Messi y su salida del Barcelona: ¿El epicentro del mundo?

Messi y su salida del Barcelona: ¿El epicentro del mundo?
Fecha de publicación: 
28 Agosto 2020
0
Imagen principal: 
El delantero argentino vive uno de los momentos más convulsos de su carrera deportiva.

Por estos días el mundo parece girar en torno a una saga deportiva: La posible salida del astro Lionel Messi del Fútbol Club Barcelona.

No importa si tanto los jugadores de los equipos involucrados en los play off de la NBA decidieron, a tono con la tensa situación racial que se vive en Estados Unidos, no asistir a sus partidos de miércoles en la Burbuja de Orlando, e incluso no continuar jugando la postemporada hasta tanto el panorama no cambie.

Tampoco si se solidarizaron con esta posición los jugadores de béisbol y elencos de la MLB… Apenas si se mencionan al Bayern Münich, el Sevilla o el duelo por la Super Copa de Europa.

El mundillo deportivo se ha resumido a esta novela o el “Mexit”, como lo ha llamado el diario marca, parafraseando el conflicto en torno a la permanencia del astro argentino en la ciudad Condal.

Lo cierto es que, desde ya hace algún tiempo, incluso antes del 23 de agosto último cuando Lio anunció que no quería continuar en el Barca, contrato que debería culminar a finales del 2021, se veía venir una posible jugada de este tipo, pues el Barca ha visto corroerse sus cimientos, tanto en lo deportivo, como en lo anímico.

Con tanto dicho sobre este panorama, el cual creo se antojará similar a las interminables series fílmicas de Rápido y Furiosos, Academia de Policía, o Viernes 13, intentaremos exponer algunas cuestiones:

Lo deportivo:

Para nadie es secreto que el Barca perdería a su ícono. Hablamos de un jugador que ha tirado del Club en más de una decena de las 16 temporadas en las que ha vestido la camiseta blaugrana.

El Santo y seña del once catalán, más aún en el último lustro, cuando la Messi-dependencia ha adquirido niveles inusitados, y él ha salvado de una estrepitosa caída al abismo al que muchos consideran hasta este minuto, el mejor club en lo que va del presente siglo.

Un ejemplo sencillo en lo sensorial: a pesar de la tensa situación que vive España, y de la cual no está exenta Barcelona, con respecto al rebrote de la pandemia del Coronavirus, miles de hinchas culés se han congregado en las afueras del Camp Nou a manifestar su deseo de que Messi permanezca en el Barca, y dispuestos a sacrificar, digo, incluso hasta a “linchar” a Bartomeu y toda su camarilla.

Una directiva que tuvo la gracia de ser votada luego del triplete alcanzado en el 2015. Por cierto, la última temporada de gloria contundente del Barcelona.

El agujero negro que dejará la partida de Lio, considerado uno de los mejores jugadores de la historia del más universal, y sin dudas el mejor que ha estado al amparo del Barcelona es tal que, según las estadísticas de Mr Chip, desde que Guardiola hizo a Messi capitán general del Barça (temporada 2008-09) el club azulgrana ha marcado 1.526 goles, estando el argentino sobre el terreno de juego. Messi participó directa (marcó 591 goles) o indirectamente (dio 238 asistencias) en el 54.3% de esas dianas. O sea, más de la mitad.

Su partida implicaría además arrancar con una reconstrucción que pasaría por el fichaje al menos de cuatro o cinco jugadores talentosos y jóvenes, capaces de intentar llenar el enorme vacío, diría que irrellenable, luego de la partida del ariete rosarino.

Pero la actual situación no es más que el detonante en un lustro en el cual, en materia de contratación, la directiva del Club no ha dado, desde mi modesta perspectiva, ningún tiro de gracia sólido.

Messi terminó de ver partir su motivación, ya mellada con creces, luego del escandaloso 2-8 que recibió su armada de manos del Bayern en los cuartos de final de la UEFA Champions League.

Y pese a haber solo emitido su deseo de no continuar en el Club a través de un Burofax, su intención de marchar a otros campos es inminente.

De hecho, en una jugada de contención hemorrágica desesperada, y ante la presión de 10 mil atmósferas que pesa sobre sus hombros, Josep María Bartomeu, presidente del Club, comunicó que estaría dispuesto a dimitir si Messi decidiera quedarse.

