Irene deja 20 muertos en costa este de EE.UU. ( VIDEO)

Irene deja 20 muertos en costa este de EE.UU. ( VIDEO)
Fecha de publicación: 
29 Agosto 2011
0

"Esto no ha terminado. El impacto (de Irene) se sentirá por un tiempo y la recuperación durará semanas o más (tiempo)". Con esas palabras, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció un discurso ayer, en la Casa Blanca, para advertir a los ciudadanos de que si bien el ciclón se debilitó, aún continúa siendo una "tormenta peligrosa". Asimismo, decretó estado de emergencia en la costa este del país, para que el gobierno federal preste ayuda a las zonas afectadas.

El Presidente sostuvo, también, que los riesgos de inundaciones persistirán, debido a que las crecidas de los ríos, a raíz de las lluvias traídas por Irene, podrían dejar a más personas sin electricidad, además de los 4,5 millones que ya han quedado sin el servicio de energía en toda la costa este. Durante el discurso estuvo acompañado de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y Craig Fugate, el director de Fema, el organismo encargado de responder a los desastres naturales en el país, y señaló que trabajos de los equipos de asistencia aún se prolongarán por semanas.

Irene, que tocó tierra el sábado, en Carolina del Norte, como huracán de categoría 1 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, dejó 20 muertos en los estados de Connecticut, Carolina del Norte, Florida, Nueva Jersey, Virginia, Pensilvania y Nueva York, estado en donde el huracán bajó a categoría de tormenta tropical. Respecto de los daños, los cálculos iniciales de la firma consultora Kinetic Analysis Corp. señalan que las pérdidas totales llegarían a los US$ 7.000 millones.

Mientras, en las últimas horas de ayer, por su paso a lo largo de Nueva Inglaterra, en el noreste del país, Irene continuó perdiendo fuerza, y sus vientos son ahora de 80 kilómetros por hora. En tanto, ayer el ciclón seguía su trayectoria hacia Canadá.

Estragos en Nueva York

"Lo peor ya ha pasado", dijo en la tarde de ayer el alcalde Michael Bloomberg, cuando se levantaba la orden de evacuación obligatoria para los residentes de las zonas bajas en los cinco condados de la ciudad. Sin embargo, muchos de los evacuados no esperaron las instrucciones del alcalde para volver a sus hogares y habían comenzado a regresar desde temprano. Pero Irene aún no se iba.

Aunque tuvo categoría de tormenta tropical, Irene causó estragos en Nueva York. Dos fallecidos, más de 600 árboles caídos, miles de evacuados e inundaciones parciales, además de los daños a la línea de tren subterráneo, que aún no se pueden calcular, pero se esperaba que el servicio se restableciera en el transcurso de hoy.

A la orilla del río Hudson, a un costado de la multitienda Ikea -que sorprendemente estaba abierta-, los obreros de una empresa de electricidad trataban de quitar el agua a un generador inundado. El supermercado Fairway estaba cerrado, pero algunos de sus trabajadores se encontraban en guardia desde hacía tres días. Era el caso de Andy, que pudo quedarse porque nadie lo esperaba en casa. "El edificio es grande, así que, ante cualquier cosa, podíamos escapar hacia arriba", dice. Pero no fue necesario, pues sólo se inundó lo que estaba bajo el nivel del mar, y sus compañeros se esmeraban en sacar el agua para poder irse a sus casas ojalá al día siguiente.

Enfrente, los antiguos galpones de fines del siglo XIX, convertidos en fábricas, viviendas y estudios de artistas, ya habían sido desalojados, y dejaban paso a los visitantes armados de cámaras fotográficas, quienes aprovechaban la ocasión para practicar un nuevo tipo de turismo: el de desastres. Uno de ellos se metió a la calle inundada y, con el agua hasta las rodillas y el viento soplándole en contra, posó para la foto. Cualquiera podría haber pensado que el tipo estaba en peligro, pero no era así. Chris, habitante de Carrol Gardens, salió a mirar qué había sucedido y encontró a muchos vecinos sacando agua de los subterráneos. Otro de los ciclistas que visitaba el muelle había visto un árbol caído sobre un vehículo cerca de su casa, mientras en su jardín vio caer una gran rama de árbol. Pero nada más. Sin embargo, Chris no cree que las medidas de prevención hayan sido exageradas. "Pudo ser mucho peor, pero tuvimos suerte", dice.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video