Atletismo cubano: Telón que cae y año crucial

Atletismo cubano: Telón que cae y año crucial
Fecha de publicación: 
9 Enero 2021
0
Imagen principal: 
Yarisley buscará estabilizar sus registros en un año olímpico crucial para sus aspiraciones.

El atletismo cubano cerró el año 2020 bajo un velo sui géneris. Marcado por la inercia competitiva y la imposibilidad de nuestras principales cartas de pugnar en una Wanda Diamond League abrupta en cuanto a mítines y sedes.

Todo eso, derivado del empuje de un enemigo feroz de nombre coronavirus, por lo que iniciar el 2021 carburando en serio es una prioridad para las máximas autoridades del campo y pista y los atletas.

Con 14 clasificados y la inminencia de la temporada bajo techo, los nuestros intentarán modelar su forma deportiva, especialmente el núcleo que ya ostenta su visado a Tokio y otro grupo que tiene las mayores opciones de clasificación.

Dos bases de entrenamiento, una en Camagüey y otra más reciente en Monte Gordo, Portugal, servirán de argumento para calibrar sus registros, los cuales dictarán el fin de una primera macroestructura con la Copa Cuba (10-21 de marzo), según explicó a Jit la comisionada nacional, Yipsi Moreno.

En ese punto, se prevé estar con niveles superiores al 90%, para luego aproximarse a un entorno del 95-97% de las marcas que se pudieran ver en Tokio, ahondó la otrora estelar martillista.

De hecho, la tensa situación generada por el potente rebrote de la COVID-19 vuelve a poner en la cuerda floja la posible celebración de estos mítines, especialmente en la geografía europea.

El 2020 como referente de los nuestros

Para ser un poco más certeros en nuestros análisis, tomaremos como referentes los mejores registros materializados por nuestros agraciados, del total de 33 preseleccionados, y los insertaremos en la agenda global.

Redondearemos esa mirada con el panorama en las pruebas múltiples y los relevos, que si bien aún no obtienen su pasaporte, están proyectados con fuerza en el foco de atención.

Salto de longitud (m):

Juan Miguel Echevarría: Comandó la campaña indoor con interesantes 8.41 metros. Luego clavó los pinchos en 8.25, para recalar séptimo del top list al aire libre.

Maykel Massó: Respectivos 8.26 y 8.03 metros al aire libre y sobre pista cubierta amparan al santiaguero, que retornó oxigenado luego de más de una temporada fuera de la alta competición, asediado por lesiones.

Lester Lescay: Sin poder incursionar en la campaña bajo techo, fue el de mayor estirón luego a cielo abierto (8.28, merecedores del cuarto puesto del listado anual).

La longitud varonil la dominó el chino Jianan Wang (8.36), sin esa notoriedad propia de un lapso sumamente rocoso.

Disco (f):

Yaimé Pérez: Su envío de 64.76 metros la situó en el quinto escaño del escalafón anual, comandado por la estadounidense Valarie Allman (70.15).

Denia Caballero: Llevó su órbita hasta los 63.71, envío que la colocó décima del 2020.

Para ambas, el retorno de esta especialidad a la Liga del Diamante devendrá un excelente termómetro previo a la hora cero.

Triple (m):

Jordan Díaz: Luego de sus 17.07 metros sobre pista cubierta, el portentoso triplista no pudo medirse en la etapa al aire libre. No obstante, en él están cifradas las mayores esperanzas de esta modalidad, comandada por el fuera de serie estadounidense Christian Taylor (17.57).

Andy Díaz: Sin lograr explotar al máximo sus potencialidades, fue el de mejor salto en el 2020, gracias a 17.30. Su inestabilidad le ha pasado factura, pese a haber culminado tercero con ese registro.

Cristian Nápoles: Es un triplista de mucha potencia. Me recuerda a Yoandri Betanzos. Clavó sus pinchos a la distancia de 17.18-5to. y, en lo particular, espero que si transita bien por la estructura preparatoria, supere sus 17.38 cimeros.

