COVID-19: Que la fatiga pandémica no nos baje el nasobuco

COVID-19: Que la fatiga pandémica no nos baje el nasobuco
Fecha de publicación: 
24 Abril 2021
2
Imagen principal: 

Foto: Getty Images

Como otra de las pésimas novedades que nos ha traído el nuevo coronavirus –ya no tan nuevo-, se apunta el término fatiga pandémica.

Lo acuñó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en referencia a la reacción ante las prolongadas medidas y restricciones generadas por la pandemia por Covid-19.

La define como una reacción natural y esperada a la adversidad sostenida y no resuelta en la vida de las personas, y, además de la falta de motivación para asumir conductas protectoras y buscar información, menciona que a esta fatiga se vinculan también sentimientos de complacencia, alienación y desesperanza. 

En dicha fatiga influyen, con signo positivo o negativo, el entorno cultural, social, estructural y legislativo.

La profesora en Comunicación para la Salud Cornelia Betsch, de la Universidad de Erfurt, Alemania, explica que el miedo es un motivador para el comportamiento protector, pero desaparece a medida que las personas se adaptan a la amenaza. Agrega que la fatiga también sobreviene si hacemos las mismas cosas repetidamente durante mucho tiempo.

 


Foto: tomada de ABC.es

Aproximadamente desde octubre del año pasado, varios países estaban notificando que detectaban en los pobladores la mencionada desmotivación las medidas de bioseguridad indicadas.

Ocurre que la Covid-19 lleva “adjunta” una segunda pandemia asociada a diversos problemas de salud mental. Numerosos y avalados expertos han constatados un incremento del estrés, la ansiedad, la angustia y las preocupaciones relacionadas con esa enfermedad.

Ello es alarmante en sí mismo, pero más lo es si se entiende la relación directa que existe entre el incremento de contagios y el resquebrajamiento de las medidas de protección.

El sitio oficial del Ministerio de Salud Pública (Minsap), subrayó hace solo días, que la fatiga pandémica representa otra señal de alarma ante la COVID-19.

Al respecto, señala que “a pesar de tener –Cuba- indicadores inferiores a los reportados en muchos países, el aumento de casos registrados en los últimos días también se debe, entre otras razones, al agotamiento en la población”.

El texto dado a conocer por el Minsap incluye una valiosa consideración del Doctor en Ciencias Psicológicas, Jorge Grau Abalo, jefe del Grupo Nacional de Psicología de la Salud y profesor Titular de la Facultad de Ciencias Médicas “Comandante Manuel Fajardo”:  “no podemos cambiar la incertidumbre que provoca, pero si nuestra actitud ante ella”.

Cómo enfrentar la fatiga pandémica 

Está claro que mantener un buen estado anímico se hace difícil en medio de la situación que vive el mundo y Cuba en particular. 

Pero se hace necesario porque, entre otras cosas, es sabido que un estado emocional negativo y sostenido atenta contra el sistema inmunológico.  Si se le añade que también puede conllevar al relajamiento de las medidas de bioseguridad y por ende, a posibles contagios, entonces estamos hablando de un asunto de vida o muerte.

 


Tomado de Canal Caribe

En consecuencia, son varias las recomendaciones para afrontar la fatiga pandémica:

  • Realiza actividades de entretenimiento, cargadas de “buena vibra” y preferiblemente que alimenten tu cuerpo o tu espíritu, entre ellas, hacer ejercicios, bailar, practicar taichí, cantar, leer, ver películas, series y documentales.
     
  • Limita el consumo desmedido de informaciones referidas a la Covid-19. Es imprescindible mantenerse al tanto, sobre todo de las indicaciones de nuestras autoridades sanitarias y gubernamentales, pero hay evitar caer en las redes de la infodemia con el conjunto de pensamientos y emociones negativas que acarrea.
     
  • Continuar cultivando el vínculo con los seres queridos y amistadas, aunque sea de modo virtual, nos hace sentir apoyados y más acompañados.
     
  • Seguir, en lo posible, un estilo de vida saludable que incluya una correcta higiene del sueño y el respeto de horarios para la alimentación, el trabajo, el aseo, el descanso y la recreación dentro del hogar.
     
  • Practicar el diálogo interno positivo. Aunque las emociones negativas son inevitables, podemos manejarlas y apelar a la distracción, al diálogo. Cuando “la presión en la caldera ande al tope” es posible contactar con servicios de ayuda psicológica en línea. 

 

Razones contra el desánimo

Aunque sería de tontos hacer como el avestruz, metiendo la cabeza en un hueco y repitiendo que no pasa nada,  los cubanos,  en medio de esta situación sanitaria inédita, sí contamos con una fortaleza que, al estar conscientes de ella,  mucho puede ayudar a sobrellevar la fatiga pandémica: una estrategia y una voluntad gubernamental que lo está dando todo para enfrentar a la Covid-19.

Y ese actuar va acompañado, en primera instancia, del saber científico, el cual ha demostrado su capacidad, talento y compromiso, extensivo al personal de la salud, una de las instancias más tangibles en que la ciencia se relaciona directamente con la población en esta pandemia.

 


Foto: tomada de Trabajadores

Además, a estas alturas del partido, todos estamos persuadidos de que la solución está en manos de cada cual y actuar en consecuencia, protegiéndonos como se debe, puede disminuir incertidumbres, miedos. 

Incluso, conocer nuestras vulnerabilidades, que también se han puesto en evidencia durante la pandemia, es una fortaleza, aunque parezca una paradoja.

Es verdad que  en estos tiempos hemos constatado irresponsabilidades, miserias humanas como el egoísmo y el individualismo, pero, a la par, ha florecido en muchísimos casos  la solidaridad humana, el desinterés, la entrega al prójimo, desde pequeñas acciones individuales hasta las grandes estrategias a nivel de país y aun más allá de nuestras fronteras.

Por todo eso, que la fatiga epidémica no nos baje el nasobuco ni las fuerzas para seguir en esta pelea que vamos a ganar.

Comentarios

Hace diez minutos pase por la esquina de 23 y 12 !!!!!!nasobuco no un cubo en la cabeza y un saco de nylon amarrado en la boca pueden ser más eficaces para sobrevivir al tumulto descontrolado que termino de ver allí en esa céntrica esquina.
carlos@uebse.geysel.une.cu
! Cuidado ! la imagen de alguien siendo vacunado puede implicar la idea de que esto soluciona el contagio . Ya la OMS declaró que sin el distanciamiento social no se detiene la pandemia a pesar de las vacunas.
avirginiagg@infomed.sld.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video