¿La vieja anormalidad?

¿La vieja anormalidad?
Fecha de publicación: 
1 Diciembre 2020
0
Imagen principal: 

Casi sentada en el piso, la dependienta del contenedor de tiendas Panamericanas de Ayestarán y Tulipán, traslada desde la tanqueta hacia las bolsitas de nailon lo que se supone sea un kilogramo de queso crema, en violación de más de una norma de inocuidad. Tal vez se piensa que en tiempos de escasez de alimentos y seguramente de envases, sería un lujo cuestionar ese tipo de venta y qué más importa un microbio más, pero, ¿es la inocuidad un lujo o una vía segura a prevenir enfermedades?

El precio, 4,80 cuc, ¿no debería cubrir la seguridad de su venta? ¿Es que no existe un lugar donde sea seguro reenvasar, lo que no solo sería más higiénico, sino que agilizaría las ventas? son las mismas historias de siempre. Sucede también con la demora al abrir las instalaciones de servicio al público, el no brindarles a los clientes la información correcta y completa desde la primera vez, que hagan un arqueo de caja cuando apenas han vendido a tres personas, extendiendo la agonía de quienes esperan afuera o que organizadores de cola (mal) traten con prepotencia y falta de educación.

La lista está abierta para su completamiento, pero podría incluir también: la falta de materiales de construcción en los rastros –cemento, cables, tejas y tanques de baño– y que sigan anunciándose esos productos en diversos y muy surtidos espacios en internet, que no haya vuelto en las tiendas y puntos de venta de productos agropecuarios o que el carnicero, hasta con una sonrisa, “le tumbe” a sus consumidores.

No deben faltar en este registro los camiones que, por su cuenta, descargan en puntos particulares lo que debe ir a tarimas de los mercados agropecuarios, que un administrador de agromercado impida a los clientes entrar y ubicarse donde hay sombra y los haga esperar bajo el sol “para que no se aglomeren”. ¿Es que no nos enseñó nada la pandemia, ni un adarme de sensibilidad, sentido común, respeto por el prójimo…? son aristas de la vieja anormalidad que sobreviven al virus y, como efectos secundarios, se cuelan por doquier.

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video