Tokio 2020: El boxeo, el rostro de Cuba en otra jornada agridulce

Tokio 2020: El boxeo, el rostro de Cuba en otra jornada agridulce
Fecha de publicación: 
28 Julio 2021
2
Imagen principal: 
Arlen dio una demostración de categoría.

El buque insigne se abre paso a fuerza de puños. Como si en su interior cada boxeador supiera la responsabilidad de tirar de nuestra armada, más ahora a medida que los judocas han cedido terrero, y que luego del esplendor bronceado del taekwondoca Rafael Alba se han congelado un poco los rendimientos descollantes de la delegación cubana.

Precisamente la jornada de miércoles tuvo en los triunfos de Lázaro Álvarez (57 kg), y Arlen López (81) las notas en Do Mayor, y de paso nuestra armada mantuvo su invicto en cuatro salidas, asegurando esa cantidad de púgiles hasta el momento en la instancia de cuartos de final.

Álvarez, doble bronceado bajo los cinco aros dispuso por RSC injured, (lesión de su rival), del iraní Daniyal Shahbakhsh, a quien luego de imponerse con el favor unánime de los jueces en el primer round 10-9, le provocó un corte profundo en la frente y el combate fue detenido en el segundo asalto.

“El príncipe” de Pinar del Río tendrá de oponente en cuartos al rocoso y curtido tailandés de 36 años Detcha-Chatchai Butdee, quien ha sido campeón asiático en más de una ocasión y quinto a nivel mundial y olímpico.

Por su parte Arlen se vio muy bien en su nueva categoría de peso. Sacó a relucir su arsenal técnico, golpeó certero la anatomía y cuerpo del argelino Mohammed Houmri y lo doblegó por inobjetables 5-0 (triple 30-26, 30-27 y 30-25). Control de las distancias, y tino a la hora de colocarse a la zurda o la derecha, fueron elementos determinantes en la victoria del guantanamero, as de los 75 en Río 2016 y determinado a reinar ahora en los 81. Arlen cruzará guantes con el mexicano Rogelio Romero Torres en su próximo pleito.

Silva se diluyó por segunda ocasión

Pese a no tener un año 2021 hala¨gueño, tanto en materia de preparación como competitiva, el matancero Iván Felipe Silva (90 kg) llegaba a Tokio con una idea mucho más seria que la de ceder en su primer combate.

Además, en su interior, pugnaba con el fantasma de Río 2016, cuando cedió en su primera presentación de los 81 kg frente al georgiano Avtandil Tchrikishvili, pero la historia se repitió.

Ahora su oponente fue el turco Mihael Zgank, un adversario al cual Silva se medía por tercera vez y con balance previo equilibrado a un triunfo. Ahora en regla de oro, el matancero hincó su rodilla por segunda ocasión, ahora en regla de oro y luego de no poder concretar acción válida alguna en el tiempo reglamentario. Un rival que se plantó muy sólido y que contrarrestó cada intento de ataque de Silva. Un wazari en técnica sumi-gaeshi (de sacrificio), uno de los principales argumentos del turco, decretó el veredicto.

“Me dominó en la estrategia y supo lograr el resultado final que es lo que vale. Sabíamos que era lo que iba a hacer, pero no pude resolver ante eso”, sentenció Silva al semanario deportivo Jit al término del desafío.

Zgank en definitiva culminó quinto, y Silva en un gélido puesto 17, distante de su real calidad.

Arenas empantanadas

Segunda presentación de nuestra dupla de voly de playa, segundo revés por barrida0-2. No pudieron hallar la fórmula de éxito Leila Martínez-Lidianny Echevarría, víctimas en sets corridos de 16-21 y 11-21 de las rusas Svetlana kholomina-Nadezda Makroguzova. Duelo resuelto relativamente fácil tras 39 minutos de acción sobre la arena.

Afloraron los mismos errores: apenas un bloqueo, ningún punto por concepto de servicio y una decena de errores no forzados fueron algunos indicadores en los cuales estuvieron por debajo de sus rivales.

A eso se añaden dificultades en el recibo, inferioridad en el ataque con una relación de efectividad 17-24 respecto a los puntos anotados entre las nuestras y sus rivales, y además fueron bloqueadas en cinco ocasiones.

Esto último reflejo de que aún carecen de esa chispa o inteligencia extra para solventar soluciones tras un complejo uno deficiente.

En este segundo desafío, por momentos se vio además como si las nuestras padecieran algo de desgaste en su fondo físico, fundamentalmente Lidianny.

Aún tienen opciones de avanzar a una llamada ronda de consuelo si se imponen en el tercer partido de su manga ante sus similares de Italia, cuestión que, de mantener el nivel de juego exhibido hasta ahora, veo muy difícil.

Flashazos de interés.

