Orlandito Martínez, el Zurdo de Juanelo

Orlandito Martínez, el Zurdo de Juanelo
Fecha de publicación: 
25 Septiembre 2021
0
Imagen principal: 

Hace unos días conocimos la triste noticia del fallecimiento del primer campeón olímpico de Cuba después del Triunfo de 1959, el boxeador Orlandito Martínez.

Septiembre resultó siempre un mes muy especial para él: primero por haber nacido un 2 de septiembre, en el año 1946, luego por obtener su mayor logro deportivo en el noveno mes del año, y ahora coincidentemente se nos va también por estas fechas.

El llamado "Zurdo de Juanelo" asaltó la gloria deportiva el 10 de septiembre de 1972, cuando la ciudad alemana de Munich lo vio coronarse en los XXII Juegos Olímpicos y alcanzar la primera medalla de oro de un deportista cubano después de 1959, aunque sus inicios en el pugilismo datan de casi una década antes.

Por allá por 1963 llegó al gimnasio Luyanó Moderno un muchachito de apariencia endeble, con los signos evidentes de un pasado asmático, lo cual no impresionó mucho al entrenador principal de la instalación: Rolando Urrutia.

Para el niño Orlandito era toda una faena traducir en algo positivo una aparente limitación física: la fractura de su clavícula izquierda por una caída en sus primeros años de vida. No obstante, eso fue lo que marcó su accionar sobre el ring, pues tuvo que dedicarse a boxear de riposta, y lo logró con maestría.

Su gran desplazamiento, velocidad y constante golpeo con el recto de derecha le granjearon el respeto de todos sus contrarios y de los aficionados en general. En 326 peleas sufrió apenas 23 derrotas, una sola por fuera de combate.

Ese descalabro fue ante el también zurdo capitalino Luis Mariano Cesé, con quien se desquitó en el torneo internacional Giraldo Córdova Cardín in memoriam de 1968, cuando se ganó el derecho a asistir a su primera cita bajo los cinco aros en la capital de México, donde fue eliminado tempranamente.

Había alcanzado su primer título nacional en el Playa Girón de 1964, pero por enfermedad se alejó de los cuadriláteros hasta 1967, cuando recuperó el fajín nacional en los pesos mosca. En 1969 volvió a ser campeón nacional, esta vez en 54 kilogramos, pero en 1971 y 1972 regresó a la división de 51 kilos, para coronarse en el Cardín.

Sin embargo, el colectivo técnico decidió pasar a Orlandito para los 54 en la cita estival de Munich, para aprovechar la calidad de Douglas Rodríguez, quien lo había superado en el Girón entre los moscas. Al final la realidad dio la razón a los especialistas, pues en la capital de la entonces República Federal Alemana el "Zurdo de Juanelo" venció en sus cinco presentaciones.

Hamhung Wing (Birmania) fue su primera víctima, por votación de 4-1, aunque lanzó dos veces a la lona al asiático, y luego cedieron por 3-2 Michael Dowling (Irlanda) y George Turpin (Gran Bretaña), y por 5-0 Freddy Moniaga (Indonesia).

Por el cetro lo esperaba el mexicano Alfonso Zamora, quien cedió 5-0, pero la votación no refleja la real pelea dentro del ring. Al finalizar el pleito Orlandito señaló: "Ese muchacho me dio tremenda pelea. Él va a llegar lejos…" Y sus palabras fueron cumplidas, pues Zamora ganó el título mundial de los gallos dos años después en las filas profesionales.

Importante fue también en su carrera el triunfo 3-2 ante el estadounidense Bernard Taylor en los Panamericanos de 1975, su otra gran conquista a nivel internacional. Su retiro oficial fue en 1977, cuando ya comenzaba a sentirse el acoso de otro grande entre los gallos: Adolfo Horta, quien asistió a la cita olímpica de Montreal 1976 a pesar de haber caído ante el "Zurdo de Juanelo" en el Cardín de ese año.

Además de los títulos mencionados, este afable hombre logró coronarse en cinco ocasiones en los Campeonatos Nacionales Playa Girón, y en seis oportunidades en total en los tradicionales Torneos Internacionales Giraldo Córdova Cardín.

Ya lejos de los cuadriláteros, Orlandito se mantuvo en forma jugando al béisbol junto a un grupo de veteranos de diversas disciplinas que se encuentraban los sábados en el estadio Latinoamericano para seguir sintiéndose llenos de energía.

En su caso, se desempeñaba como corredor sustituto, lo cual le recordaba sus inicios en el atletismo, disciplina trocada afortunadamente por el pugilismo, que ocupaba sus días también como entrenador en el gimnasio del Cerro, aunque también brindó sus conocimientos a deportistas en Venezuela, Bolivia, Honduras y Guyana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video