieron detenidas casi una década.

No significa que el Museo haya dejado de existir, en otros locales se ubicaron las principales colecciones y se desarrolla la programación habitual. Pero en el hermoso edificio a la entrada del Túnel de La Habana se está trabajando, gracias a las inversiones del Ministerio de Cultura.

El concepto museográfico será renovado, tendrá que ver con las más actuales tendencias. La colección de esa institución es importante, y no menos es su programación de conferencias, conciertos y tertulias. Una sede renovada será un impulso a su misión.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.