ESTILOS DE VIDA: Secretos del perfume

Solapas principales

ESTILOS DE VIDA: Secretos del perfume
Fecha de publicación: 
11 Marzo 2015
0
Imagen principal: 

 

UN PERFUME NO ES SOLO una mezcla de alcohol y extractos que origina una fragancia perdurable. Un perfume establece lazos invisibles entre las personas, tiene poder evocador, y hasta puede cambiar nuestro humor. Una fragancia nos viste como lo hace un traje, y deja a nuestro paso una agradable impresión de cuidado personal, de preocupación por agradar. A casi todos nos gusta vivir perfumados. Por eso, te vamos a dar algunos consejos para que te perfumes con propiedad.  

EN EL MUNDO DE LA PERFUMERÍA las fragancias se dividen en varios tipos, según su concentración de esencia aromática. El Perfume es el tipo que contiene mayor concentración de aroma. Le sigue, en escala descendente, el Eau de Perfume. El Eau de Toilette (Agua de baño) y el Eau de Cologne (Agua de colonia), tienen la misma concentración pero en esta última predominan los aromas cítricos.

DE MANERA PRIMARIA, las fragancias se identifican por tres tipos de familia: la cítrica (limón, naranja, toronja, lima, mandarina y bergamota), la floral (aromas de flores como las rosas y el jazmín) y la oriental (esencias de caramelo, miel y de especias como la canela, el clavo, el orégano, etc).  

DE MANERA SECUNDARIA, se identifican por ser verdes, frutales, maderas y agua. Las verdes tienen aroma de hojas o césped; con frecuencia se usa el aceite de menta en ellos. Las frutales incluyen aromas de frutas además de las cítricas. La fragancia a madera es profundamente masculina y se toma de los árboles, del césped, de las hojas. Por su lado, el aroma de agua, creado artificialmente, evoca la transparencia de los ríos, trae el frescor de la brisa marina.  

EL EFECTO DEL PERFUME, LA PERMANENCIA DE SU AROMA, están mediados por factores que van más allá de su calidad. Primeramente, se sabe que la eficacia del aroma varía de una piel a otra, por el PH de estas, los hábitos alimenticios, la sudoración de la persona. El humo del tabaco, los lugares cerrados también pueden ser fatales para tu perfume.

EL PERFUME SE ELIGE SEGÚN LA HORA DEL DÍA Y EL LUGAR AL QUE VAYAS. La escuela y el trabajo requieren olores más ligeros, que no perturben nuestra concentración ni la de los que nos rodean. En cambio, para una salida nocturna sí puedes vestirte con un aroma más fuerte. Recuerda siempre que la elegancia está en la medida.

EL EAU DE TOILETTE ES LA ESENCIA MÁS ADECUADA para usar por las mañanas y las tardes; pueden ser aplicadas hasta cuatro veces al día, sobre todo durante la primavera y el verano.

EN CAMBIO, EL  EAU DE PERFUME ES MEJOR llevado durante las tardes y las noches. Su pesadez lo limita a no más de dos aplicaciones, y solo en caso necesario.

EL PERFUME, LOS EXTRACTOS, son casi exclusivos de la noche, o para eventos muy especiales.

CUANDO VAYAS A APLICARTE UNA FRAGANCIA te convendrá saber que luego de pasado unos minutos el aroma del perfume se hará imperceptible para tí, pero quienes te rodean si lo olerán, así que no te bañes en perfume, porque el olor excesivo puede ser desagradable para los demás.

SI VAS A USAR UN PERFUME CONCENTRADO, en forma de extracto o aceitoso,  debes aplicarte muy poca cantidad. Lo que se recomienda es usar este tipo de esencia en los puntos de nuestro cuerpo donde late el pulso: en las muñecas, en las sienes, detrás de los lóbulos de las orejas, en las clavículas, en el pecho, en el interior de los codos, detrás de las rodillas, aunque en esta zona, si hay calor, la transpiración puede alterar la fragancia. Los especialistas argumentan que en estas zonas los vasos sanguíneos están cerca de la superficie de la piel, es más alta la temperatura corporal y esto hace que el perfume aplicado se evapore más lentamente. Nunca frotes la fragancia pues esto puede dañarla. Es mejor que se seque sola.

MENOS CONCENTRADO, el Eau de Perfume puede ser rociado sobre los cabellos. En cambio, del Eau de Toilette puedes abusar un poquito más, pero sin excederte.

PUEDES PERFUMARTE TAMBIÉN vaporizando una cantidad de fragancia al aire, por delante de ti y a la altura de la cabeza. Inmediatamente después, das un paso para que el perfume caiga sobre ti como una nube que te envuelve. El resultado es certero y distinguido.

EL EFECTO DE UNA FRAGANCIA ―por supuesto, cuando esta tiene calidad― suele durar entre cuatro y seis horas. Si quieres que se postergue entonces cuida de andar con un pequeño atomizador en tu bolso para retocártela de vez en vez. Ten en cuenta que, a no ser que sea un aceite esencial que se aplica directamente sobre la piel, las fragancias se distribuyen mejor cuando son rociadas con vaporizador a unos 10 centímetros de nuestra piel.

SI ERES DE PIEL SECA, ANTES DE PERFUMARTE ES CONVENIENTE que apliques una fina capa de crema hidratante de olor neutro sobre tu dermis de manera que la grasa retenga el olor por más tiempo. Se sabe que las fragancias funcionan mejor sobre las pieles grasas así que, si empiezas aplicándote una crema sobre tu piel, el efecto será más perecedero.

NO APLIQUES PERFUME SOBRE TU ROPA pues algunos de ellos pueden manchártela sin remedio y dejar olores rancios y persistentes en el tejido. Si tienes una plancha de vapor, puedes añadir unas gotas de la fragancia que prefieras al agua para planchar y así lograras que tu ropa se impregne totalmente del aroma sin que se dañe.

OTRO PECADO COMETIDO POR MUCHOS es la mezcla de dos y hasta más fragancias. Con esto solo se consigue que la interacción entre aromas distintos altere el olor de estas y a veces el resultado es realmente vergonzante.  Es aconsejable que si te quieres perfumar con otra esencia, tomes antes un baño total y limpies tu piel de los restos del perfume anterior.

UN CONSEJO FINAL: No te esfuerces en guardar durante años una fragancia que adores. Los perfumes no son eternos, sus componentes se degradan, se deterioran con la luz y los cambios de temperatura. Tu perfume atesorado puede echarse a perder. Si quieres conservarlo el mayor tiempo posible, guárdalo en un sitio seco y fresco, apartado de la luz y del calor, preferentemente en una caja. El tiempo máximo de durabilidad de una fragancia puede ser de tres años. Así que si tienes un perfume que te gusta, úsalo, disfrútalo, y no lo guardes para luego.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

Infografía

Video