Par de mordidas letales

Par de mordidas letales
Fecha de publicación: 
15 Febrero 2021
0
Imagen principal: 

Dos contundentes victorias se ha llevado Matanzas en los primeros duelos ante Cienfuegos en la grama del estadio José Antonio Huelga de Sancti Spíritus, en su duelo de cuartos de finales de la actual temporada beisbolera de Cuba.

Han sido dos mordidas letales de los Cocodrilos, incluso viniendo de abajo en ambas ocasiones, pues los Elefantes han salido impetuosos en los dos juegos y han tomado ventaja tempranera, pero su pitcheo ha naufragado.

Pensé que con su copiosa ofensiva los cienfuegueros podrían dar al cara en este cruce, pero aunque en estas instancias los lanzadores suelen presentarse mejor que en la fase regular, ya sea porque están más descansados, porque se sienten más motivados, o porque el estudio de los rivales es más detallado que en la clasificatoria, lo cierto es que los serpentineros de la Perla del Sur han sido los mismos de los últimos meses: inefectivos y descontrolados.

Las ventajas iniciales, forjadas también con ayuda de la mala defensa yumurina, hay que decirlo, se han ido por la borda rápidamente, y hasta su mejor relevista, Carlos Damián Ramírez, fue bateado. El mentor Alaín Sánchez ha hecho lo que ha estado en sus manos, creo que ha movido bien sus piezas, pero no le han respondido.

Por el otro lado, los actuales campeones de le pelota cubana han mostrado un ataque demoledor, y se les ve muy sólidos del primero al noveno bate, sin dudas una maquinaria bien difícil de batir.
Además, la motivación está por los cielos, tanto de quienes están sobre la grama como de los que se encuentran en el banco, que también han respondido cuando se les necesita.

Quiero hacer mención especial a Yadir Drake, un pelotero que desde que estaba en México tenía la mente puesta en su equipo de origen. Uno puede pensar que ya estando a otro nivel no necesita volver a sus cimientos, pero él es la prueba viviente de que el calor del pueblo no se olvida, ni siquiera en estos tiempos de pandemia en los cuales no pueden sentir directamente la pasión de los aficionados.

Estoy seguro de que la mayoría de quienes hoy se desempeñan por su cuenta en distintos rincones del mundo tienen sentimientos parecidos, y que si sus contratos y otras cuestiones legales se lo permitieran igual vestirían la franela de sus conjuntos provinciales.

Volviendo al tope, esto no se acaba hasta que se acaba, como dijo el entrañable Yogi Berra, pero aquí parece que los paquidermos tienen las horas contadas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video