Estados Unidos: ¿Militarizar sus escuelas?

Solapas principales

Estados Unidos: ¿Militarizar sus escuelas?
Fecha de publicación: 
25 Diciembre 2012
0

 

El reciente nuevo asesinato de niños y adultos en una escuela de Estados Unidos volvió a poner de manifiesto la verdadera entraña de su modo de vida.

 

Como es sabido tuvo lugar en una escuela primaria de la pequeña ciudad de Newtown, en el estado de Connecticut, donde fueron muertos a tiros 20 infantes de 6 años de edad y seis adultos.

 

Sucedió este 14 de diciembre y lo ejecutó un joven de 20 años con trastornos mentales, quien armado de un fusil y pistolas entró al plantel y disparó contra niños y adultos pertenecientes a ese colectivo.

 

Observadores catalogaron el hecho como la mayor tragedia vivida en una escuela estadounidense desde que, a lo largo de su historia, empezaron a tener lugar acontecimientos por el estilo.

 

Numerosas expresiones de repulsa promovieron la salida a escena de un  tema muy peliagudo: la venta, tenencia y control de armas en Estados Unidos, calculadas en unos 300 millones bajo manejo civil.

.
En 1994 un presidente de Estados Unidos, William Clinton, prohibió las ventas en comercios públicos de 19 tipos de armas, entre ellas el fusil tipo M-16, utilizadas por autores de varios dramas en ese país.

 

Debido a eso, como denunció a la prensa el mismo Clinton, la Asociación Nacional del Rifle, suministradora de millones de dólares para candidatos electorales, le enfiló sus cañones.

 

Hasta que el 13 de septiembre de 2004 los jefes de esa poderosa compañía lograron echar abajo el valladar que durante 10 años obstaculizó su negocio y reiniciar las ventas de ese armamento.

 

Datos de organismos como el británico Oxfam, o el norteamericano Instituto de Investigaciones de Tendencias Armamentísticas, en Estados Unidos había entonces unos 280 millones de habitantes y ya circulaban alrededor de 192 millones de armas.

 

Ahora, luego de la matanza en una escuela de Newtown, portavoces de la referida Asociación llamaron en el Congreso de Washington a resolver los tiroteos en escuelas montando guardias armadas permanentes en estas.

 

El vicepresidente de esa entidad cabildera, Wayne La Pierre, dijo el viernes en un discurso que crearían “un programa nacional de emergencia para la protección de las escuelas”, e incluso presentó a su director, Asa Hutchison, un ex congresista republicano.

 

Sintetizó de esta manera el pensamiento que sustentan: es peligroso   no permitir armas alrededor de las escuelas porque ello podría estimular nuevos ataques de “monstruos depredadores”, ya que lo único capaz de frenar a una persona mala con un arma de fuego “es una persona buena con un arma de fuego”.

 

La Pierre libró de culpas a la Asociación por las masacres y echó la responsabilidad sobre los juegos de video, las películas violentas y la forma en que los medios masivos divulgan los tiroteos fuertes.

 

Sin embargo, el presidente de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, opinó al respecto: “Las escuelas debían ser santuarios seguros, no fortalezas armadas”.

 

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, calificó el discurso de La Pierre como “una visión antiutópica y paranoica de una América más  peligrosa y violenta donde todos están armados y no existe un lugar seguro”.

 

Lo secundó el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie , cuando declaró a la prensa que las escuelas no deberían ser “campamentos armados para niños”.  

 

Mientras los hombres del poderoso grupo de cabildeo hablaban en el Capitolio, decenas de manifestantes desfilaban con pancartas que decían: “Paren a la ANR” ¡La NRA mata a nuestros hijos!

 

Señal inequívoca del drama fue brindada por Obama cuando hace poco anunció la designación de su vicepresidente,  Joseph Biden, para encabezar los esfuerzos dirigidos a tratar de frenar esta situación.

 

Pero este domingo, Wayne La Pierre declaró  durante una entrevista con la cadena NBC que la Asociación Nacional del Rifle presionaría al Congreso en aras de lograr el pago a más guardias de seguridad en planteles, y coordinaría esfuerzos  para emplazar a ex militares y oficiales de policía en esos lugares como guardias voluntarios.

 

“Si es de locos recomendar el emplazamiento de policías y elementos de seguridad armados en nuestras escuelas para proteger a nuestros niños, entonces llámenme loco”, aseveró La Pierre.

 

¿Qué es lo nuevo? La muestra sin antifaz respecto a la verdadera actuación de uno de los jefes en la sombra del Congreso de Washington.

 

Todo, cuando pudieran llegar a convertir en la práctica a sus escuelas en fortines militares, ese desesperado recurso en cartera ya concebido para frenar allí eventuales explosiones sociales.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video