El puente de Raúl Paz para volver al interior

El puente de Raúl Paz para volver al interior
Fecha de publicación: 
2 Abril 2021
1
Imagen principal: 

Dice Raúl Paz que él es un hombre optimista y como lo positivo también se contagia, después del briefing de prensa con el destacado cantautor, le diré que las buenas noticias, a veces, también vienen juntas. Por ejemplo, usted y yo nos estamos enterando, al mismo tiempo, de que para junio se estrena la telenovela cubana Vuelve a mirar, y también de que ya está disponible un nuevo disco del autor de Vidas.

Otra vez lo disfrutaremos en la sala de nuestras casas a esa hora sagrada que es «la hora de la novela». Otra vez en la banda sonora de un audiovisual dirigido por Ernesto Fiallo y así, podríamos estar repitiendo «otra vez» varias veces, pues El puente, como ha titulado al fonograma de nueve temas que presentó este viernes bajo el sello Bis Music es, de muchos modos, un viaje de regreso:

«En Mulata, tuve la necesidad de llevar mis canciones, de mezclarlas, en ese momento, justamente, con unos Dj que estaban a la moda en esa época. Eran unos Dj alemanes muy famosos, que me llevaban a otro universo que no era mi universo de la música clásica, de la escuela donde yo había estudiado, sino que me desordenaban un poco el sistema y me ponían a trabajar con gente que no había pasado por escuelas, pero que tiene un oficio y un talento increíbles, así que este disco también es un poco un regreso a eso, a unir mis canciones y mi manera de escribir con alguien que viene de la música urbana, de la música actual, y es el Dj Italo. Realmente, funciona muy bien, como yo lo esperaba, con una complicidad interesante, y dio a la luz este disco que es una mezcla de cosas, como mismo yo lo soy».

Una mezcla de cosas y un viaje al interior que se plantea desde el propio diseño minimalista y aparentemente simple, pero solo aparentemente. Vale la pena leer la historia de cómo llegaron la firma y el listado de títulos, a puño y letra del autor, con todo y tachadura, al arte del CD:

«Yo tengo un hijo de 16 años que fue quien hizo la portada, todo eso es idea de él, justamente. Como adolescente de 16 años que estudia en San Alejandro, llegó y me dijo: "Papá, ¿cuántos discos tú has hecho?". "Este creo que es el 14...", le respondo, y me dice: "Bueno, basta ya de la chealdad esa de estar poniendo tu foto, con lo viejo que tú estás. Fíjate, no vayas a hacer la chealdad esa de siempre de ponerte ahí con la sonrisa, tienes que ponerte moderno". Entonces le pedí que lo hiciera él mismo y la reflexión fue: ¿tú quién eres? Tú eres un micrófono, una guitarra y escribir. Entonces al final lo que queda es eso: mi escritura. A la misma lista que yo había hecho de las canciones le sacó una foto y me propuso que la información la vayan a buscar a un sitio web a través de un QR». 

El artista se llama Rafael Paz y claro que lo de la simpleza es solo apariencia. El muchacho logró capturar un concepto que le viene como anillo al dedo a las intenciones de su padre:

«Para mí también es un viaje al interior. Hay que ir a buscar, para encontrar. Creo que va en contra, por suerte, de lo que estamos un poco ya cansados en estos tiempos, y es que todo es externo: todo el mundo necesita decirlo todo, todo el mundo necesita poner su foto cada cinco minutos, dar su opinión, y hay muy pocas cosas que la gente va a buscar al interior. Él me hizo esa reflexión y me parece muy bien.

«La idea del diseño es ir en contra del exceso de información de hoy y hacer que la gente se interese. Si no te interesa, bueno, lo dejas, pero si te interesa, tienes que ir adentro y tienes que ir a buscar y tienes que ir a leer los textos, a escuchar la música. Es como una batalla contra el exceso de información».

No es un secreto que se trata de un disco por encargo, pero Paz asegura que también es absolutamente íntimo. «Por encargo, pero hecho para mí», declara, y explica: 

«La novela es muy rica, es bastante poco común, pues se trata de una novela en la que la mayoría de los personajes son de la tercera edad. Esto le da más riqueza porque todo el tiempo la novela está yendo hacia atrás, pues son historias de vidas completas, no son historias de un pedazo de vida. En la vejez salen, a veces, a relucir muchísimas cosas; más uno vive, más historia hay. Entonces, para uno como músico, incluso para los actores, permite jugar más con el tiempo, y al jugar con el tiempo, juegas con la intimidad de los personajes. 

