La importancia de reconocer las claves de la historia destaca Graziella Pogolotti

La importancia de reconocer las claves de la historia destaca Graziella Pogolotti
Por: 
Fecha de publicación: 
9 Mayo 2021
0
Imagen principal: 

Nuestra honda ha sido la de David, afirma Graziella Pogolotti en su artículo La fragua de la nación cubana, en que destaca la capacidad de movilizar un pensamiento desarrollado a través del reconocimiento de las claves de la historia.

La escritora incluye la afirmación del destino común compartido con otros pueblos víctimas del colonialismo, la dilucidación de los términos del conflicto en cada momento preciso, la asunción lúcida de las realidades de cada época y la definición de un programa con perspectiva de futuro, libre de esquemas y prisiones dogmáticas.

Lo hizo José Martí en Nuestra América. Lo hizo también Fidel en 1968 al reivindicar el legado del gesto redentor de Yara, afirma Pogolotti , quien evoca  que “en los dolorosos tiempos de la República neocolonial, cada 8 de mayo rendíamos tributo a Antonio Guiteras, víctima de una infame traición” .

Ese homenaje anual preservaba la vitalidad de una memoria portadora del reconocimiento explícito de la continuidad de un proceso descolonizador y, a la vez, cohesionador de voluntades, siempre vigente a pesar de las aparentes derrotas sufridas en sucesivos empeños, señala.

Así lo definió Fidel al cumplirse, en 1968, cien años de lucha desde el llamado Grito de Yara. Entonces, en un mismo acto, Carlos Manuel de Céspedes convocaba al combate por la independencia y concedía la libertad a sus esclavos. Para ser verdadera, la libertad proclamada tenía que afincarse en la justicia social. Desde esa fecha en el campamento mambí empezó a fraguarse la nación, opina.

Relata que al llegar la era del imperialismo, en Cuba se implantó el entonces novedoso experimento de dominio neocolonial. Tendríamos himno y bandera, presidentes y partidos políticos, comenta la intelectual cubana, al subrayar que “La frustración del proyecto emancipador impuso un breve parpadeo de amargura y decepción”.

En el contexto de cien años de lucha, animado por un ideario emancipador que se sustentaba en los pilares inseparables de libertad y justicia social, se fue consolidando el cuerpo vivo de la nación cubana. En cada etapa tuvo que asumir los desafíos de la época, ajustar métodos y establecer prioridades , asegura.

Las guerras del siglo XIX afrontaron las formas tradicionales del coloniaje. La República nació marcada por el estreno del neocolonialismo que en la contemporaneidad asume los lineamientos de la globalización neoliberal, advierte Pogolotti

Refiere  la definición de un programa con perspectiva de futuro, libre de esquemas y prisiones dogmáticas. “Lo hizo José Martí en Nuestra América. Lo hizo también Fidel en 1968 al reivindicar el legado del gesto redentor de Yara”, proclama la escritora.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video