Karen frente a la Covid-19, una historia de amor

Karen frente a la Covid-19, una historia de amor
Fecha de publicación: 
16 Abril 2020
7
Imagen principal: 

Cuando Karen Paz decidió estudiar Medicina, sabía muy bien «en lo que se estaba metiendo». Muy cerca le quedaba toda una vida de guardias, partos que no distinguen entre miércoles y domingo, preocupaciones y vidas salvadas. Lo había visto todo a través de su abuelo, especialista en Ginecología y Obstetricia, y el único miembro de la familia que la apoyó en la hora cero: cuando aún sin estrenar su bata de galena, Karen fue llamada a participar de la pesquisa activa para detectar posibles casos de la Covid-19.

Y no es que el resto de la familia sea indolente, es que «la niña» padece del corazón, lo cual la hace más vulnerable, pero ella defendió su derecho a crecer: «para eso escogí esta carrera, para dedicarme a los demás». Así lo asume, como si crecerse fuera, también, un deber. Una historia de amor multiplicada que conocimos sin salir de casa.

¿No sientes miedo?

—Miedo uno siente cada vez que se levanta, al salir a la calle día a día, pero no es el principal sentimiento que tenemos, sino las ganas de hacer el bien y de que se elimine esta enfermedad lo más rápido posible; eso es lo primero para nosotros.

¿Nos cuentas alguna anécdota, algo que te haya sucedido durante tus pesquisas?

—Como en la viña del señor, hay de todo: están los que te tratan muy bien y te agradecen lo que haces, y otros que no. El otro día estaba llamando a una persona en un segundo piso y yo, desde abajo, escuchaba que llamaban a la dueña de la casa, pero como nosotros tenemos prohibido entrar, no salían afuera para atenderme. Estuve al sol casi 15 minutos, pero era imprescindible visitar esa casa porque a ambos lados había casos aislados por sospecha. Lo que ellos no esperaban era que yo me arriesgaría a subir, pero lo hice, y todos los de la casa estaban sentados en una mesa conversando. Cuando me vieron parada en la puerta, la cara, de la pena, se les caía.

«Se disculparon, pero es necesario que la población tenga en cuenta que nosotros, a pesar de ser estudiantes, merecemos respeto, porque ponemos nuestra vida y la de nuestras familias en riesgo por cuidar la de nuestra población en general.

«Otra anécdota es que nuestro dúo pesquisó a la niña Jennifer y su familia cuando llegaron de Guyana, porque ellos están en nuestra población del Consultorio del Médico de la Familia con el que estamos trabajando aquí, en Santa Marta; al igual que el animador que resultó fuente de contagio para varias personas en Matanzas estaba alquilado en una de nuestras casas, y les realizamos el seguimiento a los dueños de dicha vivienda».

Hablas en plural, ¿te refieres a tus compañeros? Son muchos los estudiantes de Medicina involucrados hoy en esa tarea...

—Esta tarea que se nos ha asignado es dura y sacrificada, y lo primero que tenemos que tener en cuenta es que debemos extremar nuestras medidas higiénicas, pero me tomo el atrevimiento de hablar en plural porque creo que nuestro humanismo y amor hacia nuestra carrera y los demás ha aumentado.

¿Cuál sería tu mensaje para la familia cubana?

—Mi mensaje para toda la familia es que extremen todas la medidas higiénicas, que en estos momentos todos los cuidados son pocos, y que esta es solo una triste etapa de nuestra historia que pasará dentro de pocos meses y por eso, para que pase más rápido, tenemos que hacer conciencia de que es una enfermedad más que letal, contagiosa, por lo que nuestra manera de demostrar nuestro amor es el aislamiento y el distanciamiento social.

Karen apenas rebasa los veinte años y cumple su quinto curso de Ciencias Médicas. Alguien podría verla como «una chiquilla», «la niña» que ni sus propios padres habían notado quizás cuánto creció. Ella es responsable y optimista, al mismo tiempo. Como tantos y tantas jóvenes que le plantan cara a esta pandemia hoy, niños y niñas que se nos han hecho grandes entre las manos y escriben hermosas historias de amor a la humanidad, a la vida. También por ellos #QuédateEnCasa.

Comentarios

Felicito a todos los jóvenes estudiantes de medicina por la labor realizada. Un especial agradecimiento a esos que han contribuido con las pesquisas en la Comunidad La Portada del Cotorro.
rem67@nauta.cu
Saludamos y agradecemos a todos los trabajadores de la salud que cada día exponen sus vidas con amor para preservar la de toda la población con su trabajo consagrado, y hacemos un llamado a las personas para que colaboren con los jóvenes estudiantes de medicina que hacen las pesquisas en las comunidades ya que todos debemos contribuir en la lucha por erradicar esta Pandemia
Orgullosa de ser su Mami. Ella siempre ha sido una niña muy aplicada y buena Amiga. Sus abuelos, tío y tia maternos siempre han dedicado su vida a la medicina de Cuba y el mundo. El ejemplo de abnegación siempre presente. Te amamos mucho
Esa es mi amiga y siempre fue así de gran corazón, te quiero mi amiga y se q eres una excelente medica... cuídate mucho ❤️
Bravo Karen por todos ustedes! Gracias Giusette por contar esta historia de amor.
esoler2010@gmail.com

Páginas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video