Triple (f):

Liadagmis Povea: Desde la temporada 2019, Lia se ha establecido en la élite de su especialidad. Respectivos 14.52-4ta. y 14.55-3ra. dan fe de ello. Solo que hay un problema mayúsculo de nombre Yulismar Rojas (15.43 y 14.71, por ese orden), puntera en cada caso.

Davisleydi Velazco: Habrá que ver si continúa su curva ascendente, luego de sus 14.34 clasificatorios de marzo pasado en la Copa Cuba. De ser así, con 21 y 24 años tendríamos en ella y Lia una sólida dupla de triplistas, fieles a nuestra tradición en dicho evento. Pudieran, incluso, rememorar años de felicidad suprema vividos por Yargeris Savigne y Mabel Gay, como aquella campaña 2009 cuando con respectivos 14.95 y 14.61 hicieran el uno-dos en el Mundial de Berlín.

800 metros:

Rose Mary Almanza: Es una prueba realmente cruenta la de los 800 metros. Cuba tiene la aspiración de inscribir a Sahily Diago. Rose Mary, nuestra principal carta, corrió en 1:58.92 minutos la doble vuelta al óvalo, en reinado de la keniana Faith Kipyegon (1:57.68).

Salto de altura (m):

Luis Enrique Zayas: Compartió el liderazgo bajo techo con salto de 2.33 metros en la campaña que pudiéramos considerar la de su explosión definitiva. Luego, al aire libre, no pasó de 2.20 en el tempranero mes de marzo con la Copa Cuba.

Precisamente 2.33 devino el tope a cielo abierto, logrado por el bielorruso Maksim Nedasekau.

Salto con pértiga (f):

Yarisley Silva: Es nuestra subcampeona olímpica de Londres 2012 una pertiguista de competencia. Mi voto de confianza siempre lo tiene. Sobrevoló la varilla a la altura de 4.74 en pista cubierta y luego no volvió a medirse oficialmente al aire libre.

Los reinados correspondieron, en cada caso, a la rusa Anzhelika Sidorova (4.95) y a la estadounidense Katie Ngeotte (4.92).

400 c/v:

Zurian Hechevarría: La santiaguera tuvo en los últimos 12 meses un crono cimero de 55.77 segundos. Antes había materializado su visado a Tokio gracias a 55 flatt. Zurian tiene a su favor el hecho de que ha ido in crescendo durante el ciclo, a la vez que ganando estabilidad.

La holandesa Femke Bol (53.79) voló sobre las vallas como ninguna otra en 2020.

En el horizonte más inmediato, y prolongando su estancia y preparación por tierras lusas, se quedaron nueve de estos 14 bendecidos, con el propósito de competir en varios mítines patentados por la World Athletics entre el 27 de enero y el 17 de febrero.

Hablamos de Echevarría, Massó y Lescay en longitud; en triple, Liadagmis Povea, Jordan Díaz, Cristian Nápoles y Andy Díaz; en altura, Luis Enrique Zayas; y en pértiga, la experimentada Yarisley Silva. Luego regresarían a casa para cerrar esa primera macroestructura con la Copa Cuba.

Este análisis dispondrá de otras partes posteriores, en las cuales profundizaremos en las posibilidades reales de ser finalistas y pugnar por preseas de los nuestros.

Incluso, los relevos 4x100 masculino, 4x400 femenino; las multiplistas Yorgelis y Adriana Rodríguez, que si bien aún no hacen el grado, poseen todas las credenciales para conseguirlo en la cita del orbe de relevos, y el tradicional mitin de Gotzis, Austria.

Por eso, habrá que esperar.

Cristian Nápoles tiene potencialidades para superar la barrera de los 17.40 metros, lo cual lo convertiría en virtual finalista olímpico.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video