Han sido los de Tokio unos juegos plagados de historias sumamente interesantes. La fecha de miércoles no fue la excepción, pues al primer cetro del surf, conseguido por el brasileño Italo Ferreira, quien aprendió a tomar olas con tapas de polietileno de las cajas empleadas por su padre para almacenar el pescado en su natal Baía Formosa, y surfear incluso con tablas prestadas hasta ganarse un prestigio; debemos añadir la sonada renuncia de la gimnasta estadounidense Simone Biles alegando presión extrema.

Para que vean cuanta repercusión puede tener el éxito supremo. Somos humanos y cargar con tanto peso de miradas, cuestionamientos y necesidad de perfección, nos puede pasar factura.

Imaginen entonces cuánto no puede estar pasando por las mentes de nuestros deportistas: de Grau, por ejemplo, cuya pistola retornó del aeropuerto apenas diez minutos antes de iniciar la competencia junto a Laina; de Alba, y hasta del propio Silva.

Hay otras historias de felicidad suprema. El récord olímpico con tan solo 21 abriles del nadador húngaro Kristof Milak en los 200 metros mariposa (1:51.25 minutos); o la doble victoria por equipos de las armadas rusas en gimnasia artística; el poderío chino en el clavados, ahora con el cetro de trampolín sincronizado de la dupla Zongyuan Wang-Siyi Xie (467.82), para redimir a sus coequiperos de plataforma y demostrar que están bien próximos a la “perfección de ciborgs” entre mortales y giros…

Hablaré de tres pruebas que disfruté muchísimo la madrugada de miércoles, que me mantuvieron con los ojos abiertos, airoso en un pleito con Morfeo, con el rostro lavado tres veces para no caer en sus fauces y ante mi negativa a tomar café.

La primera de ellas el triunfo de la holandesa de 38 años Annemiek van Vleuten en la contrarreloj individual femenina del ciclismo, con un tiempo marciano de 30:13.49 minutos, desarrollando una velocidad superior a los 45 km por hora. Van Vleuten, por cierto, ya había culminado segunda dos días antes en la difícil prueba de ruta femenina, lo que habla sobremanera de su valía e inusitada capacidad de recuperación.

De Holanda nos vamos a China, con los récords mundiales y olímpicos Zhiyong Shi en la división de 73 kg con alzadas de 364 (166-198). Aquí destacar que no por consabido la notoria fuerza de los exponentes del gigante asiático en esta disciplina, hay que pasar por alto semejante rendimiento. Como tampoco el del colombiano Julio Rubén Mayora, plata gracias a 346 (156-190).

El cierre llega precisamente a ritmo de gimnasia artística, con quizás la final más cerrada de un all around que haya atestiguado en la historia, y en la cual el máximo honor recayó sobre el anfitrión Daiki Hashimoto (88.465). Sintiendo la respiración en sus espaldas del experimentado chino Routeng Xiao (88.065), y del ruso y para muchos favoritos por sus recientes performances precedentes Nikita Nagorny (88.031).

Precisamente estas tres naciones están envueltas, junto con Estados Unidos, en la puja por la cima del medallero en Tokio.

Los nipones comandan (13-4-5), por una nariz sobre chinos (12-6-9), y estadounidenses (11-11-9), mejor incluso en el global de metales obtenidos.

Rusia (7-10-6), y Asutralia (6-1-9), cierran el quinteto top hasta esta jornada. Así concluye este recorrido por otra fecha de olimpismo en tierras del Sol Naciente. A miles de kilómetros de distancia, y con tantos sucesos, siempre queda mucho por narrar. Espero que, entre el televisor y estos relatos, usted se lleve una idea más cercana a lo humano, real y posible de estos Juegos, de Cuba, y de cuanto hay que poner en función de acariciar la gloria.

 

 

El venezolano Mayora, orgullo de Latinoamérica en las pesas. Foto: @Tokio2020.
la nerlandesa Van Vleuten tomó desquite de la ruta en la contrarreloj femenina.
Kristof Milak, temible en los 200 mariposa a sus 21 abriles. Foto: Mundo Deportivo.
Daiki Hashimoto, constante y dorado en el all around de la gimnasia. Foto: Xinhua

Comentarios

Nuestro país se va a sobreponer. Fuerza Cuba, tú si puedes.
El boxeo tiene la ardua y difícil labor de elevar al deporte cubano dentro del olimpismo mundial y superar con creces las expectativas planteadas para estos atípicos Juegos Olímpicos. Recuperar el terreno cedido por algunos coterráneos en otras disciplinas, elevar la moral deportiva de la delegación cubana e inmolarse en el cumplimiento de esta premisa para el pueblo cubano. #FuerzaCuba#ACubaPónleCorazón# PATRIA o MUERTE ¡¡¡VENCEREMOS!!!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video