Días luminosos para la literatura negra

Días luminosos para la literatura negra
Fecha de publicación: 
3 Septiembre 2012
0

«El tiempo y el espacio son dos magnitudes físicas que contienen al bar de Quiroga, el mejor de este, mi pueblo, Calabazar de Sagua, aunque mucha gente diga que es un lugar oscuro y de mala muerte. Siempre he tenido confianza porque sé que dentro de él se esconde el poder de lo posible y algunas tardes están hechas con nitroglicerina, pero no soy yo quien decide y eso me salva».

Así comienza el cuento Juana la loca, del escritor encrucijadense Reinaldo Cañizares, quien recibió el premio del primer Concurso Nacional de Cuentos Policiales Fantoches 2012, auspiciado por el Centro Provincial del Libro en Villa Clara y la librería santaclareña La Piedra Lunar.

Sin adelantar mucho la trama, Cañizares dijo que la historia versa sobre una mujer, muy popular en su localidad, Calabazar de Sagua (municipio de Encrucijada) que se volvió loca de amor.

«No es un relato totalmente real —comenta—, sino que hay un poco de ficción, de trabajo literario. Lo más interesante es que según yo fui investigando, conformando los personajes, fue apareciendo a mi vista un pueblo diferente, con su magia, fantasía, y con sus historias terribles también».

Resulta este un creador que bebe constantemente de la imaginería popular, de la idiosincrasia y cultura de su terruño, un elemento esencial que no solo refleja en sus escritos, sino también en su obra como realizador, pues trabaja como periodista en la corresponsalía Encrucijada Visión.

«La literatura y el cine son familia, son dos primas muy exigentes y, desgraciadamente, el cine se traga a la literatura, un arte más solitario y difícil. Lo que sí no he logrado es llevar los dos trabajos al unísono. Tuve ahora que hacer un alto en la realización audiovisual para concentrarme en la literatura», refirió.

En la clausura de este Fantoches se presentaron a los lectores 20 ejemplares de Juana la loca, confeccionados de manera artesanal y con diseños exclusivos para cada volumen. El escritor Lorenzo Lunar, artífice incansable de este proyecto, calificó el texto como un cuento excelente.

Añadió que su autor posee una forma de escribir muy propia, auténtica. «Sus historias se mueven en lo onírico, lo fantasmagórico, pero con los pies puestos en la realidad de un pueblo chiquito».

El jurado integrado por Rodolfo Pérez Valero, Leopoldo Luis y Mario Brito, destacó la calidad de la gran mayoría de los trabajos presentados (44) y otorgó menciones a los cuentos Historia sin ventanas, de Yuniel Torres; El novato, de Carlos Alberto García; y primera mención para Un caso de Rodríguez, de Eduardo del Llano. Estos relatos serán incluidos en un libro a cargo de Ediciones Mecenas, de Cienfuegos, en 2014.


Fantoches 2012, evento único de su tipo en el país, reunió, en calidad de invitados, a los escritores Roberto Zurbano, Ian Rodríguez, Mario Brito y al propio Cañizares, quienes protagonizaron, durante tres días, toda una jornada a favor de un género literario poco difundido, pero con grandes valores artísticos y adeptos en toda Cuba.

Fidel Tejeda Rodríguez, director del Centro Provincial del Libro en la provincia, aplaudió esta iniciativa, pues, según explicó, deviene en otra forma más de fomentar el hábito de lectura y el acercamiento con los lectores.

Este encuentro permitió una aproximación a la llamada literatura negra por intermedio de conferencias, lectura y ventas de títulos, entre los que sobresalen Mundos de sombra, de Lorenzo Lunar; Los aprendices, de Rebeca Murga; y La tierra del cebú, de Mario Brito.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video