ZONA CRÍTICA: Arte, libertad, responsabilidad

ZONA CRÍTICA: Arte, libertad, responsabilidad
Fecha de publicación: 
5 Junio 2021
0
Imagen principal: 

Campaña por el aniversario 60 de las Palabras a los Intelectuales.

Hay quien dice que el arte que se hace en Cuba (acompañado, sostenido, estimulado por un sistema institucional) es arte adocenado, arte mediocre, pseudoarte. Hay quien tergiversa, con pleno conocimiento, con intenciones bien claras, la relación entre la institución y los creadores. Como si viniera un funcionario al estudio de un artista y le dijera: pinta esto y píntalo así, tienes que componer así, tienes que escribir, coreografiar, interpretar así... Hay que ver con cuánto desparpajo subestiman, menosprecian, ignoran el gran acervo del arte cubano. Es arte, es pensamiento de altura, con grandes realizaciones, con sentido crítico, con contundencia formal y conceptual. Y eso solo puede lograrse con una libertad esencial.

Las tantas veces citadas (y tantas veces mal citadas) Palabras a los Intelectuales, pronunciadas por Fidel Castro hace casi seis décadas, hablaban de eso. La Revolución, que se asume como un acto creativo, no viene a cerrar caminos, a homogeneizar un ejercicio. La Revolución tiene que ser asumida como una Revolución cultural. Y este es un proceso dialéctico, que plantea necesariamente conflictos.

Entonces la responsabilidad del intelectual, del artista es ser honesto, coherente, participativo, comprometido con su tiempo. Porque el intelectual no vive en una torre de marfil.  Es un ciudadano. Con derechos. Y con deberes. Y la voz del intelectual, del artista, es vital en el concierto público. Pero pensamos que la responsabilidad principal, obviamente, es crear. Aunque el propio acto de creación implique desafíos. Bueno, precisamente porque el acto de creación plantea desafíos. Y no se crea para un ente impreciso, no se crea para el aire. Se crea para la gente, para un público.

Los debates sobre el rol del artista en el entramado social son permanentes. El arte es recreación, pero también conciencia crítica de una sociedad. Y oportunidad para el enriquecimiento espiritual de los ciudadanos. Eso hay que defenderlo. De eso se trata. Las instituciones culturales están para apoyar ese impulso. Pero el caudal creativo es del artista. Es su don, es su responsabilidad.

Una versión de este comentario se publicó en el Noticiero Cultural de la Televisión Cubana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video