Damián Alonso: La actuación me hace muy feliz

Solapas principales

Damián Alonso: La actuación me hace muy feliz
Fecha de publicación: 
24 Septiembre 2020
0
Imagen principal: 

Prejuicioso joven que alterna su machismo con la excelencia como padre, buena manera de mostrarle al televidente una dualidad, más recurrente de lo que desearíamos en nuestra sociedad, y que ha sido muy bien representada en la telenovela El rostro de los días por el actor Damián Alonso.

Algunos de los personajes que han marcado su paso por la televisión son Joaquín, en el teledrama Travesía a la fortuna, junto a Marta del Río; Jorge, en el teleplay Abre los ojos mami; Isaac, en De amores y esperanzas; el doctor Gustavo en la telenovela Tierras de fuego; Bruno en la novela En fin el mar, y Alfredo en La sal del Paraíso.

Con experiencias anteriores de trabajo junto a Nohemí Cartaya en la telenovela Tierras de fuego (cuyo director general fue Miguel Sosa) y con Felo Ruiz en Latidos compartidos (bajo la dirección general de Consuelo Ramírez), el actor Damián Alonso fue convidado en esta oportunidad por los dos últimos asumir en El rostro de los días el personaje de Samuel, un rol que desde los inicios de lectura del guion lo dejó perplejo por sus características.

“Mientras me iba llenando de la historia de Samuel, no podía dejar de sentirme asustado por lo absurdo de muchos de sus procederes, y eso me preocupaba; de hecho, yo no lo soportaba cada vez que terminaba de leer una escena porque ciertamente es un personaje que se encuentra en un extremo de la sociedad y yo sabía que, sin dudas, la gente iba a detestarme.

“De hecho, en las redes sociales no todo lo que me han dicho es exactamente agradable, pero eso también es muy bueno en cuanto a la repercusión del personaje, porque significa que los televidentes se identifican con la historia y toman partido con ella; Samuel no ha pasado indiferente, aun cuando no es un personaje principal”.

Pero Samuel está enamorado a su manera de su esposa y es un excelente padre, ¿estaba así escrito el personaje o de alguna manera manejaste esa posibilidad?

-Sí, en Samuel hay otras características que no lo hacen del todo indeseable, por suerte, ¿no? Hay rasgos en él que negociamos con la dirección de la telenovela. Tratamos de matizarlo, le otorgamos ese toque de sensibilidad necesario para que no fuese el ogro de la historia, sino que constituyera una manera de visibilizar a un tipo de persona que existe. Por eso en algunas escenas le subíamos un poco el tono y en otras lo manteníamos en una cuerda más estable y le bajamos un poco su ira, eso fue negociable.

“Y en ello jugó un rol muy importante Gretel Cazón, mi pareja en la telenovela. Nosotros nos conocemos desde hace muchos años, desde estudiantes, pero nunca habíamos interpretado roles juntos y sucedió que, desde los trabajos de mesa iniciales, la relación fue maravillosa. Desde entonces teníamos nuestras inconformidades con ciertos diálogos, y en su lugar proponíamos algunos cambios, sobre todo en el modo de decirnos las cosas, aunque todo en perfecta comunión y, por supuesto, con la aprobación de la dirección de la telenovela. Ella es una actriz que aporta mucho desde la propia concepción de las escenas y tuvimos alguna libertad para proponer variantes a la historia”.

Sin ser Samuel un personaje principal ha logrado calar en la gente, ¿qué es lo que más le agradeces?

-Agradezco ante todo una vez más la posibilidad de intervenir en una telenovela, por el alcance que tiene este tipo de dramatizado en los diferentes segmentos de la sociedad. Al personaje le agradezco la posibilidad que ofrece de visibilizar a este tipo de personas que a veces no son conscientes de su actitud, y en nombre del amor toman lamentablemente caminos equivocados.

“No siempre se tiene la oportunidad de asumir personajes con ese impacto en el televidente. No imaginé que sucediera un fenómeno así alrededor de este personaje, que pudiera lograr el alcance y la repercusión que ha tenido en el público, sobre todo porque es un rol que incluso, en el orden personal, me traía conflictos conmigo mismo, pero sucedió, y qué bueno que ha sido así”.

Visto desde la distancia, ¿cuánto te ha marcado este personaje?

-Bueno, encarar un personaje como este te permite poner en una balanza hasta dónde se va por un buen camino o no, aun creyendo que las decisiones o acciones que se asumen están bien sustentadas. Por otra parte, Gretel y yo a partir de este trabajo fuimos seleccionados para ser los rostros de la más reciente campaña “Evoluciona”, contra el control machista y la no violencia hacia las mujeres y las niñas.

“Esto nos satisfizo mucho porque significa que más allá de la telenovela podemos enviar, a través de otras plataformas, mensajes de bien público, tan necesarios en estos tiempos. Contribuimos de esa forma a la reflexión sobre un tema con grandes implicaciones en la sociedad moderna, así que estamos más que felices con esta otra oportunidad”.

Y felicidad también te trae pensar en el próximo proyecto: la telenovela Tú, que dirige Lester Hamlet.

-Estábamos grabando esta telenovela antes de esta penosa situación del coronavirus. En ella soy un entrenador de beisbol del equipo infantil; mi personaje se llama Augusto y está enamorado de la mamá de uno de sus alumnos y solo esto adelanto. Como experiencia es espectacular. Mi pareja en esta oportunidad es Yailene Sierra, y me ha tocado trabajar en las escenas con un niño muy especial que se llama Alexander y promete ser un buen actor.

“Ser dirigido por Lester es una maravilla porque te regala la sensación de sentirte siempre protegido, amparado, seguro de lo que estás haciendo, porque él tiene muy claro lo que quiere y cómo lo quiere, así que resulta muy cómodo trabajar con él”.

Sigues entonces enrolado en otras propuestas televisivas, ¿cómo defines este medio en tu vida?

-La televisión es una fabulosa oportunidad para llevar un mensaje a la mayoría de las personas. Permite mostrar y magnificar las cosas, priorizando el disfrute y el entretenimiento, y qué bueno si junto a esto le permite reflexionar a la gente sobre todo lo que le rodea. Por eso la televisión me hace sentir tan feliz. De ahí que la mayoría de los personajes que he representado en ella me han dejado ese saldo de realización y plenitud, y por eso, cuando me han propuesto personajes que no me han hecho sentir así, porque no encierran nada valioso qué decir, pues he preferido, sin herir sensibilidades, no asumirlos.

Con la responsabilidad de dejar un mensaje en quien acompaña su actuación desde casa, Damián Alonso en este momento de su carrera anhelaría interpretar un personaje en una historia biográfica, pues le gustan especialmente las historias basadas en hechos reales. Tal vez algún director pueda desde ya pensar en el deseo de este actor e insertarlo en una historia televisiva o cinematográfica donde Damián pueda ofrecer, como hasta hoy, lo mejor de sí.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video