Las atractivas Charangas para el turismo en Cuba

Las atractivas Charangas para el turismo en Cuba
Por: 
Fecha de publicación: 
18 Octubre 2021
0
Imagen principal: 

Cuba tiene muchas fiestas interesantes con impacto en los turistas de visita, cuando resaltan hoy como ejemplo las Charangas, en particular las del poblado de Bejucal.

Esa localidad constituye una villa de la occidental provincia de Mayabeque, con mucho colorido y conocida internacionalmente por sus fiestas anuales.

Bejucal está ubicada a 20 kilómetros de La Habana, la capital, repleta en cuanto a fantasía de diseñadores, pintores, músicos y otros artistas, en una competencia por hacer cada carroza y estrado lo mejor posible, siempre distintos.

Allí destacan la majestuosidad del Palacio de los marqueses de San Felipe y Santiago de Bejucal, la Plaza de Armas y la Iglesia Parroquial, escenarios fundamentales del desfile de la Charanga.

Como antecedentes, en ocasión de la Misa del Gallo, los católicos del lugar salían a las calles con sus hachones encendidos, matracas, caracoles y gaitas, cuando los esclavos celebraban a sus dioses de origen africano.

Todo ello se fue transformando en una tradición para todos que se conserva hasta la actualidad.

Dicha fusión de personas de diferentes procedencias creó dos bandos, el azul y el rojo, donde el primero dominaba la Musicanga y el segundo Los Malayos.

La Musicanga resultó el bando de los criollos, nativos, negros libertos y esclavos, mientras su rival nació para españoles e isleños.

La fiesta comenzaba con la misa del Aguinaldo y terminaba con la del Gallo el 24 de diciembre, comenzó a complacer a todos los pobladores y a generar una simbiosis de colores y música, donde las diferentes etnias africanas compartían con los españoles, hasta perpetuarse.

Devino entonces en fiesta callejera arropada por bebidas y comidas, vistosas carrozas que en estos momentos pueden alcanzar hasta 23 metros de altura y su confección, tanto de uno como otro bando, resulta la competencia principal.

Entonces crearon sus símbolos, como el Alacrán para el bando azul y el Gallo para el rojo. A inicios de 1902 aparecieron las primeras carrozas de estas fiestas con armazones de madera, incluidos tambores y ritmos cubanos como el son y la rumba, y luego se cambiaron los nombres hasta pasar por La Ceiba de Plata, el azul, y la Espina de Oro, el rojo.

Para 1912 se incorpora el personaje de la Macorina, un hombre disfrazado de mujer con grandes glúteos y pechos que aparece con sugerentes bailes, en alusión a una canción cubana que recuerda la existencia de una mujer con ese nombre.

Otro detalle significativo está en los Tambores de Bejucal, conjunto que surgió al calor de las fiestas y actualmente es el acompañamiento de la comparsa Los Guaracheros de Regla, de reconocida fama en la capital cubana y el mundo.

Bejucal en diciembre se convierte en un hervidero, aunque el pueblo dedica buena parte del año a preparar su representación en la disputa amistosa, pues los días 24 al 26 del último mes del año y el primero de enero, constituye la fiesta de estas bellas charangas.

Como tal, Bejucal cubre una extensión de 75 kilómetros cuadrados. Limita por el norte con Santiago de las Vegas, por el este con San Antonio de las Vegas y Batabanó, al sur La Salud, y al oeste San Antonio de los Baños.

San Felipe de Bejucal, como realmente se nombra, fue fundada en 1713 y aparece en la falda meridional de la Sierra del propio nombre, al pie de otras lomas más bajas, un interesante recodo en el camino.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video