«Empecé a escribir para la novela y me di cuenta de que había muchas cosas ahí que tenían que ver conmigo, así que me dejé llevar, y por eso hay estas canciones como Un segundo; El camino, dedicada a mi padre, que tienen siempre una relación con un flash back, y por eso es muy personal y, al mismo tiempo, tiene que ver con la novela».

Ya le hablaba yo de los regresos contenidos en esta producción, entre ellos, el retorno a la pequeña pantalla, un espacio en el que Raúl Paz se siente como pez en el agua:

«Es algo que a mí me interesa mucho, porque yo empecé, si se acuerdan, siendo un poco actor. Entré al ISA en las dos carreras, al final quería hacer música. Fernando me llamó para hacer Hello, Hemingway y fue una experiencia divina, pero, como siempre digo, las mejores experiencias son las que te dicen lo que no debes hacer, y ahí decidí que yo no iba a hacer cine porque era muy aburrido, porque había que pasarse muchas horas para hacer un planito y vuelve y el sol y la nube... yo no tenía la sangre para eso, así que decidí hacer música, pero la experiencia del cine me encantó y ese actor que, de cierto modo, está dentro de mí, sale aquí, haciendo canciones que tengan que ver con personajes, con situaciones dramáticas. Entonces me viene bien, es como el actor que yo quise, detrás, sin tener que afeitarme ni pasar al peluquero.

«Ya yo había hecho música para danza contemporánea, para una película hace muchos años en Francia y, sobre todo, canciones por encargo, desde Rosario Flores, hasta Gilberto Santa Rosa; pero una canción es como ponerte en la piel de aquella persona, y una novela, incluso, que es más que una película, porque son muchos capítulos, muchos personajes, te hace entrar en muchas dinámicas de los personajes y pensarlos de muchas maneras, pero me ha gustado muchísimo».

Al final de cualquier diálogo, ¿quién se despide sin hablar de como están las cosas, de la epidemia que nos mantiene en vilo, de los tiempos difíciles que corren?

«Es un duro golpe para la economía mundial, para todas las personas; para el mundo del espectáculo es un duro golpe, vivimos de mostrarnos y de compartir. Sin embargo, yo soy de naturaleza muy optimista y trato de ver el lado positivo de cada cosa. De cierto modo y a pesar de todo lo malo que ha traído esta pandemia, a mí, en lo particular, me ayudó a centrarme, me ayudó a buscarme, a ir a buscar en el interior, porque muchas veces lo que pasa con este trabajo, con esta profesión, es que llega un momento, cuando ya llevas tantos años en ella como yo, que empiezas a perder el norte, porque no hay tiempo: sales de un disco para entrar en otro, después del disco viene la gira, después de la gira viene la escritura y después el otro disco. Te pasas 20 años así, y esta pandemia que, por desgracia, ha hecho mucho mal, a mí me ha servido un poco de volverme a mirar, de entrar en mí, de tener un poco más de tiempo para la familia, de tener un poco más de tiempo para mí, para los amigos, para uno crear nuevos planes y para reestructurarse. 

«Yo creo que este mundo tiene que reestructurarse, este mundo tiene que ir mejor, de eso no le queda duda a nadie, y no puede ser mañana, tiene que ser hoy. Hay que empezar a reestructurarlo hoy y hay que empezar a pensarlo de otra manera, porque querramos o no, va a cambiar, va hacia otro lado. Creo que hacía rato que el mundo no estaba tan definido que iba hacia otro lado. El tiempo es recuperable, aunque parezca que no, es recuperable, y yo pienso que un poco de calma, un poco de centro, no está mal. Yo creo que nos va a hacer mucho bien, al final, pensar un poco más por dentro que por fuera».

Después de escucharlas, le aseguro que en ese viaje de regreso a las esencias, en esa vuelta al interior, serán buena compañía estas canciones en las que, efectivamente, tal cual lo anunció la casa discográfica que lo acoge, «puede apreciarse un Raúl Paz más fresco y renovado».

Comentarios

Felicitaciones,a Raúl Paz,como todos genios, humilde, sencillo.Muy talentoso y único como artista d este tiempo,donde la cultura cubana necesita d creadores como el,d un arte comprometido con la calidad y lo auténtico al servicio d las mayorías y no específicamente d la mercancía,aunque haga falta.100% cubano al estilo del Beny y Silvio Rodríguez.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video