Algo que pondría de nuevo en el asador el hecho de que el crack argentino mueve a distancia los hilos del club, algo que siempre ha negado enfáticamente…

Posibles destinos:

Con la noticia de la posible salida de Messi del Barca se desató una estampida de clubes interesados, entre los cuales el Manchester City, y el París Saint Germain aparecen como los escenarios de mayor pegada.

Me inclino a pensar que a Lio lo unen lazos más fuertes con los Citizens: Primero está PEP Guardiola, el director con el cual enarboló la época más gloriosa del Barca, y bajo el mando de quién se ha sentido en zona de confort total, sobre la base del respeto, la admiración, el entendimiento y horizontes muy parecidos.

La segunda razón, y no menos importante en cuanto a peso, es la presencia de su entrañable amigo y hasta compadre, Sergio, el Kun Agüero.

Claro, que estaríamos hablando de un monto que frisa los 700 millones de euros si se materializara la transacción, cifra que, para el City, teniendo en cuenta su actual fondo salarial y plantilla, me parece exagerada a la hora de desembolsar.

Hasta un concierto ha prometido dar en Argentina el ex cantante de la banda británica oasis, Liam Gallagher, si en definitiva el atacante albiceleste ficha por el City.

Del otro lado aparece un PSG cuyas arcas parecen ser inagotables, y por demás relanzado a la palestra como equipo de pegada luego de su condición de finalista en la Champions que recién culminó.

Atípica en su segmento final, pero no por eso hay que demeritar el paso de los parisinos. Una nueva asociación en punta con Neymar Jr., además del acompañamiento de una gema de nombre Kylian Mbappé, parecen ser atractivos deslumbrantes para Messi, quien, para ser sinceros, más allá del Burofax y su comunicación, no ha hecho ningún otro pronunciamiento, en un momento medular para el Barca, cuando el polvorín está a punto de estallar y más de una carga y mechas contiene en su interior.

Lo económico

Justo así desembocamos en un componente omnipresente, Don dinero. Lo cierto es que la carta monetaria pesa en cada una de las posibles decisiones que se devendrán en el futuro inmediato. ¡Y MUCHOOO!!!!

Ejemplos concretos en materia monetaria arrojan que en el caso hipotético de que enrumbara su destino a la Premier, duplicaría sobradamente a los jugadores mejor pagados de dicha Liga:

Hablamos de David De Gea (€418 mil por semana); y Kevin De Bruyne (€357 mil por semana). Messi, a tono con el salario que percibe en este minuto en el Barca, estaría frisando el millón de euros, exactamente 988 mil semanales.

Imaginen que en materia tributaria Messi abona a la economía española 50 millones de euros anuales.

... España perdería los 50 millones de euros anuales que el argentino tributa año tras año. Así lo asegura el economista José María Gay de Liébana, tachando de un trato de “delincuente” que le ha dado la Hacienda española a Messi.

“Influye mucho el trato fiscal recibido por Messi y por Cristiano, que han sido tratados como delincuentes. Este es un poco el por qué estos futbolistas se van de España, además de tener en cuenta las sanciones y las actas que les incoaron”, explica sobre la reciente fuga de estrellas de España en declaraciones a Servimedia…

Un verdadero agujero negro esta historia de Lio y su salida o permanencia del Barca. Una de la cual, estoy convencido, apenas estamos viendo el primer capítulo.

Una que se ha apoderado de manera brutal, de todos los centros de atención mediáticos, sin importar lo que esté sucediendo en el mundo del deporte; que retumba incluso, en el corazón de los culés, el Camp Nou, en el cual irrumpieron a la fuerza no pocos fanáticos clamando por que Messi no los abandone.  

Locura desatada haciéndole caso omiso a la tensa situación epidemiológica que intenta apoderarse nuevamente de la nación ibérica.

Escribo estas líneas con profundo pesar, lato por el Barca desde aquel Dream Team de los 90 en el que militaron entre otros Sonny Anderson, Hristo Schtoikov, y compañía. Simpatizo enormemente con Lio, al punto de considerarlo el mejor futbolista del planeta en la actualidad.

Solo que considero exagerado, y aún en los albores, la hegemonía mediática que esta novela está ejerciendo desde el pasado 23 de agosto sobre todos nosotros, ya sea de manera consciente, o por efecto colateral de su onda expansiva.

La mayoría de las cuestiones relacionadas con la salida del astro argentino caen aún en el plano especulativo, pues el propio Messi no se ha pronunciado, más allá del Burofax comunicando su deseo de no continuar en el Club.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video