Doctor Agustín Lage: Tan importante como las vacunas es el sistema de salud

Doctor Agustín Lage: Tan importante como las vacunas es el sistema de salud
Fecha de publicación: 
14 Abril 2021
0
Imagen principal: 

El Centro de Inmunología Molecular (CIM) ha sido una parte esencial en el enfrentamiento a la Covid-19 en Cuba, pues utiliza su gran capacidad productiva en la producción de tres de los cinco candidatos vacunales del país contra la pandemia.

En entrevista concedida a Cubadebate, el Doctor Agustín Lage Dávila, quien fuera director de esta institución científica por 25 años, comenta sobre los logros de la inmunología molecular y el aporte en el desarrollo de vacunas.

Según el experto, la misión del CIM es obtener y producir nuevos biofármacos destinados al tratamiento del cáncer y otras enfermedades crónicas no transmisibles, aunque su centro de tecnología de punta, creado en la década de 1990, es parte en el desarrollo de candidatos vacunales contra la COVID-19.

El Centro cuenta con un fermentador de dos mil litros lleno de células en proliferación, las cuales producen la proteína que conforma las vacunas Soberana.

Acerca de la capacidad de producción, el Doctor Agustín Lage Dávila señaló que el CIM puede fabricar toda la proteína necesaria en una campaña de vacunación masiva contra la Covid-19, y además, se continúan haciendo anticuerpos para tratar cáncer, enfermedades autoinmunes y otras. Lo que afecta la producción regular es el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, que entorpece la compra de productos, enfatizó el especialista.

El también asesor científico y comercial del grupo empresarial de la industria biofarmacéutica cubana, BioCubaFarma, explicó que la respuesta de anticuerpos de Soberana 02 es muy buena, pero aún no se conoce cuánto tiempo protegerá.

Resaltó además que las plataformas tecnológicas sobre las que se desarrollaron los candidatos vacunales cubanos ya se dominan por los científicos del país, por lo que la inocuidad de la vacuna está garantizada.

Cuba tenía esas plataformas en que se han basado las vacunas ya montadas, estudiadas, con sistemas de calidad, control de pureza, enfatizó.

Sobre las vacunas terapéuticas utilizadas en pacientes de cáncer, el doctor explicó que estos tratamientos no curan la enfermedad, pero evitan su crecimiento y aumentan la supervivencia de las personas.

Recalcó que CIMAvax, desarrollada en el CIM, es una vacuna de este tipo, que dio origen a la negociación con el Roswell Park Center de Nueva York. La colaboración con esta institución estadounidense, afirmó, está funcionando: se realizan estudios conjuntos, y se discuten los protocolos de los ensayos clínicos que tienen lugar en el país norteño.

El destacado científico cubano también se refirió al mercado farmacéutico en el mundo, en el contexto de la Covid-19, recalcando que en la filosofía del capitalismo, el precio no tiene nada que ver con el costo, es lo que el mercado puede pagar.

Mientras la demanda no caiga por la subida de precio, se puede seguir subiendo el precio al máximo que se soporte, y esto se ve en los precios de las vacunas y otros productos de la biotecnología, significó.

“Yo veo que la distorsión está en que las instalaciones científicas y farmacéuticas sean de propiedad privada. En algún momento, la humanidad tendrá que dejar eso atrás”, destacó.

En comparación, señaló que en Cuba el sector biotecnológico es de propiedad estatal, por lo que entre las empresas cubanas existe cooperación y articulación, más que competencia.

Recordó que no es la primera vez que la mayor de las Antillas enfrenta una epidemia, pues logró controlar la meningitis meningocócica, llevó a cero la cifra de incidencia primaria de la hepatitis B y ha controlado el Sida.

Insistió en que el fenómeno de la producción de vacunas y de la inmunización poblacional ocurre en Cuba desde hace décadas, y los candidatos anti Covid-19 desarrollados en tan corto tiempo no son más que un resultado natural de la siembra de capital humano, de ciencia y de capacidades productivas.

Recalcó además que aparte de las vacunas para controlar una epidemia es necesario un sistema de salud que la haga accesible, que localice y detecte al enfermo en la atención primaria, y que lo trate.

Al finalizar, acentuó que la pandemia y todo lo que conlleva, deja a Cuba experiencias en cómo atender la salud de una población que está envejecida, como consecuencia de factores como el alargamiento de la esperanza de vida y la reducción de la natalidad.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video