Títeres de Venezuela en Cuba

Títeres de Venezuela en Cuba
Fecha de publicación: 
23 Abril 2012
0

 

Desde Venezuela llegó un par de jóvenes  con un pequeño retablo, breves telones negros, sus títeres y, sobre todo, vocación y voluntad de compartir y aprender, de hacer su arte y estrechar amigos, así, con humildad y gracia, llegaron al 10 Taller Internacional de Teatro de Títeres que recién finalizó en la ciudad de Matanzas.

 

Emmanuel Gunezler y José Quevedo forman parte desde hace tres años del grupo Telba Tarantoña Teatro, el cual fundaron junto a otro compañero como homenaje a esa maestra titiritera venezolana. Confiesan que enviaron con timidez su solicitud para participar en esta edición del Taller, sin embargo, “enseguida recibimos la amable respuesta de Ruben Darío diciéndonos que sí, que estábamos incluidos en el evento”.

 

A Matanzas, trajeron una pieza infantil titulada “Los cuentos de Maese Pedro” y luego de varias funciones Emmanuel aseguró: “estamos muy contentos, muy, muy contentos, el público se conecta con nosotros de una forma increíble, los niños se comportan como si fueran parte de la obra, siempre responden, siempre están atentos, incluso en momentos que para nosotros en Venezuela el público deja que transcurran los acontecimientos, aquí los niños decían ¡no, no hagas eso, haz esto! Ha sido muy bueno, perfecto”.

 

Ambos concuerdan en una idea sobre estos días en la isla: “Decir que Cuba nos ha tratado bien es mentira, Cuba nos ha tratado excelente, estamos muy contentos de verdad, hemos aprendido muchas cosas porque aparte de las funciones hemos estado en los talleres, los encuentros teóricos, y el evento como tal, el Taller Internacional es un valuarte de la actividad de los títeres en Latinoamérica completa, no hay un taller tan importante como el que se da acá en Matanzas”.

 

Emmanuel agradece el intercambio con los colegas locales: “Los titiriteros cubanos se han acercado muchísimo a nosotros, han hablado mucho con nosotros, hemos intercambiado contactos porque planean ir a Venezuela como nosotros planeamos venir para acá regularmente si tenemos la oportunidad.

 

Conocer toda la tradición que tienen aquí con las piezas del repertorio clásico nos ha aportado mucho en el sentido de que podemos ver cómo nosotros artistas jóvenes venezolanos, las ponemos de nuestra manera aunque tratamos de respetarlas a lo máximo, aquí hemos podido ver cómo se respeta lo clásico completo y eso es algo único, porque pensamos que ese mismo crecimiento que tienen desde el punto de vista de los clásicos que lo podemos obtener nosotros y también las diferencias que hay entre el títere de guante que usamos nosotros y el que usan los titiriteros cubanos, es un intercambio muy interesante y ha sido muy bueno”.

 

Sobre el trabajo que realizan en Venezuela José apuntó: “últimamente el fuerte de nosotros ha sido participar en ciertos festivales y en ciertas actividades del gobierno para llevar la cultura de los títeres a zonas populares, a lugares donde nunca antes se había visto el teatro de títeres, incluso en la misma capital que es donde vivimos, en Caracas, a veces nos colocan en la Plaza Bolívar que es la plaza central de toda la ciudad y la gente se maravilla porque es algo que no se ve todos los días.”

 

Por supuesto, la inquietud y el ímpetu que confabulan sus dos condiciones elementales: jóvenes y artistas, no les permite estar conformes, se preparan para asumir nuevos retos y ampliar márgenes y proyecciones del trabajo que hasta ahora vienen realizando, José nos cuenta:

 

“Como el grupo es muy joven y el teatro para niños es el fuerte del teatro de títeres, por lo menos en Venezuela, nos hemos planteado hasta ahora el trabajo con niños, sin embargo, desde hace seis meses estamos preparando una propuesta para adultos que aún no sabemos cuándo estrenaremos, pero sería nuestro primer acercamiento con los títeres a los adultos y el teatro de títeres para adultos está totalmente desatendido, entonces es un trabajo de reeducación del adulto para asimilar el títere. La obra se llama Entre amores, ilusiones y cuernos y es una obra que trata sobre el amor, tanto el buen amor como el amor poco entendido”.

 

Volviendo a la experiencia del Taller quisimos saber si regresarían, la respuesta en afinado dúo fue “¡Claro!” y agregó Emmanuel: “Esta mañana estábamos pensando venir al taller siempre, como una cita de Venezuela con Cuba, aunque vengan otros grupos venezolanos, pero que nosotros seamos consecuentes, porque es algo que hay que aprovechar, no es un taller que se dé todos los días, no es un evento que se de todos los días, el carácter de bienal que tiene le da mucha importancia, pensamos venir en el 2014, en el 2016, en el 2018…”

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video