MIRAR(NOS): Lo nuevo y lo viejo, todo nos cambia

Solapas principales

MIRAR(NOS): Lo nuevo y lo viejo, todo nos cambia
Fecha de publicación: 
26 Diciembre 2018
0
Imagen principal: 

Un tatuaje, nuevo trabajo, responsabilidad con quienes hasta ayer no conocía, de una sola leída, intervenciones dolorosas, “te quiero” por primera vez, renuncia, preferencias musicales que ni sabía estaban allí, la distancia que carcome, dos especializaciones, la separación física y una sala de juicios.

Atreverme, pedir perdón, esforzarme, ser valiente, llorar pa'dentro, entender más significados, el pasado pasado, caminar por la acera del Sol cuando no hay frío, bañarme en la playa cuando lo hay, juntar caracoles en las manos, coleccionar mejores momentos, olvidar los peores, tirarnos más fotos, besar a destiempo y con una canción de fondo que no tenga nada que ver conmigo, no tomarlo a pecho, desvincularme de lo que no aprovecha, paciencia para lograrlo, aprender a volar y después de aprender, finalmente volar.

(…)

Obvio, cuando un año está por comenzar no hay cómo saber las cosas que vendrán en los próximos 12 meses. Algunas me gustaría conocerlas de antemano, porque este 2018 tuvo la cualidad (no voy a darle crédito llamándolo virtud) de sorprenderme, de involucrarme en situaciones que hasta el día antes de que ocurrieran yo desconocía. Mis reacciones no fueron probablemente las más acertadas, pero me justifico en el hecho de no vivir nada similar en mi casi treinta.

Ah sí, porque en la puerta de los 'ta ya les confesaba que he vivido casi tan intensamente como había pronosticado aunque los imprevistos han terminado por redondear eso que los más sabios (u optimistas) llaman experiencia y que a mí me da por pensar que no son otra cosa sino tropezones, cabezazos, piedras en el camino pero de las que tienes que rodear(o sea, una bastante brava) porque si vienes entretenido te golpean en pleno rostro y con este frío… va a doler el rasponazo.

Para 2019 no espero que Villa Clara gane la Serie Nacional. Es decir, si quieren hacerlo y los demás equipos se lo permiten, no estaría tan mal, pero no cambiaría mis circunstancias, eso es seguro.

Van a ser (¡cómo pasa el tiempo!) casi diez años desde aquel día terrible en que Industriales terminó aguándonos una fiesta que dábamos por segura. Después de aquel 2010 de espanto, no puedo decir que fui la misma aficionada y lo lamento por quienes tengan otro criterio.

Y es eso exactamente lo que pasa en la vida toda. Ahora que lo pienso, son los diferentes acontecimientos los que van cambiándonos, en función de lo que decidimos hacer cuando sucedió una cosa o la otra.

Nada nuevo les he dicho hoy… ofrezco disculpas a quien leyó hasta aquí esperando descubrir un jugoso chisme o algo más.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video